Deportes / MAYO 27 DE 2022 / 1 mes antes

Carrera contra el tiempo: ¿dónde está Víctor Alfonso Téllez?

Autor : Oliver Gómez Solarte / Especial para La Crónica

Carrera contra el tiempo: ¿dónde está Víctor Alfonso Téllez?

Diego Armando Puentes Puentes busca la libertad de su amigo Víctor Alfonso Téllez Rizcala, secuestrado el 3 de abril de 2022 en Santa Rosa, Bolívar. Foto : Cortesía: Sandra Arias

Diego Armando Puentes Puentes, adscrito a la Liga de Bolívar, corre en busca de la libertad de quien lo apoyó en su sueño de ser atleta y de convertirse en ejemplo para los niños del municipio bolivarense de Santa Rosa. En la Primera Media Maratón del Túnel de La Línea, le contó su historia al mundo.

Desde Santa Rosa, sur de Bolívar, a las 3 de la tarde del domingo 3 de abril de 2022, Víctor Alfonso Téllez Rizcala se dirigía en motocicleta a una parcela de su propiedad, ubicada a 15 minutos del pueblo, en el corregimiento de San Benito, a reunirse con quienes la administraban, cuando hombres armados se lo llevaron en una camioneta con rumbo desconocido.

En aquel lugar, a 800 metros sobre el nivel del mar, el sol es benevolente con quienes transitan por el sistema orográfico de la Serranía de San Lucas, perteneciente a la subregión del Magdalena Medio, muy lejos de la capital bolivarense, Cartagena de Indias, ciudad que muchos santarroseños sueñan con algún día conocer.

Allá, en la cola norte de la cordillera Central, Diego Armando Puentes Puentes, aprendió a correr. Lo hizo desde niño, aunque en aquel lugar no hay pistas ni estadios de atletismo, solo unos terrenos inmensos que conducen a la nada.

Soñaba con ser atleta y con acelerar muy rápido para algún día dejar rezagada a la pobreza. Todos en su pueblo lo han visto correr, pero fue hace 7 años, a sus 21 abriles, cuando Edwin Suárez, Víctor Alfonso y Eduardo Díaz decidieron apoyarlo.

Comerciantes los tres, vieron en el joven una promesa, pero no una que les traería réditos económicos o glorias banales, sino una que podrían convertir en ejemplo para que otros tantos niños y jóvenes siguieran sus pasos, dándole firmeza, con esas largas zancadas que prensan la tierra mientras la riegan con su sudor y sus lágrimas, al difícil y enmalezado sendero del deporte, alejándolos de los fangosos caminos de la violencia.

Y así lo ha hecho. Hoy tiene su escuela: Atletis Alas del Sur, que con unos 45 niños entrena todos los días de 4 a 6 p. m. en los improvisados carriles en un terreno contiguo al Coliseo de Ferias.

Lea también: “Vil mentira”

La noche de ese 3 de abril, tras conocer la triste noticia, le fue difícil conciliar el sueño; pero de pronto no estaba en su humilde habitación, corría con tanta energía entre Santa Rosa y Cartagena, que pensó que sus músculos se iban a romper. 

Sobre 720 kilómetros, afrontaba la que alguien le había dicho se llamaba la Carrera por la Libertad, y el sol lo quemaba tan fuerte, que al ver sus brazos no los reconocía, pero no paraba porque sabía que cuando llegara a las puertas de la Gobernación de Bolívar lo estaría esperando su amigo. Y así fue, por lo menos en su sueño, este lo abrazaba y le daba las gracias por no haberlo olvidado.

Al despertar y al recordar aquellas imágenes, las consideró un mensaje. Al enterarse de que Invías y la Gobernación del Quindío harían la Primera Media Maratón del Túnel de La Línea, vio en esta prueba, la primera carrera que se disputaría en el interior de un túnel, una oportunidad de dar a conocer el caso y no dudó en inscribirse.

El 15 de mayo llegó a Calarcá e inició el ascenso. Aunque es especialista en 10K, hizo frente por primera vez a los 21 kilómetros y oró sin detenerse en cada metro, negándose a desfallecer, aunque el aire le faltara. Llegó en el puesto 16, tras una hora y 21 minutos, un cuarto de hora después del vencedor; pero al cruzar la meta, sabía que había ganado, cayó de rodillas y le mostró al mundo la foto de Víctor Alfonso estampada en su camiseta.

A Víctor lo esperan su esposa y sus tres hijos, entre ellos el pequeño Víctor Manuel Téllez Mendoza, nacido dos semanas después de su secuestro. Sus familiares y amigos les piden a sus captores el respeto por su vida y que le permitan pronto recuperar su libertad. 

Primero en el Túnel y más tarde desde el coliseo de Ferias de Santa Rosa, en Bolívar, rodeado de los estudiantes a quienes hoy puede formar gracias a que hace algún tiempo unos hombres creyeron en él, Diego Armando Puentes contó la historia de esta carrera contra el tiempo.

Mensaje de la esposa de Víctor Alfonso Téllez Rizcala
https://fb.watch/dfEO2APhj0/

Facebook para contacto:
https://www.facebook.com/diegoarmando.puentes 
 


Temas Relacionados: Deportes Atletismo Víctor

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net