Miércoles, 14 Nov,2018

Opinión / JUL 09 2018

¿Vivir o sobrevivir?

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Estamos vivos… respiramos, interactuamos, nos esforzamos y en general, existimos… Pocos llevamos una vida plena.

La mayoría subsisten, mantienen la dinámica de respirar, trabajar y comer, preservando la existencia biológica, alejados de las oportunidades que representa vivir en su máxima expresión. 

¿Cuál es la diferencia?

Vivir es sentirse dichoso, abrir los ojos con asombro, consciente del milagro que representa contar con un día más, enamorado de sí mismo, con los sentidos agudizados para percibir la belleza y el entramado de maravillas que tenemos cerca.

Sobrevivir es iniciar el día con resignación, ajeno a la concepción del milagro. Verlo todo 'normal', mirar desde un fondo gris instalado en las pupilas y hacer de la vida una rutina que se repite, a veces de manera insoportable.

Vivir es apreciar la salud y cuidarla, estar en conexión con el cuerpo. Alimentarse bien, contar con una rutina física que nos dinamice, ser responsable de sí mismo y prodigarse lo mejor.

Sobrevivir es habituarse al malestar, pensar que está bien que unas partes del cuerpo funcionen con deficiencia, operar desde una biología lesionada, renunciar a la posibilidad de reparar aquello que lo necesita y convivir con la imposibilidad.

Vivir es reconocerse como fuente, hacerse cargo de los pensamientos, acciones y resultados; pararse con madurez para observar lo que ocurre y pensar qué de nosotros lo generó —con responsabilidad, sin culpabilidad—.

Sobrevivir es creer que lo que pasa es consecuencia del accionar de otros, declararnos consciente o inconscientemente 'víctimas': de las circunstancias, de la gente, de la vida. Es conformarse con lo mediocre, pensar que lo bueno que deseamos está destinado para otros, que no somos merecedores.

Vivir es habitar las emociones y darse el permiso de experimentar tristeza, frustración o enojo, sabiendo que hacen parte de lo humano. Sobrevivir es negarse el dolor, evitar sentir y endurecerse por dentro.

Vivir es ser auténtico y ejercer la identidad. Sobrevivir es ponerse máscaras, procurando lucir y quedar bien, posar de aquello que resulta conveniente o cómodo, renunciando a sí mismo.

Vivir es escuchar con apertura otras visiones, ser tolerante con los puntos de vista ajenos. Sobrevivir es luchar por tener la razón, ser obstinado y testarudo.

Vivir es enfocarse en los motivos, inspirarse para hacer algo grande y comprometerse con la excelencia. Sobrevivir es ajustarse a lo mediocre, colmarse de excusas, aceptar al fracaso.

La gran pregunta para cada persona sería: ¿Vives o sobrevives? 

—Gracias al coach Jersson Mendoza Plazas, de Crear Colombia Eje Cafetero, por inspirar—.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net