l

Quindío / ABRIL 07 DE 2024 / 1 mes antes

Desnutrición Crónica, desafío silencioso que afecta a la primera infancia y su normal desarrollo

Autor : Laura María Espinosa Estrada

Desnutrición Crónica, desafío silencioso que afecta a la primera infancia y su normal desarrollo

La desnutrición también se ha convertido en un tema y reto de la educación.

La desnutrición crónica  afecta a 1 de cada 9 niños y niñas en Colombia. 

En el país, la prevalencia de la Desnutrición Crónica o retraso en la talla (DNC) en menores de 5 años llega al 10,8 % de esta población. En las zonas rurales aumenta a 15.4 %, en los indígenas a 29,6 %, y entre los más pobres a 14,2 %, según la ENSIN 2015. 

No alejado de esta realidad, el departamento del Quindío para el 2023, según reportes entregados por la secretaría de Salud departamental, se une a esta cifra, puesto que para lo que fue este año, 4 niños y niñas de comunidades indígenas padecieron desnutrición crónica

“Nosotros tuvimos casos reportados solo hasta el año 2023, en una comunidad indígena, fueron 4 casos de esta desnutrición. Para este año no tenemos ningún reporte asociado con desnutrición infantil, sabemos que este tema de la desnutrición tiene series repetitivas y hablamos de desnutriciones crónicas que hacen parte del binomio madre e hijo que han tenido procesos similares durante toda su vida, durante el ciclo vital, es decir, la madre que tuvo desnutrición en su comienzo, va a tener también niños que van a ser desnutridos y van a tener algún tipo de problema en ese sentido, pero hasta ahora no tenemos ningún reporte de desnutrición crónica o aguda en lo que va corrido del 2024”, acotó Carlos Gómez Chacón, secretario de Salud departamental.

Mientras tanto, el ICBF por medio de su Sistema de Seguimiento Nutricional que busca identificar en un -periodo de tiempo, los cambios del estado nutricional de los usuarios de sus servicios, mediante un informe que presenta una descripción de la situación nutricional de las mujeres gestantes; de los niños y niñas en situación de discapacidad y niños y niñas entre 0 y 59 meses que asisten a los diferentes servicios de primera infancia y de la modalidad de Tú a Tú del ICBF de la Regional Quindío durante la primera toma del año 2023, data que, “De 9.713 niños y niñas valorados en los 12 municipios que componen al Quindío, 992 de ellos presentan un retraso en talla, la principal señal de alerta en la identificación de una desnutrición crónica. Situando a Armenia con el mayor indicador de casos de retraso en talla, para un total de 391; Calarcá con 206; Montenegro, 99; La Tebaida, 63;  Circasia, 57; Quimbaya, 47; Pijao, 33; Filandia, 26; Génova, 22; Córdoba, 17; Buenavista, 16; Salento, 15 casos de este retraso. 

Primera infancia y desnutrición crónica… 

La primera infancia es considerada como la etapa que comprende el desarrollo de los niños y niñas desde la gestación hasta los 6 años de vida; por tanto, esta se convierte en crucial para el desarrollo de la niñez en diferentes aspectos como el biológico, psicológico, cultural y social, y durante esta etapa, la Desnutrición Crónica genera un mayor impacto sobre el desarrollo humano, socioeconómico de un país

Entonces bien, cabe mencionar que, la desnutrición crónica es una condición que se produce por un  hambre prolongada, durante grandes períodos de tiempo, y que causa, además, que el cuerpo y todos sus órganos, incluido el cerebro, no crezcan lo esperado. 

Lea también: Complejo acuático en 51 % y coliseo en 83 % de culminación, según Proyecta

Para referenciar lo anterior, la situación nutricional en Colombia según cifras de la ENSIN 2015 para el grupo poblacional en menores de 5 años, reporta que, el retraso en talla 10.8 %; Desnutrición global 3.1 %; Desnutrición Aguda 1.6 %; Exceso de peso el cual comprende la presencia de sobrepeso y obesidad 6.3 %. Mientras que para la Región Central, la cual incluye el departamento del Quindío, el estado nutricional para este grupo poblacional es, para el retraso en talla un  9,7 %;  desnutrición global 3,5 %; exceso de peso 7.5 %

Entonces bien, las determinantes sociales y estructurales de este tipo de desnutrición, permiten analizarla desde una mirada integral a los derechos, los cuales explican y advierten cómo su ausencia, carencia o deficiencia alertan sobre el mayor riesgo de algunos grupos poblacionales a sufrir de ciertas afectaciones, algunas de ellas y las más habituales, son el hambre prolongada, la desigualdad por ingresos, la falta de agua potable, la falta de saneamiento básico, la falta de acceso a servicios de salud, un bajo nivel educativo de la madre, y un bajo peso al nacer. 

“La desnutrición crónica o retraso en talla, es un asunto de salud pública con efectos devastadores en el desarrollo de las niñas y niños menores de cinco años en Colombia. Por ello, los actuales Planes de Desarrollo municipales y departamentales tienen que priorizar la nutrición infantil, la materna y la de cada familia que vive con inseguridad alimentaria o en riesgo. La DNC, agrega, genera un impacto en el desarrollo económico y en el capital social del país, porque produce un retraso en los individuos que la padecen y con ellos en la sociedad que la manifiesta en su capital social”, afirmó Diana Pineda, líder de Inversión Social de la Fundación Éxito.

Por tanto, esta desnutrición en la primera infancia no solo impide el desarrollo pleno de capacidades físicas y cognitivas, con consecuencias en la vida adulta, sino también en el coeficiente intelectual, la educación y los ingresos. La desnutrición crónica es silenciosa, pero más determinante, a esta se le debe prestar atención desde todos los sectores y actores involucrados en el buen desarrollo de las poblaciones, ya que se convierte en el reflejo de los entornos que ha tenido el ser humano a lo largo de su historia, lo que hace aún más importante y necesaria su visibilización y tratamiento. La desnutrición crónica es el indicador que mide el potencial de desarrollo de un país, se convierte en una medida de lo socioeconómico, lo ambiental, lo social. 

Lea también: Alerta en el Quindío: reporte de un 58 % de aumento en casos de dengue

Inseguridad alimentaria y pobreza…

El 54 % de los hogares en Colombia, están en inseguridad alimentaria, es decir, que no tienen la disponibilidad suficiente y estable de alimentos, el acceso y el consumo oportuno para llevar una vida saludable, según el ESIN 2015. 

La relación directa que existe entre el vínculo de madre e hijo, los índices de desnutrición y esta problemática, se basan en que el 50 % de los niños en Colombia se encuentran mal alimentados, atribuyendo a que hasta el día hay 8 millones de niños en la pobreza, según el Dane

Es así como no solo estos factores determinan el rumbo de los menores en Colombia y el departamento, sino que también el factor económico influye sobre las condiciones alimentarias en que estos nacen y se crían

Según el Dane, en el Quindío en el 2022, 70 de cada 100 nacidos cuentan con una mamá cuyo estudio máximo es bachiller, limitando las condiciones de los menores, naciendo en un entorno cuyas necesidades y bases de crianza se convierten en aliadas de enfermedades como la desnutrición aguda y desnutrición crónica, afectando no solo su desarrollo social, sino que ligando a ello la falta de potencial cognitivo. 
 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

Comentarios Bloqueados solo suscriptores

  • Suscríbase a nuestra página web y disfrute un año de todos nuestros contenidos virtuales.

Acceda sin restricciones a todos nuestros contenidos digitales


copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net