Jueves, 19 Sep,2019
Editorial / MAY 21 2019

Vendrán otras finales

Caciques del Quindío fue grande, una vez más, en un difícil partido en la final de la Copa de Las Américas, en el que a pesar del resultado adverso, demostró entrega, compromiso y sacrificio.

Vendrán otras finales

Ante las altas expectativas de la afición, que llenó las graderías del coliseo del Sur de Calarcá, Caciques del Quindío no desentonó y no cabe duda de que en el juego lo dejó todo y así lo percibieron las personas de la región, que una vez culminó el partido, no dieron espera para dar a conocer sus opiniones y buenos mensajes de apoyo y agradecimiento hacia el club, pese a la derrota 4-5 ante Ángeles de Bogotá.

Los quindianos siguen demostrando el orgullo de tener como representación a estos deportistas que bastantes alegrías le han dado a la región, entre ellas un título en esta copa continental, pero además, la copa intercontinental, que consiguieron en febrero de este año ante Dínamo de Moscú, venciendo no solo al campeón de Europa, sino las bajas temperaturas, el cambio de horario y demás adversidades en un país completamente desconocido para ellos. 

Queríamos que el equipo local se coronara campeón de nuevo en el certamen continental, pero no se podía desconocer que se encaraba ante un grande, que también iba con sed de victoria y a dejarlo todo en la cancha y así fue, Ángeles de Bogotá tomó revancha, pues el quinteto cafetero le había ganado la final de la Copa Profesional de Fútbol de Salón el año pasado y el zonal norte de la Copa de Las Américas hace dos semanas.

Aquí nada es regalado y si los capitalinos llegaron a la instancia final fue porque también hicieron bien las cosas y en este encuentro, que definía el campeón, cualquier cosa podía pasar, dos equipos con iguales posibilidades, buen fútbol, jugadores con trayectoria y un nivel alto que ha dado de qué hablar en el continente y el mundo.

Sobre las acciones del partido, se destaca un primer tiempo muy parejo, en el que Ángeles comenzó ganando, pero eso no desmotivó a los cafeteros, que buscaron por diferentes medios anotar, hasta que lograron el empate a través de Marco Colina y en ese mismo empuje consiguieron irse arriba con tanto de Sebastián Rentería. Así se cumplieron los 20 minutos iniciales.

El descanso le sirvió a los de la capital de la República para revisar y acomodar su juego, pero además aprovecharon algunos momentos de desconcentración que tuvo el rival y los espacios que este dejó. De esta manera igualó el encuentro y posteriormente se fue arriba, no con uno, sino con dos goles más.

La pizarra ahora estaba 2-4 y en la cancha se veía a un Caciques, que pese a los impasses, no se rendía y no le iba a dejar las cosas tan fáciles a su contrincante, en esa lucha por emparejar las acciones llegó un gol más de Rentería, la diferencia se acortó y se revivió la esperanza para todos los que llegaron al coliseo del Sur y quienes seguían la transmisión por el canal regional Telecafé. 

Pero una vez más, Diego Abril, de Ángeles, complicó al quinteto local y aumentó nuevamente la diferencia a dos. 3-5 perdía el equipo quindiano, que solo pudo descontar cuando ya el tiempo no era suficiente para seguir luchando por el sueño de ser nuevamente campeón de la Copa de Las Américas. Tras el gol que dejó el marcador 5-3, se vino el saque desde mitad de cancha y seguido, el pitazo final, que consagró a Ángeles de Bogotá en lo más alto del fútbol de salón continental. ¡Felicitaciones al club capitalino! 

Si bien Caciques cayó, sus jugadores, con las ganas y sacrificio que demostraron en los 40 minutos de juego, dejaron claro que nadie más que ellos querían el trofeo de campeones. Sudaron cada segundo y corrieron cada balón, por lo que quedará un sinsabor en ellos mismos, tal vez por algunos errores, que de no haberlos cometido, en este momento podríamos estar diciendo ¡Caciques campeón! Aún así, estamos seguros de que vendrán otros campeonatos, vendrán otras finales y de el quinteto quindiano seguirá siendo protagonista.Ante las altas expectativas de la afición, que llenó las graderías del coliseo del Sur de Calarcá, Caciques del Quindío no desentonó y no cabe duda de que en el juego lo dejó todo y así lo percibieron las personas de la región, que una vez culminó el partido, no dieron espera para dar a conocer sus opiniones y buenos mensajes de apoyo y agradecimiento hacia el club, pese a la derrota 4-5 ante Ángeles de Bogotá.

Los quindianos siguen demostrando el orgullo de tener como representación a estos deportistas que bastantes alegrías le han dado a la región, entre ellas un título en esta copa continental, pero además, la copa intercontinental, que consiguieron en febrero de este año ante Dínamo de Moscú, venciendo no solo al campeón de Europa, sino las bajas temperaturas, el cambio de horario y demás adversidades en un país completamente desconocido para ellos. 

Queríamos que el equipo local se coronara campeón de nuevo en el certamen continental, pero no se podía desconocer que se encaraba ante un grande, que también iba con sed de victoria y a dejarlo todo en la cancha y así fue, Ángeles de Bogotá tomó revancha, pues el quinteto cafetero le había ganado la final de la Copa Profesional de Fútbol de Salón el año pasado y el zonal norte de la Copa de Las Américas hace dos semanas.

Aquí nada es regalado y si los capitalinos llegaron a la instancia final fue porque también hicieron bien las cosas y en este encuentro, que definía el campeón, cualquier cosa podía pasar, dos equipos con iguales posibilidades, buen fútbol, jugadores con trayectoria y un nivel alto que ha dado de qué hablar en el continente y el mundo.

Sobre las acciones del partido, se destaca un primer tiempo muy parejo, en el que Ángeles comenzó ganando, pero eso no desmotivó a los cafeteros, que buscaron por diferentes medios anotar, hasta que lograron el empate a través de Marco Colina y en ese mismo empuje consiguieron irse arriba con tanto de Sebastián Rentería. Así se cumplieron los 20 minutos iniciales.

El descanso le sirvió a los de la capital de la República para revisar y acomodar su juego, pero además aprovecharon algunos momentos de desconcentración que tuvo el rival y los espacios que este dejó. De esta manera igualó el encuentro y posteriormente se fue arriba, no con uno, sino con dos goles más.

La pizarra ahora estaba 2-4 y en la cancha se veía a un Caciques, que pese a los impasses, no se rendía y no le iba a dejar las cosas tan fáciles a su contrincante, en esa lucha por emparejar las acciones llegó un gol más de Rentería, la diferencia se acortó y se revivió la esperanza para todos los que llegaron al coliseo del Sur y quienes seguían la transmisión por el canal regional Telecafé. 

Pero una vez más, Diego Abril, de Ángeles, complicó al quinteto local y aumentó nuevamente la diferencia a dos. 3-5 perdía el equipo quindiano, que solo pudo descontar cuando ya el tiempo no era suficiente para seguir luchando por el sueño de ser nuevamente campeón de la Copa de Las Américas. Tras el gol que dejó el marcador 5-3, se vino el saque desde mitad de cancha y seguido, el pitazo final, que consagró a Ángeles de Bogotá en lo más alto del fútbol de salón continental. ¡Felicitaciones al club capitalino! 

Si bien Caciques cayó, sus jugadores, con las ganas y sacrificio que demostraron en los 40 minutos de juego, dejaron claro que nadie más que ellos querían el trofeo de campeones. Sudaron cada segundo y corrieron cada balón, por lo que quedará un sinsabor en ellos mismos, tal vez por algunos errores, que de no haberlos cometido, en este momento podríamos estar diciendo ¡Caciques campeón! Aún así, estamos seguros de que vendrán otros campeonatos, vendrán otras finales y de el quinteto quindiano seguirá siendo protagonista.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net