l

Mundo / JUNIO 16 DE 2024 / 2 semanas antes

Niñez trabajando: el rostro de la miseria

Autor : Diego Arias Serna

Niñez trabajando: el rostro de la miseria

La niñez viene al mundo a jugar, estudiar, soñar, conseguir amigos, compartir con sus padres, ayudarles a hacer algunas tareas como tender la cama, pero nunca deben trabajar.  

Una sociedad que tolera el trabajo de la niñez, está impidiendo que sus hijos se desarrollen sanamente. Pero no solo es el flagelo de esa edad temprana para laborar, está también el comercio sexual, con el que han montado un gran negocio. Lo peor es que en algunos casos son los mismos padres de familia quienes comercializan a sus hijos. La lista de las actividades que asumen los infantes, crece cuando se tiene en cuenta a quienes trabajan en el servicio doméstico, la agricultura, la minería, etc.

“De los 160 millones de niños que trabajan, 79 millones lo hacen en labores peligrosas que condicionan sus vidas y por las que reciben salarios ínfimos”, revela la ONG Manos Unidas, con motivo del 12 de junio, “Día Mundial contra el Trabajo Infantil”.  La situación varía dependiendo del continente o país: La niñez de África está muy mal, así como parte de Asia. El problema en Europa también cambia, dependiendo si es del oriente u occidente. El mundo árabe, asimismo, tiene unas zonas más embarazosas que otras. América Latina, por supuesto, tiene países en los que la niñez está muy mal.     

Para la citada ONG, la pobreza está en la base del trabajo y las esclavitudes infantiles y es un deber de todos en el mundo prevenirla y erradicarla. “Porque, aunque la explotación y la esclavitud infantil se den fundamentalmente en los países más empobrecidos, están presentes en nuestro día a día, en nuestra ropa fabricada en condiciones infrahumanas, en nuestros teléfonos móviles…”, denuncia Waldo Fernández, del Departamento de Estudios de Manos Unidas.

Por su parte, la Organización Mundial del Trabajo (OIT), reconoce que, aunque se ha avanzado mucho en la reducción del trabajo infantil a lo largo del tiempo, en los últimos años se han invertido las tendencias mundiales y ahora más que nunca es importante aunar esfuerzos para acelerar la acción encaminada a acabar con ese fenómeno en todas sus formas. Con la adopción de la Meta 8.7 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, la comunidad internacional se ha comprometido a eliminarlo en todas las formas para 2025. Ojalá así sea, pero si las desigualdades sociales continúan, será imposible. 

Evento internacional desafía Gobiernos latinoamericanos por derechos afrodescendientes

Trabajos domésticos, casi esclavas

“Estamos hablando de niños y niñas que realizan trabajos domésticos casi esclavos, sin descanso y en medios insalubres; de trabajos agrícolas, de sol a sol, que requieren grandes esfuerzos; de trabajos industriales o mineros en los que utilizan herramientas y materiales que ningún niño debería manejar o de decenas de miles de “niños soldados” reclutados por grupos armados regulares o irregulares”, asegura Fernández.

El funcionario de la citada organización también afirma que hay otras formas de trabajo infantil en las que además están involucrados adultos sin escrúpulos y que mueven al año 23.500 millones de euros. “Nos referimos a los más de 1,2 millones de menores víctimas de tráfico infantil - explica el vocero -. El fenómeno crece si se tiene en cuenta a las niñas casadas y destinadas al trabajo doméstico desde temprana edad, o los que trabajan en las fábricas”, enumera. 

Los más de 500 proyectos de desarrollo que apoya Manos Unidas cada año, tienen como finalidad disminuir la brecha de desigualdad que separa a ricos y a pobres. “Queremos ser parte de esa transformación que necesita el mundo, que permita a todos los seres humanos vivir con dignidad”, comenta Waldo Fernández. Ese organismo lucha desde hace 65 años para prevenir y atajar las causas que llevan a que millones de pequeños tengan que abandonar la escuela para emplearse en trabajos precarios y mal remunerados. Ante el trabajo infantil, no hay lugar para la indiferencia.

África, pobreza y niños trabajando

Lomé, ciudad de África con una población aproximada de 1.600.000 habitantes, es la capital de Togo. La ciudad es ‘famosa’ porque por la mitad del mercado Hanoukope, situado en las afueras, pasa un tren de vía estrecha que transporta carbón y llena el ambiente de polvo negro y humo. La mayoría de la gente que vende en el mercado vive también en él, hacinada entre los puestos, la basura y la vía del tren.

También existe el trabajo esclavo de niños que son vendidos por su familia, son propiedad de un patrón y no reciben ningún salario. No van a la escuela ni tienen derechos de ningún tipo. Por otro lado, hay niños que, debido a la falta de recursos de sus padres, en vez de acudir a la escuela trabajan desde pequeños más de 12 horas al día en condiciones penosas: los chicos como porteadores de mercancías, vendedores o mecánicos y las chicas, como sirvientas, vendedoras ambulantes o en restaurantes y bares. Hay violencia y abusos sexuales, existen embarazos precoces, enfermedades sexuales y mucha miseria. Igualmente hay casos de abuso sexual en la familia, violaciones y víctimas del tráfico.

Sufrimiento infantil: cifras mundiales

La ONU aporta los siguientes datos: solo el 26,4 % de los niños del mundo reciben prestaciones en efectivo de protección social; apenas el 1,1 % del PIB se destina a su protección social, y únicamente el 0,4% del PIB a la niñez en África.  Las regiones de este continente, Asia y el Pacífico juntas, alcanzan la cifra de casi nueve de cada diez niños en situación de trabajo infantil a nivel global. La población restante se divide entre las Américas (11 millones), Europa y Asia Central (6 millones) y los Estados árabes (1 millón). En términos de incidencia, el cinco por ciento están en situación de trabajo infantil en las Américas, el cuatro en Europa y Asia Central, y el tres en los Estados Árabes.

En Colombia, del periodo de octubre a diciembre del 2023, el Dane reportó que 310 mil menores, entre los 5 y 17 años estaban trabajando; que son 59 mil menos a comparación del mismo periodo en el 2022. Así mismo, las cifras reportan que entre los 15 a 17 años corresponde al 77 % de la población total y entre los 5 y 14 años, el porcentaje es del 23 % con respecto a la cifra total. 

Los artistas contra el trabajo de menores

El 18 de abril 2024 los artistas sacaron tarjeta roja al trabajo infantil. La noticia se conoció en los medios de comunicación, incluyendo redes sociales. Ellos son: Cher, Tim Roth, Pharrell Williams, Mike Einziger, Ann Marie Simpson, LIZ, Toon de Bodyslam, Foet de Slot Machine, así como otras numerosas figuras de la farándula y deportistas que han apoyado la campaña de la OIT “Tarjeta roja al trabajo infantil” para dar voz a los 160 millones que son víctimas del trabajo infantil. 

El término “trabajo infantil” suele definirse como todo trabajo que priva a los niños de su niñez, su potencial y su dignidad, y que es perjudicial para su desarrollo físico y psicológico. Así pues, se alude al trabajo que es peligroso y perjudicial para el bienestar físico, mental o moral de la niñez. Los menores pueden llegar a desarrollar enfermedades y dolencias crónicas o desnutrición por estar expuestos a largas jornadas, cargas pesadas, sustancias peligrosas o a ser víctimas de abuso por parte de los adultos.

 


Temas Relacionados: Niños trabajando trabajo infantil

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

Comentarios Bloqueados solo suscriptores

  • Suscríbase a nuestra página web y disfrute un año de todos nuestros contenidos virtuales.

Acceda sin restricciones a todos nuestros contenidos digitales


copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net