Domingo, 22 Sep,2019
Opinión / MAY 18 2019

Usted es realeza

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

“Comience a desenvolverse como realeza; no con arrogancia sino con humildad. Enorgullézcase de la persona que Dios ha hecho en usted”, Joel Osteen.

Sabia reflexión que nos puede servir para nuestro actuar y nuestro vivir, como los seres humanos que somos, y, que en tantas ocasiones nos dejamos derrumbar por los problemas, por esas situaciones que consideramos agobiantes, estresantes, que parecen imposibles de hallarles solución y que hacen que nuestra vida se ensombrezca, se amilane, causándonos mucho daño, desconsuelo y que siempre también nos llevan a enfermedades producidas por el famoso estrés. Debemos enorgullecernos de lo que somos, de esa enorme investidura que Dios nos otorgó desde el momento de nuestro nacimiento, con el convencimiento cristiano de haber sido creados a imagen y semejanza de Él. Pensemos que no somos mejores que nadie, pero no somos menos que nadie tampoco. En eso consiste la realeza. Debemos sentirnos satisfechos de lo que somos y de lo que podemos llegar a ser. Si en cada paso que damos en nuestra vida, obramos con el convencimiento de que somos seres dotados de inteligencia, de anhelos, de aspiraciones, que podemos lograr con esfuerzo, con perseverancia, con la certeza de alcanzar resultados excelentes, de lograr metas que antes parecían lejanas, difíciles de obtener, pero a las que se puede llegar triunfantes, es seguro que los resultados van a ser incontables, extraordinarios, capaces de transformar nuestro mundo, nuestra vida. Es aplicando el pensamiento inicial, de enorgullecernos de la persona que Dios hizo de nosotros. Si pensamos así, estaremos reconociendo nuestra realeza y cada vez que podamos, hagamos lo que expresa Osteen: “Comience a pensar como realeza, a hablar como realeza, a caminar como realeza y a actuar como realeza”. Muy claramente este es el mensaje motivador, el que nos infunde valores muy especiales para triunfar, para salir adelante, así estemos rodeados de tantas influencias malas, desalentadoras, dañinas, que debemos soportar, tolerar, escuchar y ver todos los días, con sucesos que nos dejan perplejos, anonadados, aterrados, como los recientes originados por las actuaciones de la famosa JEP y que obligaron a renunciar al fiscal General de la nación. Nos debemos entonces revestir de serenidad, de fe y de la confianza necesarias, para esperar que tales despropósitos sean rectificados por el bien de nuestra democracia y tomemos la decisión de actuar siempre como lo que somos: Realeza y como tal, es esta una coraza de protección, de amparo, para aprender a vivir sin dejarnos afectar por lo malo, lo inexplicable, lo increíble, que ocurre a nuestro alrededor, todos los días. “Cuando usted entienda que su Padre celestial sopló su vida en usted, usted también proviene de una larga línea de realeza”, Osteen.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net