BLOG / ACTUALIDAD / DIC 11 2019 / Comentarios

La crisis climática

Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

Inicialmente se hablaba del cambio climático, pero dada la trascendencia del problema y con el ánimo de resaltar sus efectos y lograr la atención necesaria, se resolvió denominarlo como crisis climática.

El afán del hombre por encontrar la solución a sus múltiples problemas de supervivencia y desarrollo en el planeta, hizo que el interés por combustibles fósiles como el petróleo, el carbón y el gas fueran las industrias más grandes del mundo. Sumado a lo anterior, el dióxido de carbono, CO2, resultado de las combustiones y fermentaciones, precipita y motiva calentamiento global, por cuanto altera la composición de la atmosfera, al destruir la capa de ozono.

China es el primer contaminador del orbe, es una fábrica del mundo, cerca de 9.000 factorías. Los Estados Unidos consumen más energía que en ninguna parte del planeta, pero incluso su actual gobierno niega el cambio climático. La India, tercer contaminante en el mundo con más de 300 millones de personas sin electricidad, utiliza como combustible el estiércol del ganado. En Indonesia hay destrucción de bosques para cultivar palma. La construcción de grandes obras hidráulicas —recordemos el caso Hidroituango—, ocasionan fragmentación de los ríos, amenazan la fauna, afectan los ecosistemas acuáticos, y además generan un impacto social. La destrucción de los frailejones que atrapan el agua en los páramos para dedicar áreas a la agricultura o ganadería. Las quemas de cualquier clase de vegetación. La expansión de la vocación agrícola y ganadera. La contaminación del agua por minería mediante la utilización de mercurio. La minería ilegal. La contaminación por desechos industriales. Desde 1970 la producción pesquera, forestal y extracción de materiales primarios han crecido, pero la capacidad de recuperación de los ecosistemas está disminuyendo. Los microplásticos afectan la vida en el mar, los animales marinos lo confunden con alimentos. Casi un 50 % del agua en Colombia se desperdicia. El Estado no tiene el control total del agua. La deforestación de zonas adyacentes a ríos, quebradas y humedales; esta acción deforestadora conduce a la degradación de los suelos. No hay desarrollo sostenible. Un 97 % de los científicos del mundo confirman la crisis climática, para dar a entender la trascendencia de una problemática que tiende a cambiar la vida en nuestro planeta.

Los efectos de la crisis climática empiezan a visualizarse en el aumento de la temperatura del planeta, provocado por las emisiones a la atmosfera de gases de efecto invernadero derivados de la actividad del ser humano. Para el año 2030, muchos países no tendrán agua suficiente gracias a la progresiva disminución de los recursos hídricos, como los mares, ríos, quebradas, lagunas y humedales. El sur de La Florida en los Estados Unidos, por ejemplo, puede ser tragado por el mar; al igual que muchas ciudades costeras de Colombia y muchas otras en el mundo. Se puede registrar la inundación de varias islas. Los periodos de lluvias así como los de verano, serán más intensos. Es muy probable que para el año 2040, el Ártico esté descongelado. Será notable la disminución de la producción de alimentos. Muchos cultivos dependen de la polinización, pero las fumigaciones destruyen las abejas y los colibríes. La degradación de las tierras ha reducido la producción en un 23 %. Incremento de los incendios forestales. Los pobres de los países India, China y África, sufren más los efectos del cambio climático. En la Ciudad del Cabo en Sudáfrica, próximamente sin agua, ha sido necesaria la aplicación de mecanismos de presión por parte del gobierno para obligar a sus habitantes a racionar este recurso hídrico. Se aproximan guerras por el precioso líquido.

En China se han cerrado escuelas y han proliferado enfermedades de garganta. Algunos habitantes de islas ya están emigrando, caso de isla Palaos en Oceanía. Europa se enfriará más. Groenlandia se está derritiendo. Las selvas inhalan carbono; pero quemamos árboles. Hay incremento de los huracanes en las áreas propias de estos fenómenos. Los océanos no son suficientes para purificar los ecosistemas. Se han perdido los arrecifes de coral y se pierde el sustento para miles de personas. Los ecosistemas costeros se están reduciendo. En algunas regiones hay sequías y en otras hay inundaciones que deterioran la calidad del agua. El hielo se derrite, los mares crecen y el agua se calienta.

El desplazamiento de los osos y otros animales polares hacia zonas pobladas en busca de alimento. Las sequías originan muerte de ecosistemas y de peces. Se fomenta la hambruna, por falta de cosechas. Se ha disparado la vulnerabilidad de las personas: problemas cardíacos, respiratorios, gástricos, embarazos prematuros, presión sanguínea, fiebre tifoidea, disentería, hepatitis, dengue, muerte por hipotermia o por calor, entre otros. Afectación a la economía por los gastos en salud e infraestructura. En el sector agropecuario aumentará la producción de parásitos como garrapatas, moscas, mosquitos, tábanos, etc. Muerte de animales domésticos y ganado por falta de alimentación. Afectación a la agricultura, silvicultura, la energía y el turismo. Sus consecuencias pueden ser devastadoras, ochenta millones de especies de animales y plantas están a punto de desaparecer, es decir, se trata del deterioro de la riqueza biológica.

Aunque se han tomado algunas acciones por parte de ciertos países, no son lo suficientes; se han concebido varios acuerdos de talla regional y mundial como la Conferencia de Rio en 1992, Acuerdo de Paris en 2019, etc. La gente, como parte del problema, quiere ser parte de la solución; no hay compromiso de los poderes económicos de los pueblos, no se tiene la voluntad política requerida. Se necesita, con suma urgencia, darle más poder y prelación al sector ambiental. En Colombia existen muchas normas, pero no se cumplen, empezando por la Constitución Política de 1991. 

En otra entrega de nuestro Blog estaremos haciendo un registro sobre la mitigación en torno a la crisis climática. Consideramos que: “Si a la gente se le dan datos, se le da poder”.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net