Jueves, 18 Oct,2018

Editorial / DIC 29 2017

‘Todos somos la MOE’

Casi que debería ser un lema de campaña para contribuir decididamente a denunciar todo tipo de irregularidad que se presente en el desarrollo de las elecciones.

Ya hay suficientes anticipos acerca de cuál será el talante de las próximas elecciones. Truculencia e inescrupulosidad en las redes y torrentes de dinero surcando las campañas en busca del “favor” popular. Candidaturas con vulgares reciclajes nepóticos o de líneas politiqueras interminables y otros aditamentos, que no obstante los reiterados llamados de distintos sectores, entre ellos, muchos medios de comunicación, líderes de opinión, autoridades nacionales y el propio procurador General de la Nación, pareciera que la fuerza de la costumbre hará caso omiso de todas estas alertas.

Pero no todo está perdido. La Misión de Observación Electoral, MOE, y así lo reza su propósito y valor categórico, es una plataforma de organizaciones de la sociedad civil de Colombia que promueve el ejercicio de los derechos civiles y políticos de la ciudadanía teniendo como fundamento de sus actividades la independencia, y los intentos de rigurosidad y objetividad; los estándares internacionales de elecciones libres, justas y transparentes y una estrecha colaboración con todos los actores que promueven los valores democráticos. 

Hasta ahora ha habido un esfuerzo y es regla orientadora el papel de esta misión. Se dedica la MOE a la observación sobre la calidad de las elecciones y es la misma instancia participativa y ciudadana que vigila el estricto cumplimiento de la legislación electoral sin hacer valoraciones políticas ni ejercicios sobre percepciones electorales o políticas. Según la Misión de Observación Electoral, MOE, hasta el momento han observado tres ciclos electorales nacionales (2006-2010-2014) con un promedio de 2.694 observadores en calle en cada jornada.

Los observadores de esta misión electoral son ciudadanos voluntarios que se vinculan a través de organizaciones de la sociedad civil que conforman las redes de apoyo de la MOE en todo el país. La MOE nacional capacita a los coordinadores regionales y a los observadores en sistema electoral colombiano, delitos electorales y técnicas de observación electoral. 

La misión no promueve candidatos ni hace activismo político, pero sí está atenta y vigilante a que las elecciones se desarrollen cabalmente y desde los principios rectores de la Constitución y la ley Electoral en todo su sentido.

Casi que debería ser un lema de campaña ‘Todos somos la MOE’ para contribuir decididamente a denunciar todo tipo de irregularidad que se presente en el desarrollo de las elecciones, más allá que esta entidad no tiene poder acusador o sancionatorio, pero en cambio puede ser el órgano aglutinador y de reparto para que toda la miscelánea de trapisondas y atajos electorales, incluyendo extorsión, clientelismo, compra de votos, delitos cibernéticos y todo el amplio espectro de publicidad sucia que se impone por estas calendas, pueda ser denunciada, desmantelada y sancionada con todo peso y rigor ejemplarizante.

Ya despuntan las elecciones y en su momento se van a entreverar las de Congreso con las Presidenciales, así las de Senado y Cámara sean para marzo. La MOE, con la ayuda de la ciudadanía y los distintos dispositivos de veedurías académicas, cívicas y de otro resorte nacional e internacional, han de coadyuvar con los organismos de control y con la propia Registraduría para que haya unas elecciones, al menos más limpias que las pasadas y en las cuales ni la norma, ni los topes, ni los pudores éticos sean burlados.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net