l

Ciencia / FEBRERO 11 DE 2024 / 2 meses antes

Discriminadas sin importar la edad

Autor : Diego Arias Serna

Discriminadas sin importar la edad

Despertar el interés en las niñas por la ciencia y que se asombren con las maravillas de los pequeños ‘descubrimientos’, debe ser un empeño en la familia, la escuela y el colegio.

“La plena igualdad de las mujeres sería la señal más segura de la civilización y duplicaría las fuerzas intelectuales del género humano”: Henri Beyle (1783-1842), más conocido como Stendhal.

En la página web de la Organización de las Naciones Unidas, ONU, está la información relacionada con la conmemoración del “Día de la Mujer y la Niña en la Ciencia”, y que la institución designó al 11 de febrero. En ese portal aparece el subtítulo: ¿por qué dedicamos un día a la mujer y la niña en la ciencia?, y esto explican: “La igualdad de género ha sido siempre un tema central de la ONU”. 

Allí se menciona que “la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de las mujeres y las niñas contribuirán decisivamente no solo al desarrollo económico del mundo, sino también al progreso respecto de todos los objetivos y metas de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible”. Son 6 objetivos: 1- poner fin a la pobreza. 2- Hambre y seguridad alimentaria. 3- Salud. 4- Educación. El quinto objetivo: Igualdad de género y empoderamiento de la mujer, el tema de este artículo, y finalmente, 6- Agua y saneamiento. En todos esos objetivos ellas son discriminadas. Y es evidente que la más afectada es la niña, porque les marcará su juventud y la edad adulta”. 

Por esa segregación es que la ONU hace el siguiente llamado: “necesitamos que más mujeres trabajen en estos ámbitos. La diversidad en la investigación amplía la reserva de investigadores con aptitud, aportando nuevas perspectivas, talento y creatividad. Esta fecha es un recordatorio de que las mujeres y las niñas desempeñan un papel decisivo en las comunidades científicas y tecnológicas y de que debe reforzarse su participación. A pesar de que los ámbitos de la ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (Stem, por sus siglas en inglés) se consideran fundamentales para las economías nacionales, hasta ahora la mayoría de los países, independientemente de su nivel de desarrollo, no han alcanzado la igualdad de género en este sector”. 

Revisando aspectos del pasado reciente, la ONU recordó que “en 2018, uno de cada tres investigadores eran mujeres. En muchos países se ha alcanzado la paridad en las ciencias de la vida, e incluso dominan este campo, en algunos casos. Sin embargo, ellas siguen siendo minoría en la informática, la tecnología de la información digital, la física, las matemáticas y la ingeniería. Campos que están impulsando la revolución digital y, por tanto, muchos de los empleos del futuro. 

Le puede interesar: La ciencia y la evolución, una tarea hecha también para mujeres

La ciencia: campo adecuado para la mujer

A raíz de la citada celebración, António Guterres, secretario general de la ONU enfatizó: “la igualdad de género en la ciencia es vital para construir un futuro mejor para todos. Por desgracia, las mujeres y las niñas siguen encontrando obstáculos y prejuicios sistémicos que no les permiten elegir una carrera científica. Ello priva al mundo de grandes talentos. En la actualidad, las mujeres solo representan una tercera parte de la comunidad científica mundial y reciben menos financiación, tienen menos oportunidades de publicar su trabajo y acceden a altos cargos en las universidades más prestigiosas con menos frecuencia que los hombres”.

Recabó en algo que no es desconocido: “en algunos lugares, las mujeres y las niñas tienen un acceso limitado o nulo a la educación, lo que constituye una conducta autolesiva para las sociedades afectadas y una terrible violación de los derechos humanos”. Desde el cambio climático y la salud a la inteligencia artificial, la participación igualitaria de las mujeres y las niñas en los descubrimientos y las innovaciones de la ciencia es la única manera de que la ciencia sea útil para todos.

Desde su punto de vista, “para cerrar la brecha de género, hay que desmontar los estereotipos de género y promover modelos de conducta que alienten a las niñas a elegir disciplinas científicas, concebir programas que fomenten el adelanto de las mujeres en la ciencia y cultivar un entorno de trabajo que alimente el talento de todas las personas, incluidas las mujeres de las comunidades minoritarias. La ciencia sí es un campo adecuado para las mujeres y las niñas. Es hora de reconocer que la inclusión fomenta la innovación y de dejar que cada mujer y cada niña desarrolle su verdadero potencial”.

Inteligencia artificial: de 5 profesionales, solo 1 es mujer

El vocero de la ONU hizo un llamado en el sentido de que “si no revertimos esta tendencia y si no tenemos una paridad real en mujeres y hombres definiendo y diseñando las tecnologías del futuro, corremos el riesgo de que las relaciones de poder entre hombres y mujeres se inviertan nuevamente. La educación de las niñas en las áreas de ciencia y tecnología es absolutamente esencial desde el punto de vista de la igualdad de género en el futuro”.

Frente a esa preocupante realidad, puso como ejemplo “el hecho de que las profesiones tecnológicas continúen siendo parte de una cultura dominada por hombres es una tendencia preocupante”. Que la situación no cambie o haya pequeños avances lo indica la inteligencia artificial, que, con el repunte reciente, apenas de cinco profesionales uno es mujer. Dicha organización a través de su portavoz también dejó claro que, para hacer frente a los inmensos desafíos del siglo XXI, el mundo no puede privarse del potencial, la inteligencia y la creatividad de miles de mujeres.

En otro espacio de esta misma institución: ONU Mujeres, se denunciaba que “los prejuicios y los estereotipos de género que se arrastran desde hace tiempo continúan manteniendo a las niñas y mujeres alejadas de los sectores relacionados con la ciencia. Las niñas y las mujeres tienen hoy cuatro veces menos probabilidades que los hombres de adquirir las competencias digitales básicas que serán esenciales en el futuro”. 

Ellas constituyen la mitad de la población mundial y por consiguiente la mitad de su potencial. “La igualdad de género, además de ser un derecho humano fundamental, es imprescindible para lograr sociedades pacíficas, con pleno potencial humano y desarrollo sostenible”.

La ONU, ¿necesaria reestructuración?

Con todo lo que pasa con la mujer y la niña en ciencia, entonces es válido preguntar: ¿por qué si la Organización de las Naciones Unidas tiene claro ese trato indigno, el problema sigue latente, con pequeñas mejoras? Una posible respuesta podría ser porque la ONU es la cabeza visible y quienes ejecutan las orientaciones son los países miembros.

Pese a que son 193 naciones las que tiene representación en la ONU, lo que se ve es que EE. UU. prácticamente hace lo que quiera, y veta cualquier disposición que no sea de su agrado. Igual pasa con la China, Rusia e Israel. La Unión Europea, que podría jugar un papel importante, tiene poco peso específico. Ese fenómeno indica que se necesita con urgencia una restructuración de esa institución, que permita que sus orientaciones además de acatadas, por sus países miembros, ejecuten las tareas que se requieren. 

¿En América Latina qué pasa?

Según la Unesco, el 45% de los investigadores en América Latina son mujeres, cifra que supera con creces la tasa mundial del 28%. Asimismo, la investigación en el ámbito de la ciencia y la tecnología se ha incrementado y se han puesto en marcha la elaboración y aplicación de políticas y reglamentaciones en las universidades y los centros de investigación con el objetivo de prevenir la discriminación y la violencia basadas en las cuestiones de género.

A ello se suma que “numerosas ONG y redes de mujeres científicas y técnicas de la región llevan a cabo actividades con miras a sensibilizar a las personas acerca de las desigualdades de género recordando las contribuciones de mujeres científicas que han sido olvidadas. Iniciativas como esta han incitado a las instituciones a recopilar datos desglosados por sexo, una información clave para definir y promover los cambios necesarios en las políticas institucionales”, asegura Gloria Bonder, coordinadora de la Cátedra Regional de la Unesco sobre la mujer, la ciencia y la tecnología en América Latina.

La ONU recalca una vez más que “para hacer frente a los inmensos desafíos del siglo XXI, el mundo no puede privarse del potencial, la inteligencia y la creatividad de miles de mujeres”. Qué vergüenza que haya siglos de discriminación a la mujer y a la niña en la ciencia.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

Comentarios Bloqueados solo suscriptores

  • Suscríbase a nuestra página web y disfrute un año de todos nuestros contenidos virtuales.

Acceda sin restricciones a todos nuestros contenidos digitales


copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net