Lunes, 22 Abr,2019
BLOG / ACTUALIDAD / ABR 10 2019 / Comentarios

Nuestros datos personales son el petróleo del siglo XXI

Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

Desde la entrada en vigor de la ley 581 del 2012 sobre protección de datos personales y los respectivos decretos que la reglamentan, el número de quejas recibidas por la Superintendencia de Industria y Comercio, SIC, ha crecido exponencialmente. Solo en el año 2018 dicha entidad impuso 39 sanciones a diferentes empresas por no cumplir con la normatividad vigente. Una de las empresas afectadas fue la tienda online Linio Colombia a quien se le impuso sanción de 351 millones de pesos en su contra; esto, por desconocer el derecho de uno de sus clientes a solicitar la supresión de sus datos personales al interior de la empresa.

Estimado lector, ¿alguna vez se ha preguntado por qué le llegan mensajes publicitarios a su celular o e-mail constantemente y sin razón alguna? ¿Es la primera vez que escucha sobre la existencia de una legislación sobre protección de datos en nuestro país? Si respondió afirmativamente alguna de las preguntas anteriormente planteadas, esto reafirma la problemática que tenemos en Colombia respecto al desconocimiento de las normas que protegen nuestros datos personales. 

En el mundo globalizado e hiperconectado en el que vivimos, los datos personales se han posicionado como el nuevo petróleo del siglo XXI ya que es un recurso lucrativo para la industria y se puede encontrar en grandes cantidades. 

Para ilustrar el tema, un claro ejemplo de esto se puede ver reflejado en las compañías de internet como Google donde se “procesa más de 24 petabytes de datos al día, un volumen que representa miles de veces la totalidad del material impreso que guarda la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos” [1], o Instagram una plataforma donde se comparten más de 95 millones de fotografías al día, según datos del año 2017. 

Hoy en día las empresas que usan grandes cantidades de datos personales no solamente tienen la posibilidad de proveer servicios, también pueden analizar los patrones de conducta de sus clientes, sus intereses de consumo, pueden ceder sus datos a otras empresas para que saquen nuevas conclusiones sobre su perfil de consumidor, entre otros factores que afectan la privacidad e intimidad de los titulares de dichos datos. Por lo anterior, es importante que los colombianos nos empoderemos y empecemos a ver el valor que tienen nuestros datos personales. 

Así, cuando una empresa del sector privado le pida sus datos de manera presencial u online, como mínimo exija lo siguiente: 

1. Información sobre las finalidades específicas del tratamiento de los datos. Es un deber de las empresas informar específicamente para qué y cómo serán utilizados sus datos personales. 

2. Que el tratamiento de sus datos personales se realice con su consentimiento [2] previo, expreso e informado. Dichos datos no podrán ser obtenidos, divulgados o vendidos sin previa autorización. 

3. Información sobre sus derechos y los procedimientos establecidos para revocar la autorización, solicitar una corrección o supresión de sus datos personales. 

4. Si no es un dato público, es obligación de las empresas garantizar la confidencialidad de la información.  

5. Información sobre el tiempo durante el cual almacenaran sus datos. Es deber de las empresas tener los datos solo por el tiempo que sea razonable y necesario para las finalidades que fueron autorizadas. 

6. Solicite las políticas de tratamiento de datos de la empresa y verifique que cumpla con el ordenamiento jurídico.
 

No se quede con los pasos mínimos, investigue si la empresa cumple con la legislación sobre protección de datos. No se deje engañar de empresas que tienen una política de protección de datos abstracta, oxidada o ineficaz. No olvide que sus datos son el petróleo del siglo XXI.
 

[1] V. Mayer - Schönberger y K. Cukier, 2013. Big data. La revolución de los datos Masivos.
[2] Aunque el artículo 10 de la Ley 1581 del 2012 estipula algunos casos en los cuales no es necesario tener una autorización previa del titular para el uso de los datos personales —por ejemplo, en el evento de una urgencia médica—, si obliga a todas las empresas a cumplir con las normas sobre protección de datos personales. 

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net