l

Fauna / JUNIO 12 DE 2023 / 10 meses antes

Captan al gallito de roca, ave con pocos registros en Quindío

Autor : Daniel Alejandro Restrepo Tabares

Captan al gallito de roca, ave con  pocos registros en Quindío

Esta fue la fotografía que funcionarios de la CRQ captaron del Gallito de roca en pleno proceso de anidación en un predio privado del departamento.

Aunque no figura en la lista de especies amenazadas de la biota colombiana es un ave que es víctima de los traficantes de fauna.

Los procesos de conservación que propietarios de predios privados realizan en el departamento continúan dando buenos resultados para la fauna quindiana. Recientemente desde la Corporación Autónoma Regional del Quindío, CRQ, se informó del avistamiento de un ave del que se tienen pocos registros en el departamento, lo cual se convierte en un hecho de alta relevancia para la conservación.

Se trata del gallito de roca (Rupicola peruvianus) que fue avistado por el equipo de Fauna Silvestre de la autoridad ambiental cuando realizaba su proceso de anidación en un predio privado del departamento.

Carolina Valencia Zapata, bióloga de la Subdirección de Gestión Ambiental de la Corporación Autónoma Regional del Quindío, calificó este registro como muy importante para la biodiversidad del departamento, toda vez, que hay pocos registros de esta especie que se encuentra en la categoría de amenaza LC (preocupación menor) de la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza.

Sin embargo, la convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres, CITES, la cataloga como una especie altamente vulnerable al tráfico ilegal de fauna silvestre. 

“Para la CRQ es satisfactorio conocer de este registró en un predio privado, ya que garantiza que se complete el proceso de anidación sin perturbaciones externas y en las condiciones requeridas. Además, este avistamiento se vuelve importante para nosotros ya que es una especie que tiene pocos registros en el departamento, además que es una especie altamente susceptible a la caza y tráfico ilegal por su coloración tan vistosa, el hecho de que tengamos pocos registros en el departamento para nosotros es importante encontrar este tipo de evidencias”, expresó Valencia Zapata.

La funcionaria de la autoridad ambiental invitó a las personas que se dedican al avistamiento de aves por todo el departamento para que al momento que estén en áreas boscosas realizando sus actividades y se encuentren con un ave que esté en anidación, se evite al máximo perturbarlas con registros fotográficos o acercarse a los nidos. 

Ni es gallo ni vive en las rocas

El presidente del Jardín Botánico del Quindío, Alberto Gómez Mejía, se refirió al Gallito de roca señalando como muy importante el hecho de que se tengan registros de esta especie en estado de anidamiento.

Dijo que con esta ave sucede algo que a veces pasa con los nombres comunes y científicos en biología y es que no tienen una clara correspondencia con el organismo que denominan: “Porque ni es gallo ni vive propiamente en las rocas, aunque sí anida en ellas. Se explica porque en 1745 Pierre Barrère Volar, un naturalista y médico francés, publicó una curiosa clasificación de aves, ya abandonada, basada en las diferentes clases de picos y patas de las aves y le adjudicó ese nombre por la cresta similar a la del gallo y porque a veces hace su nido en pequeñas cuevas rocosas. Inclusive el género Rupicola viene de rupes, roca, y en español rupícola significa que se cría en las rocas”.

Gómez Mejía explicó que el gallito de roca habita los bosques de niebla de los Andes entre los 500 y los 2.400 metros; en Colombia en las tres cordilleras, en Venezuela, Ecuador y Perú, al occidente, y en Bolivia, en el centro.

“En 1790, John Latham, un naturalista británico, llamó inicialmente (protónimo) al gallito de roca como Pipra peruviana, a raíz de su visita al departamento de Junín, en Perú. Pipra viene de la misma palabra en griego, que la utilizó Aristóteles para una avecilla que no se ha identificado. Se repite que además de Perú, se distribuye en otros cuatro países de Suramérica. Antes, en 1760, el zoólogo y filósofo francés Mathurin Jacques Brisson había empleado la palabra Rupicola para bautizar un género de aves. Después, en las revisiones de géneros biológicos que hacen habitualmente los científicos, reclasificaron el Gallito como Rupicola peruvianus y así se quedó”, señaló el presidente del Jardín Botánico del Quindío.

Indicó que esta ave pertenece a la familia Cotingidae, palabra de etimología original en lengua tupí guaraní, hablada por las comunidades indígenas de las inmediaciones del valle del Río Negro en Colombia, Venezuela y Brasil.

“El gallito de roca tiene un marcado dimorfismo sexual, es decir que hay gran diferencia entre machos y hembras; estas tienen un color marrón, más apagado, y la cresta no tan grande. Las frutas son su alimento preferido; también pequeños insectos. Ha sido un ave muy perseguida para el tráfico ilegal. Sin embargo, no figura en la lista de especies amenazadas de la biota colombiana”, puntualizó el experto en aves.


Temas Relacionados: Aves Quindio

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

Comentarios Bloqueados solo suscriptores

  • Suscríbase a nuestra página web y disfrute un año de todos nuestros contenidos virtuales.

Acceda sin restricciones a todos nuestros contenidos digitales


copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net