Martes, 18 Sep,2018

Opinión / JUL 07 2018

Turismo a nuestro estilo

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Para quienes estamos en el día a día con los temas de turismo, y más cuando llega a su fin la mini temporada del pasado puente de san Pedro y san Pablo —temporada vacacional con fiestas por doquier—, es provechoso reflexionar sobre tantas acciones que podríamos llevar a cabo los residentes del Quindío para hacernos conocer y lograr que nos visiten esas corrientes de turismo que anhelamos, las cuales no deberían ser otras que aquellas alineadas con un turismo sostenible, sustentable, y eco responsable.

Es fascinante el grado de involucramiento de la población de tantos destinos turísticos del mundo, cuyos residentes llevan a cabo acciones y prácticas con costos que rayan en cero y a su vez implican un esfuerzo mínimo. Para el caso de nuestros pueblos, el embellecimiento se da a partir de la limpieza de los andenes y de las calles, de las paredes de sus casa y edificios, un óptimo programa de recolección de basuras, arte callejero, en esculturas, pinturas y otras expresiones en paredes y muros que en vez de afear pueden servir para plasmar arte; debemos seguir el ejemplo de quienes lo están haciendo en Calarcá y en Armenia.

Las comunidades están obligadas a proporcionar baños públicos para los visitantes, por esto, propongo a las autoridades locales de los pueblos para que coordinen con los dueños de unos restaurantes, bares y cafés seleccionados, una campaña en donde, a través de una colaboración mensual en dinero, faciliten el uso de los baños a los visitantes que no necesariamente están consumiendo en sus instalaciones. Estos locales serán mencionados en campañas y lucirán una placa alusiva a la misma.

Breves del Quindío: parodiando la canción de Juan Manuel Serrat:

“Se acabó, el Sol nos dice que llegó el final. Por una noche se olvidó que cada uno es cada cual. Vamos bajando la cuesta que arriba en mi calle se acabó la fiesta”. Vuelve Calarcá a la rutina diaria, no puedo hablar de lo acontecido en el marco de las fiestas aniversarias porque no participé de su programación; eso sí, escuché que la parte cultural destacó en relación con años anteriores. Qué bueno, ojalá el incremento del programa cultural continúe al alza y se vuelva más rico cada año. Una inquietud ronda mi mente, ¿Por qué si son llamadas fiestas aniversarias de Calarcá, no involucrar a La Virginia, Quebradanegra, Barcelona y en general el entorno rural? Desde mi opinión considero que los habitantes de nuestro hermoso campo merecen ser tenidos en cuenta.

Aurelio Mejía, cuya partida súbita nos sorprendió este pasado fin de semana, soñaba con sacar adelante un ambicioso proyecto turístico en su finca justo a la entrada de Buenavista; fueron varias las ocasiones en las cuales Aurelio recurrió a mi opinión para la puesta en marcha del alojamiento turístico. Ojalá sus herederos continúen esta obra y la misma salga a la luz pronto. Siempre recordaré a mi apreciado Aurelio por lo que fue: emprendedor, visionario y gran amigo.

Hasta la próxima,

[email protected]

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net