l

Mundo / ABRIL 14 DE 2024 / 1 mes antes

Potencias: ¿encenderán "la mecha"?

Autor : Diego Arias Serna

Potencias: ¿encenderán "la mecha"?

Ni la muerte ni la guerra discriminan. Gran cantidad de niños desde la más tierna edad, han sido evacuados del escenario de la guerra protagonizada por Rusia y Ucrania.

“Vivimos en un mundo dominado por los antagonismos de las superpotencias y entregados a los delirios religiosos, étnicos, nacionalistas y racistas”: Edgar Morín, sociólogo y filósofo francés.
 

El planeta está ‘minado’ con muchos puntos calientes, que con la menor ‘imprudencia’ pueden explotar: El enfrentamiento ruso-ucraniano ha ‘contaminado’ de belicismo a Europa; la carnicería desatada por Israel contra Palestina que involucra a Irán; los golpes militares en África; la disputa de China y Taiwán; las alertas amenazantes de Corea del Norte, etc. son el preludio de un ambiente de guerra, y como es obvio, aparece la venta de armas, el gran negocio de quienes trafican con la muerte.

La Agencia de Noticias EFE, con sede en Madrid, el 11 de marzo 2024 publicó un documento con el título: “La guerra de Ucrania duplica la compra de armas en el viejo continente y refuerza el liderazgo comercial de EE. UU”. Esto revela: “las importaciones de armas en Europa casi se duplicaron en el último lustro por la guerra en Ucrania, que ha permitido a Estados Unidos reforzar su liderazgo exportador en el comercio mundial de armamento, según un informe difundido por el Instituto Internacional de Estocolmo para la Investigación de la Paz”.

 Ese ambiente de pugnas, respaldado con el movimiento de armas, es incendiado por los medios que ‘informan’ el advenimiento de otra conflagración mundial. Para quienes no han estado en un conflicto, esa posibilidad pareciera que no tiene importancia. Edgar Morín, sociólogo y filósofo francés, con más de un siglo de vida (1921), de los cuales, unos 80 ha vivido varias confrontaciones bélicas, además, participó como combatiente del ejército francés en la Segunda Guerra Mundial, por lo que verdaderamente sí que está en condiciones de poder informar al respecto. 

Por eso ha publicado artículos en periódicos internacionales y escrito libros sobre algo tan ‘simpático’ como son las guerras. En esta oportunidad se van a compartir apartes de dos documentos: El 8 de mayo de 2022 publicó en el periódico El País de España: “Escalada y hundimiento”, y en febrero 2024 la Editorial Popular divulgó: “De guerra en guerra. De 1914 a Ucrania”. Como introducción al artículo del referido medio español, expresó: “para salvarse, Ucrania tiene que liberarse de la invasión rusa, pero también del antagonismo entre Rusia y Estados Unidos. Es necesario un acuerdo de neutralidad para no seguir avanzando hacia la tercera guerra mundial”. 

Recursos naturales en juego

El artículo “Escalada y hundimiento” inicia afirmando: “vivimos una paz bélica, con el cuerpo en paz y la mente entre bombas y escombros. Atacamos de palabra al enemigo que nos amenaza, pero dormimos en la cama, no en un refugio. Y, sin embargo, también estamos en la guerra de verdad - aunque no en combate -, enviando armas y municiones”.

 Reflexiona Morin: “estamos ante la escalada de la falta de humanidad y el hundimiento de la humanidad, la escalada del simplismo y el hundimiento de la complejidad. Y, sobre todo, la escalada hacia una guerra mundial que supone el hundimiento de la humanidad en el abismo”. Advierte seguidamente: “La situación geopolítica de Ucrania y su riqueza en trigo, acero, carbón y metales raros la convierten en presa de los grandes depredadores, las dos superpotencias”. 

 Morin, en el libro “De guerra en guerra. De 1914 a Ucrania”, a manera de introducción confiesa: “la guerra en Ucrania avivó en mí los terribles recuerdos de la Segunda Guerra Mundial. La destrucción masiva, las ciudades arrasadas y asoladas, lo que quedaba de las edificaciones destrozadas, las incontables muertes de militares y civiles, la avalancha de refugiados… Reviví los crímenes de guerra, el maniqueísmo absoluto y la propaganda engañosa. Y vinieron a mi mente los rasgos comunes a todas las guerras que he conocido, la de Argelia, Yugoslavia o Irak”.

 En palabras suyas “la misma criminalización no sólo del ejército sino del pueblo enemigo, los mismos delirios, los mismos errores e ilusiones siempre renovados, la irrupción de lo imprevisto siempre sorprendente y luego rápidamente trivializado. He escrito este libro para que lecciones como estas, de ochenta años de historia, puedan servirnos para afrontar el presente con total lucidez, por la paz en aras de evitar la peor de las tragedias: que estalle una nueva guerra mundial”.

 Mentiras: “armas de guerra”

Seguimos con apartes del epílogo: “Desde el 7 de octubre, la masacre de Hamás y luego la carnicería israelí en Gaza han recrudecido el conflicto palestino israelí. Lo cual ha creado un nuevo foco de guerra en el Medio Oriente, que se ha internacionalizado con la protección de Estados Unidos a Israel, las intervenciones indirectas de Irán, la del Hezbolá y las de los hutíes en el Mar Rojo”.

 Asegura que “nuevamente, proliferan la propaganda y las mentiras de guerra. En medio de una lucha de la civilización contra la barbarie, Israel aniquila las ciudades de Gaza, causando 25.000 muertes civiles, mujeres y niños, recibiendo por toda respuesta el silencio de los Estados Árabes y unas pocas palabras consternadas de Francia. La inminente necesidad de un Estado palestino es actualmente irrealizable debido a una prolongada colonización represora en Cisjordania, los asesinatos de colonos israelíes y la férrea voluntad de algunos ministros de Netanyahu de expulsar a todos los palestinos que aún permanecen en sus tierras”.

Recomendado: Putin, es reelegido con el 87,28 % de los votos en Rusia

 Expone que “la Unión Europea apoya a la misma Ucrania que Rusia ha querido colonizar, pero apoya a Israel, que coloniza a Palestina. A su vez, Zelensky apoya a Israel colonizador, mientras su país sigue estando bajo amenaza de colonización. Las noticias occidentales se centran más en los desgarradores testimonios de las víctimas del 7 de octubre y de los familiares de los rehenes (que Israel hasta ahora no ha querido negociar) que en las víctimas palestinas, las destrucciones de hospitales, el hambre y la muerte en Gaza”.

 Resalta que “es indiscutible el papel de Estados Unidos en Israel y en el Medio Oriente, pero se sigue ignorando su imperialismo en Ucrania, importante apuesta estratégica y económica, no sólo para el imperialismo ruso, sino también para el imperialismo estadounidense, cuyo objetivo es mantener su poderío militar en la frontera de Rusia con el fin de debilitarlo. En mi libro he mencionado las condiciones para poder alcanzar una paz justa cuando ambos ejércitos cuenten con igualdad de fuerzas. Por desgracia, me parece que actualmente esto ha empeorado. Vivimos la media noche de este siglo y se avecina una larga oscuridad vocera de nuevos desastres”.

Por la paz

Quienes no han vivido una guerra o la han avivado desde un escritorio, talvez, poco les importa la paz. Por eso presentamos apartes de uno de los capítulos del libro: “De guerra en guerra. De 1914 a Ucrania” de Edgar Morin, llamado “Por la paz”. Así inicia: “es asombroso que en una conjunción tan peligrosa cuya gravedad aumenta constantemente, se alcen tan pocas voces en las naciones más expuestas, ante todo en las naciones europeas, a favor de la paz. Es desconcertante ver tan poca conciencia y tan poca voluntad en Europa, sobre todo a la hora de concebir y promover una política pacífica”. 

Según su análisis, las condiciones para la paz son claras: “el reconocimiento de la independencia de Ucrania, ya sea mediante un estatuto de neutralidad, ya sea por su integración en la Unión Europea, y por tanto con una garantía militar. A cambio, la región separatista de Donbass no podría vivir en una soberanía ucraniana, en la que su población de habla rusa viviera oprimida y reprimida: podría ser sometida a un referéndum supervisado internacionalmente, o reconocida por lo que es: históricamente rusificada. Como su importancia económica es considerable para Ucrania, se podría plantear la posibilidad de un condominio ucraniano-ruso sobre su industria”. 

Enfatiza manifestando: “la urgencia es grande: esta guerra está provocando una crisis considerable que agrava y agravará todas las otras enormes crisis de la humanidad en este siglo, entre ellas: la ecológica, la económica, la crisis de la civilización y del pensamiento que agravan y agravarán a su vez los males y la crisis resultante de esta guerra. En 2017, había ochenta millones de personas al borde de la inanición. Luego, tras la pandemia, doscientos setenta y seis millones, y actualmente trescientos cuarenta y cinco millones. Cuanto más cruenta es la guerra, más difícil es la paz y más urgente. Evitemos una guerra mundial que sería peor que la anterior”. 
 


Temas Relacionados: Guerra Armas Guerras Paz

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

Comentarios Bloqueados solo suscriptores

  • Suscríbase a nuestra página web y disfrute un año de todos nuestros contenidos virtuales.

Acceda sin restricciones a todos nuestros contenidos digitales


copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net