Domingo, 29 Mar,2020
BLOG / CINE / NOV 25 2014 / Comentarios

Fútbol de primera

Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

Espero que cuando puedan leer esta nota, ya el Quindío haya podido ganar su partido frente a Jaguares y seguir con vida en pos de la soñada final de este torneo Postobón y luego salir de la fría celda de la B.

Mientras, quiero invitarlos para que echemos una ojeada a lo que está sucediendo en la acera del frente con el fútbol de la liga, ofensivamente llamado por algunos como el “fútbol de primera”.

Al Atlético Nacional se le trabaron los caminos entre las necesidades del campeonato doméstico y la Copa Sudamericana.

No convence su rendimiento de los partidos más recientes y la diferencia lograda con el Sao Paulo en el juego de ida parece demasiado estrecha para ir al Morumbí a pelear el paso a la final de “la otra mitad de la gloria”.

Entre tanto, sus compañeros de patio, los rojos del DIM, están viviendo los gozosos de su acción y se apuntalan como los más seguros ganadores de su cuadrangular. Además, con una promoción y un mercadeo de su espectáculo en el Atanasio, que hace morir de envidia a los que fecha a fecha los ven ganar en la cancha y en la taquilla. 

Y cómo son estas cosas del fútbol: los ingratos de Millonarios que volvieron, por fin, a un título de la mano de Hernán Torres, desde el cuarto oscuro de su propia eliminación, ahora lo ven triunfante con el buzo del Poderoso de la Montaña.

Al Cali las cosas no le han salido en la disputa de su cuadrangular. Aunque todavía no está apeado de posibilidades, su fútbol se da a cuentagotas y los puntos perdidos seguramente lo van a crucificar. Recuerdo la sentencia de Gabriel Ochoa Uribe cuando era su momento de esplendor en el banco del América:  “Un equipo competitivo hay que armarlo de atrás hacia adelante, arrancando por un arquero que a uno lo deje dormir tranquilo”. Viendo el Cali de hoy, cuánta razón tenía el gran estratega. 

Tolima parece que también resultó fundido por el doble compromiso de la liga y la Copa Postobón, certamen este último que le arrebató brillantemente al Santa Fe en dos finales muy emotivas. Esa manera de jugar y esos hombres en la cancha eran como para pensar en algo mucho mejor en la parte decisiva de los cuadrangulares, pero lamentablemente se quemó.

Para el Once cayó una botellita de oxígeno con la apretada victoria ante el insípido Nacional en la más reciente jornada, pero es solamente como para sobrepasar esta crisis de resultados y,  tal vez, para seguir aspirando a la clasificación para la Sudamericana del año entrante, con lo que ganaría el año con buena nota.

Lo de las Águilas de no sé dónde, lo que le ha sucedido, pese a la llegada tardía de Quintabani, quien es un gran técnico, era algo previsible en atención a que se trata de un equipo paria, dentro de un proyecto que no acaba de consolidar mi amigo Fernando Salazar. Santa Fe es el casi ganador del otro cuadrangular y lo del Huila de  Fernando Castro, es verdaderamente admirable.

[email protected]

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net