Martes, 20 Ago,2019
BLOG / ACTUALIDAD / NOV 22 2016 / Comentarios

Las mentiras: “Una enfermedad cultural”…

Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

Cuando los padres acuden a la consulta preocupados por las mentiras de sus hijos, siempre pienso que estas pueden ser producto de los procesos intrafamiliares y culturales, a menudo me encuentro con padres que exigen pero que difícilmente son ejemplo para sus hijos.


Hace algunos años escuché un análisis que planteaba que los latinoamericanos teníamos una estructura de personalidad perversa, esto significa que vamos en contra de las reglas sociales y culturales: evadimos impuestos, nos pasamos el semáforo en rojo, sobornamos, mentimos para conseguir algo, creemos que somos más “vivos” si engañamos, pensamos que podemos sacar más provecho de cada situación si engañamos al otro, algo como: “el precio depende del marrano”. Por otro lado, el análisis planteaba que los europeos y norteamericanos tenían una estructura de personalidad “neurótica”: más ceñidos a la norma, responsables con las obligaciones culturales, menos mentirosos.


El análisis anterior no está alejado de lo que somos y de lo que enseñamos a nuestros hijos, las conductas de mentiras son en gran medida aprendidas por imitación. ¿Cómo le pedimos a nuestros hijos que no sean mentirosos? Si en algunos casos ellos han visto directamente nuestras mentiras y lo que puede ser peor, si ¡abiertamente los mandamos a mentir! –hijo, contesta el teléfono y di que estoy enfermo-. Y es algo que ha venido trascendiendo y donde nos flexibilizamos diciendo “son mentiras piadosas”.


La única forma de tratar psicológicamente un proceso de mentiras es iniciando el abordaje desde el ambiente ya que es el gran responsable del aprendizaje de estas conductas inadecuadas, debemos reflexionar y posibilitar los ambientes de verdad, reforzar siempre positivamente las conductas que tengan que ver con la verdad y con seguir las normas sociales.


Lo anterior no cambiaría solo a nuestros hijos, también aportaría significativamente a la construcción de una sociedad más coherente, normativa, correcta o como diría el análisis “neurótica” donde somos responsables de nuestros actos y tenemos conductas basadas en la verdad.

* Neuropsicólogo
Clínica Neuromental Cra 12 #0n-20 Ed. Medisalud 702.
Citas: 7352260 – 3217126990
www.clinicaneuromental.com


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net