Jueves, 23 May,2019
Opinión / MAR 19 2019

Un ciudadano ejemplar

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Médico del cuerpo y del alma. Sembrador de árboles  y de  esperanzas, así  titula el voluminoso libro de circulación familiar que reúne la inmensa producción intelectual del notable  profesional Rubiel Mejía Ramírez, con motivo de sus 87 años de vida; bien lo señala su hijo Fernando: “La firmeza, seguridad y realidad de los escritos de mi padre, me llevaron a un entusiasmo frenético por ordenar y organizar, los escritos y pensamientos de este  ser humano, lleno de valores y enseñanzas, para todos nosotros y la humanidad”; una compilación excelente que muestra de cuerpo entero, las calidades morales, cívicas y profesionales de un notable ciudadano, padre de cuatro hijos y varios nietos y biznietos, ejemplar en grado sumo, casado con una bella dama compañera insomne de una vida pletórica de realizaciones.

Son páginas de un largo y productivo  proceso existencial en donde predomina la excelencia, la preocupación por el ser humano y sus problemas esenciales, la realidad de la región y los temas básicos de la vida, bajo la óptica de un buceador vital magnífico, un narrador inquieto, serio y ecuánime.

Como en su reflexión sobre el amor: “Nunca  como ahora Armenia y el Eje Cafetero necesitan tanto amor. El amor es la argamasa, el ladrillo, la guadua, la madera, el hierro, la teja el obrero, el arquitecto, el ingeniero, con  qué  y con quienes levantaremos la casa de nuestros sueños, el refugio familiar y el altar de nuestro amor”; o en sus palabras al recibir la condecoración al emprendedor regional  por parte de la corporación Incubar Quindío; o en su clamor para ser gratos con Armenia, sembrando un árbol, haciendo eco de su infatigable labor cotidiana de cuidar los jardines y la belleza ecológica de la región, tarea infatigable que se ha impuesto como un ejercicio cívico imponderable; en fin, en su constante defensa de un buen urbanismo y su crítica al crimen  y la impunidad, como si esto fuera poco los dirigentes o representantes de la autoridad dizque sorprendidos  de tantas tropelías, abusos y latrocinios,  amenazan con palabras altisonantes  que nada escapará a la acción de la justicia y que el condigno castigo será aplicado sin contemplaciones…”.

Sobresale una bella página de su prestigioso yerno, el empresario colombiano Iván Botero Gómez, esposo de su hija María  Eugenia, quién resalta el protocolo de la familia Botero Mejía, con dos hijas y dos nietos; una familia emprendedora y humanista que enaltece el orgullo íntimo del abuelo eximio.

He leído con mucho agrado las notas del ilustre médico Mejía Ramírez  en  donde reafirma   su profundo amor al Quindío; urge su circulación pública.

 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net