l

Fauna / JUNIO 16 DE 2023 / 10 meses antes

Al abanico coliblanco se le reconoce por sus colores

Autor : Alberto Gómez Mejía

Al abanico coliblanco se le reconoce por sus colores

Foto : Alejandro Grajales Birding &Herping

Es un ave exclusivamente americana, endémica de la región del Neotrópico.

En 1947 ocho eminentes ornitólogos de los Estados Unidos hicieron un trabajo conjunto para la descripción y publicación de la familia de aves Paluridae. Fueron ellos Frank Alexander Wetmore, Herbert Friedmann, Frederick Charles Lincoln, Alden Holmes Miller, James Lee Peters, Adriaan Joseph van Rossem, Josselyn Van Tyne y John Todd Zimmer. Incluyeron en esa familia varias aves de tamaño pequeño, exclusivas de América, en su gran mayoría insectívoras, que en inglés reciben el nombre de warblers, esto es, ‘aves canoras’. 

La palabra Paluridae fue derivada de Parus, género creado por Carlos Linneo en 1758, tal como apareció en su obra ‘Sistema natural’, décima edición, tomo I, pág. 190. En latín, parus es pequeño y parulus es su diminutivo. Con el paso del tiempo, la gran mayoría de las especies de este género fueron ubicadas por los especialistas en otros diferentes, con lo cual en la actualidad solo cuenta con cuatro de ellas, todas propias del paleártico, que es la ecozona que comprende a Europa, la parte norte de África, el norte y centro de Arabia, y Asia, excluida la región del sur del Himalaya. Quedaron inclusive en otra familia, Paridae, curiosamente con el mismo origen etimológico.  

Recientes trabajos análisis genético-moleculares han dado como resultado múltiples cambios al interior de la familia Parulidae, al punto que persiste mucha discusión entre los científicos dedicados a la ornitología sobre los 17 géneros que hacen parte de ella. Para que se pueda apreciar la complejidad del asunto, dos de ellos, el género Setophaga, descrito en 1827 por el ornitólogo, ictiólogo, malacólogo y entomólogo inglés William John Swainson, y el género Myioborus publicado en 1865 por el ornitólogo, herpetólogo e ictiólogo estadounidense Spencer Fullerton Baird, tienen mucha historia común. El primer género de los nombrados tenía inicialmente solo una especie y hoy se le reconocen 36. A su turno, el ejemplar tipo que le sirvió de base a Baird para la descripción del género Myioborus fue precisamente una especie clasificada en ese otro género, conocida hasta entonces como Setophaga verticalis, que es actualmente sinónima de la subespecie Myioborus miniatus verticalis. También el abanico coliblanco, que hace parte de la mencionada familia Paluridae, tiene como nombre científico actual Myioborus miniatus, pero fue llamado inicialmente Setophaga miniata por el ornitólogo británico William John Swainson, en 1827. Se reconocen doce subespecies. 

Colaboración especial del Jardín Botánico del Quindío para NUEVA CRÓNICA.

Para redondear los aspectos comunes, la palabra Myioborus viene de dos vocablos griegos: µυίη, myi, que traduce ‘mosca’ y βóρος, bóros, que es ‘devorador’, vale decir, ‘devorador de moscas’, y Setophaga, por su parte, viene del griego σής, ,‘polilla’ y φάγος, phágos, ‘comilón, glotón’, ‘consumidor de polillas’, es decir que las dos denominaciones hacen alusión a su dieta insectívora.   

Finalmente, en latín miniatus, miniata significa ‘rojo’, ‘bermellón’. La razón de este epíteto específico es porque, aunque en la mayoría de los ejemplares de esta especie su parte inferior es amarilla, las que habitan en la parte norte de su área de distribución tienen la suya de color rojo. Este es otro ejemplo de las muchas inconsistencias que a veces tiene la nomenclatura científica. 

El abanico coliblanco se le llama en inglés Slate-throated Whitestart, traducido libremente como ‘coliblanco de garganta pizarra’: todo referente al color. La pizarra es una roca de color negro azulado; y la última palabra se explica porque las especies de este género tienen las timoneras externas de color blanco. (Se debe aclarar que en inglés ‘start’ es un arcaísmo para ‘tail’, que significa ‘cola’). Las timoneras son las plumas de la cola de las aves que les sirven para dirigir su vuelo, también llamadas rectrices. Y finalmente se le dice a esta especie ‘abanico’ sustantivo que usan para muchas otras aves porque la postura de la cola se asemeja a este instrumento.  

Es un ave exclusivamente americana, endémica de la región del Neotrópico, con distribución fragmentada desde el sur de México hasta Bolivia. Vive en los bosques húmedos de montaña, entre los 1.000 y los 3.000 metros de altura sobre el nivel del mar. 


Temas Relacionados: Aves Fauna colombiana Colores

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

Comentarios Bloqueados solo suscriptores

  • Suscríbase a nuestra página web y disfrute un año de todos nuestros contenidos virtuales.

Acceda sin restricciones a todos nuestros contenidos digitales


copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net