Jueves, 15 Nov,2018

Opinión / AGO 05 2018

Una tarea pendiente en Colombia

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Hasta ahora los partidarios de una responsabilidad propia de las personas jurídicas, seguimos esperando la reforma en Colombia para que se admita la responsabilidad penal de las personas jurídicas.

Las herramientas de una teoría penal individual tienen serios tropiezos para identificar y sancionar a los verdaderos responsables de los hechos delictivos cometidos en las grandes empresas o empresas complejas, donde se toman decisiones para la empresa y no para el individuo. El individuo ha muerto. Las corporaciones constituyen el nuevo eje de la realidad. El caso Odebrecht es la muestra que sólo se han criminalizado a las personas físicas.

En Colombia, por ejemplo, la pluralidad de Tratados de Libre Comercio, la constatada globalización, el ingreso el 30 de mayo de este año al Club de las buenas prácticas, OCDE, muestra la necesidad urgente de la responsabilidad penal de las personas jurídicas e instar a las empresas a implementar una política preventiva de riesgos penales, un programa de cumplimiento para prevenir delitos y será eficaz cuando esté sustentada en un profundo conocimiento de la Ley penal. Un compliance penal reduce el riesgo de comisión de delitos. Todo programa de cumplimiento queda reducido a un modelo de prevención de delitos. Se exige un compliance eficaz porque el compliance no es un fin en sí mismo.

Un Estado sin empresa, y una empresa sin Estado no es posible. Se apuesta por una autorregulación más que la desregulación de la economía mundial, con el límite ético como componente principal. Ética en los mercados. Un derecho económico sin derecho penal en este nuevo mundo hace tambalear el Estado de Derecho. Un estudio del Max Planck del Institut alemán en Friburgo de Brisgovia, señala que el 80% de los delitos socioeconómicos se cometen en la empresa: delitos laborales, delitos de fraudes en el ámbito empresarial, lo que en nuestro concepto dicho dato investigativo permite afirmar que se pone en tensión el principio societas delinquere non potest, y  la existencia de una teoría del delito diseñada a partir de la conducta individual.

La Ley 1778 de 2016 que regula la responsabilidad administrativa de las personas jurídicas para prevenir el delito de soborno transnacional, es insuficiente. Se constata que la mayoría de los delitos en la empresa quedan impunes.

La responsabilidad penal de las personas jurídicas, una tarea pendiente en Colombia.

Hasta ahora, la única propuesta sobre un proyecto de ley para una responsabilidad penal de las personas jurídicas es el Proyecto Hoowarr. Se requiere una cultura corporativa. De esta manera, el compliance es un factor clave para combatir la corrupción.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net