Sabado, 20 Jul,2019
Opinión / JUN 25 2019

Todos contra la corrupción

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Colombia es un país lleno de bondades ubicado en la mitad del mundo, con la posibilidad de tener luz la gran mayoría del día,  con plantas y animales que no se dan en otros lugares del mundo, con más de 45.5 millones de personas y con una altísima creatividad y un potencial  para producir y vender todo tipo de productos para el mundo. 

Pero para que nuestro país o región salga adelante se requiere atacar con rigor la corrupción. Alberth  Bandura, el psicólogo canadiense sostiene que los seres humanos en la sociedad aprenden de modelos que imitan y que pueden estar en el hogar como el caso de sus padres, amigos, la televisión, deportistas, estrellas de la farándula, políticos, entre otros. 

Fue muy triste ver como un alto número de los integrantes del Congreso que se supone que tiene que velar por atacar la corrupción, son los más corruptos en Colombia y cómo en un partido de fútbol de la selección Colombia desaprobaron la ley de corrupción que le quita prebendas como la casa por cárcel a los corruptos, es vergonzoso duele en el alma, da una muy mala enseñanza para los niños, es una presentación nefasta ante el mundo de un país donde de cada 100 colombianos 99 son correctos y uno es corrupto o actúa mal. 

Una situación de estas no es posible en Europa, Asia, Canadá o Estados, el corrupto o delincuente es castigado con el rigor de la ley, sin importar si es político, estrella de rock o deportista. 

Nuestra sociedad no puede permitir ese tipo de personas que generan retraso, pobreza y un gran daño a la sociedad, el ciudadano del común sin importar sus ingresos, edad, raza o religión, educación tiene el gran poder el  voto por el que los políticos luchan, su voto tiene un altísimo valor y no se le puede dar a cualquiera si no beneficia la calidad de vida suya y de su familia o región. Es un poder infinito, que para las mujeres significó una lucha y sufrimiento para poder ejercerlo, en Colombia solo pudieron después de 1957. Debemos despertar, utilizar el poder que tiene cada ciudadano, necesitamos una población con una capacidad de reacción fuerte y rápida frente a la corrupción, no una población adormilada. Los gremios empresariales deben atacar con todo el rigor aquellos empresarios que dan sobornos para conseguir contratos denunciándolos y colaborando con las autoridades, teniendo cero tolerancia con los corruptos y exponiéndolos a una clara sanción social. Debemos trabajar fuertemente desde la educación en el desarrollo de valores como el respeto, honestidad, disciplina, etc., no podemos pasarnos la ley o tratar de dárnoslas de vivos para tener dinero como el caso del microtráfico, narcotráfico, gota a gota, sicariato o la delincuencia común.

Quien saca la basura y la tira en una esquina, quien actúa mal debe ser castigado con todo el rigor de la ley, sin importar si la corrupción viene la derecha, izquierda o del centro. 

Actos como los vistos en el Congreso no podemos como sociedad permitirlos en un país que tiene tanto potencial y todo por hacer.

www.humbertoduranvera.org


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net