l

Por Ejemplo / ENERO 12 DE 2024 / 3 meses antes

José Gómez revoluciona el arte con su obra sonora orientada a personas invidentes

Autor : Lorena Zapata López

José Gómez revoluciona el arte con su obra sonora orientada a personas invidentes

El artista destaca la importancia de ser receptivos para disfrutar plenamente del recorrido artístico.

Un artista que da vida a un mundo de sensaciones a través de sus obras.

‘Cuando la memoria de un río suena’ es la obra sonora de José Gómez, un creador oriundo de Armenia, quien a través de este trabajo marcó un hito al introducir, por vez primera, este formato de carácter inclusivo para las personas invidentes y que fue expuesto en el escenario del Centro Nacional de las Artes Delia Zapata Olivella en Bogotá en el marco del festival Nuestros cuerpos, dirigido a personas con capacidades especiales, al cual asistieron más de 1200 y visitaron la obra durante diez días. Un acontecimiento significativo que revoluciona el arte tradicional. 

Es artista sonoro, músico, compositor, productor musical y gestor cultural. Inicialmente realizó sus estudios como comunicador social en la universidad de Quindío y se especializó en la creación de contenidos multimedia. Gracias a una beca del Ministerio de Cultura y su portafolio de Estímulos, estudió producción musical en la universidad de los Andes en 2019 y allí culminó un proyecto denominado Sonidos eternos, un EP realizado en conjunto con otro artista quindiano. Asimismo, ha sido becado por la gobernación del Quindío y la alcaldía de Montenegro.

¿Cuál ha sido su recorrido artístico?

Como compositor y músico he sacado varias canciones. En el año 2020 lancé el primer EP que se llamó Dorado, varias canciones han tenido buena acogida. Tuve la oportunidad de presentarme en las tres últimas versiones del Festival Orígenes en Armenia en el 2020, 2021 y 2022. Ahora estoy trabajando en un proyecto artístico gracias a una beca del Icetex de jóvenes talentos con el cual pude terminar mi maestría en arte sonoro en Barcelona España en donde también realicé dos especializaciones en creación sonora y diseños sonoros. Hace más de quince años hago música, perteneciendo a diferentes agrupaciones en el Quindío. Durante mi carrera hice parte del grupo representativo Mauta con el cual hicimos varias giras por Colombia interpretando y compartiendo música colombiana, andina y latinoamericana. Luego trabajé en proyectos artísticos personales, como coordinador de formación artística en la gobernación del Quindío, he colaborado en proyectos para Icbf donde hicimos un trabajo musical de sensibilización y prevención sobre diversos temas de carácter social; para ONGs, música y Derechos Humanos con jóvenes y niños que han sufrido la guerra de frente en el departamento del Meta. Antes de mi viaje a España, colaboré con jóvenes de Montenegro en proyectos de rap y hip hop, guiándolos en el desarrollo artístico y brindándoles conocimientos sobre producción musical y la industria. Este esfuerzo resultó en la creación de videoclips y un EP llamado “Somos Montenegro”, respaldado por el Ministerio de Cultura. Este proyecto ofreció a jóvenes en situación de vulnerabilidad la oportunidad de expresarse a través de la música y vivir a través del arte.

¿Cómo surgió el proyecto sonoro?

‘Cuando la memoria del río suena’ nació de un resultado de experimentación que realicé en Barcelona, España donde empecé a unir el concepto de las memorias sonoras del río Magdalena con unas técnicas de conductividad de sonido que exploré en la maestría y de allí surgió la idea de  cuadros que sonaran al ser tocados; involucramos el aspecto táctil y sonoro, un proyecto muy hermoso porque era una oportunidad para acercar los museos y las galerías a las personas invidentes para que vivieran la experiencia de sentir y evidenciar unas obras que, por lo general, son visuales.  Fueron creadas de manera multisensorial e innovadora y se hace por primera vez en el mundo. Las personas entran en contacto con las obras a través del contacto y de la escucha.

¿De qué se trata la obra?

Habla de la memoria Sonora del río Magdalena a través de todo su cauce y los diferentes hitos históricos, sociales y humanos; toda la antropología que se mueve alrededor de este importante río para nosotros por ser el principal y mediante el cual hemos vivido y sufrido toda la realidad colombiana, pero también hemos vivido muchas conquistas, resaltándolo no solo por su significancia en nuestra historia sino porque en este momento está sufriendo una muerte muy lenta producto de los malos manejos gubernamentales y el mal uso que le da la sociedad, pero que no deja de latir, de respirar y de ofrecer a sus orillas abundancia y un contexto geográfico y biológico para el desarrollo de la cultura del país. Además, supone un enorme potencial para el futuro y para las personas que viven alrededor de él. Aunque la obra es visualmente completa, se enfoca en la inclusión de personas no videntes, evitando comentarios que destaquen su espectacularidad visual. Su diseño prioriza los sentidos del tacto y del oído. Trabajamos fuertemente la experimentación con diferentes materiales conductivos para garantizar que cada cuadro pueda ser escuchado a través del tacto cuando se tiene contacto con él, completando un circuito electrónico. Esta obra la componen siete cuadros en los que habitan 30 obras sonoras que fueron realizadas en colaboración con Camilo Montoya, un montenegrino, productor musical que perdió la vista hace muchos años y desde su perspectiva nutrió este trabajo; así mismo con un equipo de trabajo que hizo grabaciones en campo. El colectivo se llama Momotto experience.

¿Cuál ha sido el impacto de la obra?

En el festival de presentación logramos impactar a muchas personas, especialmente con características especiales, a medios de comunicación. Pudimos darla a conocer a los usuarios del Crac, una IPS en Bogotá que se dedica a la rehabilitación de adultos ciegos. Logramos tener testimonios muy bonitos de personas que cambiaron perspectivas de la forma en la que se consume el arte, algunas personas lloraron por la experiencia, algunos niños jugaron, otros adultos se dieron cuenta que han perdido un poco el oído. Mediante el contacto con los cuadros se generó una transformación importante. Además, es un trabajo que se hace por primera vez en el mundo, estamos abriendo puertas a este tipo de arte multidimensional. 

¿Cuáles considera que son los mayores desafíos de este trabajo artístico?

Sin duda, presentar algo innovador y que las personas lo acepten por las costumbres que se tienen a las formas de presentar, hablar y consumir el arte. Aunque estas propuestas suscitan cierto interés también pueden generar recelo, incomprensión o no cumplir expectativas. Sin embargo, ha tenido muy buena acogida y la han explorado y vivido de manera gratificante.

¿Qué expectativas hay con la obra?

La idea es poder traerla este año y exponerla en varias galerías y museos de Europa y a nivel internacional. Compartir un poco de lo que es la memoria sonora del río Magdalena, nuestras costumbres, de nuestras batallas, nuestras diásporas y tantas cosas ligadas a esa historia, a través de esta obra multisensorial para seguir sensibilizando a las personas.


Temas Relacionados: Por ejemplo

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

Comentarios Bloqueados solo suscriptores

  • Suscríbase a nuestra página web y disfrute un año de todos nuestros contenidos virtuales.

Acceda sin restricciones a todos nuestros contenidos digitales


copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net