Miércoles, 22 May,2019
Opinión / ABR 25 2019

Tiroteo contra el ministro Lara

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Apoyado en un dictamen de medicina legal, Alberto Donadio en su libro El asesinato de Rodrigo Lara Bonilla, recalca que la escolta del DAS le encajó cinco balazos con una metralleta calibre 45 cuando iba en un Mercedes Benz sin blindaje, sobre la bogotana avenida 127, en abril 30 de 1984.

Lara, nativo en 1946 de Neiva donde fue alcalde a los 21, abogado del Externado de 24; en 1974 llegó al concejo neivano y al altar con Nancy Restrepo. En 1976 el embajador en París, Mario Laserna, lo nombró consejero; senador liberal en 1978.

La corte autorizaba extradiciones pero Belisario Betancur decía no. Iracundo en el entierro las anunció. Lara de 38 años, aceleró su registro civil de defunción en marzo 10 de 1984, por allanar el laboratorio Tranquilandia, de Pablo Escobar, en el caquetense río Yarí, que lo mandó a matar 51 días después. Hubo capturas; decomiso de armas, insumos, cocaína y el helicóptero de Alberto Uribe Sierra. 

Esa noche, el Mercedes rodaba en medio de dos camionetas con armados. Coordinó el atentado John Jairo Arias Tascón Pinina de 23, condujo la moto Bayron Velásquez de 18; apretó el gatillo Iván Darío Guisao que murió por aplastamiento del cráneo al caer de la Yamaha 175. 

Lara —único ministro en ejercicio acribillado en Colombia— iba sentado atrás al lado derecho. La pericia forense contradice al chofer Domingo Adonay Velásquez y al detective Trino Peña, quienes afirman que el ataque fue por el lado derecho del vehículo pues el cadáver tenía un orificio a la izquierda del pecho que pudo ser el primer plomazo, disparado dentro del carro. 

¿Por qué el conductor y el agente salieron sin un rasguño si hay agujeros en sus espaldares? Estaban fuera del auto que recibió catorce impactos con tatuaje; lo detuvieron para facilitar el homicidio. La versión oficial de 1984 es falsa e incompleta. 

Al cómplice director del DAS, hoy preso ochentón, Miguel Maza, la suprema le dosificó 30 años en 2016, por debilitar la seguridad de Galán en 1989, para asegurar el rafagazo; colaboró a políticos que sentían en riesgo sus privilegios si obtenía la presidencia. López Michelsen opinó que “Hernando Durán Dussan del oficialismo liberal habría triunfado si Pablo no elimina a Luis Carlos”, quien ganaba todas las encuestas y perdía todas las elecciones.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net