Lunes, 21 Oct,2019
Opinión / ENE 24 2019

Un barco de papel en una mar procelosa

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Don Fidel Cano Gutiérrez nació en 1854 en San Pedro Antioquia. Su precocidad frente al conocimiento lo condujo a la docencia, primero como maestro de niños, luego como profesor del Colegio Central de la universidad de Antioquia llegando a ocupar la rectoría. Mientras al siglo XIX lo signaron interminables guerras por el poder económico de la república que finalmente se llamaría Colombia, don Fidel se la pasaba educando juventudes. 

Fue esta práctica educativa la que lo llevaría a concebir la idea de llegar a más personas desde la libre opinión de una manera efectiva imitando los principios de la prensa escrita, que surgió inmediatamente se inventó la imprenta, como un arte menor para divulgar el conocimiento y la cultura, y que en el pasado sería un apoyo importante para la Ilustración en el Siglo de las Luces.

A los treinta y tres años de edad fundó el periódico El Espectador, en 1887, en una casa vieja en la calle El Codo, a cuadra y media de lo que es hoy el parque Berrío de Medellín. En la editorial rezaba: “Nos propusimos, primeramente, aprovechar en servicio del liberalismo —como doctrina y como partido—, la escasa suma de libertad que a la imprenta le han dejado las nuevas instituciones y sus intérpretes”.

La reciente constitución de 1886 en el artículo 42 restringía la libertad de prensa solo a los tiempos de paz —pero en los doscientos años de la república, que se sepa, han sido muy cortos—. Sin embargo, don Fidel fundó su periódico con el propósito de “trabajar en bien de la patria con criterio liberal, y en bien de los principios e intereses liberales con criterio patriótico”.

Hoy se distribuye el tiraje 38.157 a pesar del carcelazo impuesto a su fundador por defender la libertad de prensa, del asesinato de su nieto y director Guillermo Cano Isaza por similar propósito, y de constantes cierres, censuras y quiebras económicas. Ahora este barco de papel timoneado por el bisnieto Fidel Cano Correa se mantiene navegando en su intención de ejercer una prensa libre contra viento y marea del poder político que amenaza hacerlo zozobrar. 

Nota. Los datos fueron tomados del artículo de Jorge Cardona Alzate en el homenaje a los cien años del fallecimiento de don Fidel Cano Gutiérrez 1919 (El Espectador).


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net