Lunes, 24 Jun,2019
BLOG / SEXUALIDAD / DIC 23 2018 / Comentarios

Las formas de despertar el deseo sexual

Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

El deseo sexual —con unas escasas y destacables excepciones— se constituye en la disposición de sentirse atraídos por la pareja, con la perspicacia de afincarse en un acercamiento íntimo, sin embargo, en nuestros días el bajo deseo sexual es imperante. Es por eso que se ha constituido en el principal brete en las relaciones de pareja, debajo de las sábanas.

En Colombia las dificultades sexuales están centradas en el bajo deseo sexual. En las mujeres existe una prevalencia que involucra a una quinta parte —23,7%— de la población menor de 40 años, y cercana a la tercera parte —32,97%— en las mayores de 40 años. En los hombres los porcentajes varían de la siguiente manera: 6,7% en los jóvenes 18 a 30 años y 42% en los de 63 a 75 años. A la luz de estas cifras, algunos profesionales tímidamente pesimistas como yo, lo consideramos un problema de salud pública, puesto que existe un manoseo reiterado de alarmantes cifras de prevalencia, donde muchos desconocen la verdadera situación de las personas que padecen el bajo deseo sexual. 

La pérdida del interés sexual amerita de la atención sexológica. Son múltiples las condiciones responsables, se destacan: causas orgánicas, psicológicas, de pareja y socio-culturales; sobresaliendo el cansancio, los contratiempos en la relación de vínculo, consumo de fármacos, ansiedad, baja autoestima, depresión, enfado, miedo, vergüenza, entre otros, y una que cada día sigue en aumento: la rutina en las relaciones sexuales, la más estruendosa de las responsables. 

Hoy seguimos lejos de la “viagra femenina”; este es un tema que no avanza, sino que retrocede, así sea paquidérmicamente, pero no rebasa lo existente. Seguimos en el limbo a la hora de hablar de “viagra rosa”, aún vivimos un purgatorio de lamentaciones e indecisión, pues todavía no existe el medicamento constitutivo de la panacea en el manejo del bajo interés sexual, tanto en hombres como en mujeres. 

En la terapia sexológica está centrada la mayor solución de los conflictos relacionados con el bajo deseo sexual. Es categórico trabajar factores involucrados con la educación sexual, la biografía erótica, relación de pareja, miedos y frustraciones, el statu quo a las motivaciones. La idea es imposibilitar el progreso nefasto del asco al sexo o a la pareja. Es conveniente escribirle una laudatoria conmemorativa a las relaciones sociales, con inclusión en mejoras a la apariencia personal, enfatizando conductas de seducción hacia la dupla, planificando actividades sexuales en solitario y con la pareja.

En aquellos casos cuya causa sea de origen hormonal, se cuenta con disposición de suplementos, también de experimentales fármacos que influyen a nivel cerebral, pero nada concreto a la fecha, ya que el deseo sexual es una marisma emocional asociada a un sumario de interacciones de todo tipo.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net