l

Historia / ABRIL 14 DE 2022 / 2 años antes

Temor, humor y fervor en la historia de una ‘Semana Mayor’

Autor : Roberto Restrepo Ramírez

Temor, humor y fervor en la historia de una ‘Semana Mayor’

Se le llama ‘Semana Mayor’ porque es el periodo más importante del año para la cristiandad. Pero, también es, para muchas personas, el periodo de “mayor” prolongación de unas vacaciones fuera de su lugar habitual de residencia o de trabajo. La feligresía de las regiones central y sur de Colombia -con especial énfasis en Popayán, Pasto y el Eje Cafetero- la tienen y apropian colectivamente, con sentimientos que van desde el temor al incumplimiento de los preceptos religiosos y el fervor que asumen más que todo los adultos mayores. 

A la Semana Santa “en vivo” de Filandia, en el departamento del Quindío, le debemos añadir un aspecto más en su historia, el del humor. Tomado este desde la perspectiva más especial, la que se aborda con respeto y con ingenio. 

El temor a las faltas individuales y colectivas ha sido direccionado por la iglesia católica, más que todo en el siglo pasado. Pues se considera debe existir respeto a una semana matizada por las ceremonias y ritos simbólicos que, sin embargo, no se abstraen a las creencias populares. Las que igualmente han dado paso a las prohibiciones y supersticiones transmitidas de antaño. El escritor Carlos E. Restrepo, en la página 6 de su primera reseña histórica sobre Filandia incluye el siguiente relato sobre un suceso ocurrido en 1904, y de acuerdo con la información relatada a uno de sus hermanos: 

“Mencionamos el caso más raro ocurrido en Filandia hace 59 años, precisamente un Viernes Santo. Una señora llamada Mercedes Ríos salió del Descendimiento, gritando y diciendo que Jesús crucificado le había dicho que arreglara todo para llevársela. Se dirigió a su casa, repartió sus haberes y regaló golosinas y juguetes a los curiosos y muchachos que la creyeron loca. Terminado el reparto se puso en oración y en el acto un rayo terminó con su vida inmediatamente”1. 

Un sentimiento agorero generalizado se percibe -sobre todo en los primeros años del siglo XX- en una población que temía a las sanciones espirituales. A las presunciones instaladas en la mentalidad popular, en el sentido que “no se puede pasear ni gritar o bañarse en un río y, mucho menos, tomar licor”, se debe el silencio que invadía las calles y estancias de ciudades y villorrios durante esos días. De Antioquia y de Caldas heredamos otras supersticiones piadosas, como lo refiere el compendio de tradiciones, publicadas en la página 10, de un fascículo ofrecido por el diario La Patria de Manizales: 

El Jueves Santo en la noche, en memoria de las monedas de plata con las que Judas vendió a Cristo, arden a la vista de los trasnochadores los tesoros indígenas sepultados o los entierros de los viejos avaros que se llevaron a la tumba el secreto de lo que guardaron en vez de utilizarlo....Quienes ejerciten el sexo el Viernes Santo se quedan pegados y quienes se bañan ese día se van secando hasta morir de un mal desconocido. Ese día santo se debe cortar el cabello para que crezca abundante y se deben podar las plantas para que pelechen con mayor exhuberancia”2. 

Le puede interesar: “El Roble”, toponimia, remembranza y culinaria de un sitio histórico

 

La tradición más singular de Filandia, durante esa semana, ocurrió el domingo de Resurrección. Se llamaba la “quema de Judas”, y estaba acompañada por la lectura del “testamento” del apóstol traidor. Era un gran honor para la persona a quien le asignaban la elaboración de estrofas y versos en rima. Lo que representaba todo un espectáculo de humor, al escuchar de labios de un pregón vestido a la usanza romana, los apartes del legado. Era una pieza literaria sin igual, que también reflejaba con ironía la historia provinciana. Se mencionaban nombres y apellidos de personajes del pueblo, sin ofender en lo más mínimo su personalidad o cotidianidad. Esto nos recuerda otra faceta de la vida social de Armenia, cuando algunos literatos, a través de una función conocida con el nombre de “los procesos”, convocaban a los ciudadanos en un teatro, para batirse con defensores, fiscales, acusadores, testigos y jueces en causas ficticias que arrancaban risas a los asistentes. Muchas personalidades fueron procesadas, como “la reina que fue acusada de robar corazones con su inefable belleza”, y tal cual lo relata el historiador John Jaramillo Ramírez, página 142, en su obra escrita3. 

En 2008 tuve el honor de recibir el encargo para elaborar el testamento, mientras se quemaba la imagen de Judas, en un intento por recuperar la tradición, heredada de España, y que solo han practicado tres pueblos en Colombia. Ellos son  Filandia, Neira, San Antero y San Aquella fue la penúltima vez que se realizó

Mi construcción textual y redacción poética, en esa oportunidad, no supera al mejor testamento leído en la historia de Filandia. Fue encargado al docente y orador Roberto Toro Toro, eximio intelectual, en la Semana Santa del año 1955. Encontré esa pieza literaria en un libro especial, escrito en 1984 por el médico Gustavo Ocampo Chica. La siguiente es una de sus estupendas estrofas, en la página 303, de su testamento titulado “Vida, pasión y muerte de Judas Iscariote” y en referencia a uno de los equipos históricos de Filandia: 

“Por último daré mis tobilleras, 
Mis guayos, camisetas y balones, 
Al famoso conjunto ‘Trinitarios’” 
Valerosa legión de campeones, 
Cuya fama rebasa las fronteras 
De todos los sistemas planetarios”.4 
A pesar del turismo masivo que hoy invade a Filandia, el fervor de la ‘Semana Mayor’ sigue vivo en sus habitantes. 

Bibliografía citada

1. Restrepo, Carlos E. “Filandia, reseña histórica”. Tipografía Santa Rosa. Santa Rosa de Cabal. 1963. 
2. Instituto Caldense de Cultura. “Caldas, patrimonio y memoria cultural”. Fascículo 6. Editorial periódico La Patria. Manizales. 1995. 
3. Jaramillo Ramírez, John. “Pieza del reblujo”. Alcaldía de Armenia. 2006. 
4. Ocampo Chica, Gustavo. “Filandia Historia Humor”. Editorial Quingráficas. Armenia. 1984.


Temas Relacionados: Historia Semana Santa Semana Mayor

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

Comentarios Bloqueados solo suscriptores

  • Suscríbase a nuestra página web y disfrute un año de todos nuestros contenidos virtuales.

Acceda sin restricciones a todos nuestros contenidos digitales


copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net