Editorial / SEPTIEMBRE 29 DE 2022

Ecos del día sin carro

Lo primero que habría que destacar de la pasada jornada sin carros y sin motos en la capital quindiana es el buen comportamiento de los armenios.

Ecos del día sin carro

Previo al día anunciado para la restricción vehicular no hubo protestas en vía pública, durante la jornada no se presentaron alteraciones del orden público por cuenta del decreto que obligaba mantener apagados y parqueados durante la mitad de un día los vehículos de servicio particular; al contrario, quedó la sensación de un deseo colectivo de repetir este tipo de ejercicios. Puede afirmarse, sin temor a exagerar, que el Día sin Carro y sin Moto fue bien recibido por quienes habitan en esta ciudad y eso puede explicar la tranquilidad con la que transcurrieron las doce horas sin automotores. 

En cifras, se impusieron apenas 56 órdenes de comparendo por no acatar la restricción de circulación vehicular. Un número muy bajo de multas si se tiene en cuenta que, según cifras de la Secretaría de Tránsito y Transportes, Setta, dejaron de rodar por vías cuyabras unos 210.000 vehículos movidos por combustibles fósiles. Puede asegurarse, al tenor de esos guarismos, que los armenios acataron con agrado la orden de apearse de motos y carros. Solo tres siniestros viales menores, dos lesionados, nada que lamentar. Por este año no habrá más días sin carros y motos, lástima, en junio de la entrante vigencia se repetirá la jornada. Mientras eso ocurre, bueno sería, que por iniciativa propia se apagaran unos miles de motores de vez en cuando. Ayudaría mucho. 

Aseguran desde la Corporación Autónoma Regional del Quindío que hubo una disminución considerable de contaminación en todas sus expresiones. Afirma la autoridad ambiental que se dejó de emitir 140 toneladas de dióxido de carbono. Qué descanso. Las calles estuvieron más limpias, volvieron a escucharse aquellos sonidos de la naturaleza que no se oían desde que por la pandemia se ordenó un encierro colectivo. Ganó la salud, muchas de las enfermedades respiratorias son producto de la mala calidad del aire que viene dejando como herencia, entre otros fenómenos, la mala calibración y deficiente funcionamiento de motores de vehículos, especialmente algunos buses de servicio urbano e intermunicipal. 

Hay que hablar, con mayor insistencia, de movilidad sostenible. Bienvenidos los vehículos eléctricos; ese es el norte, ojalá en el corto plazo, del transporte público. Son muchos los beneficios, en todo sentido, de movilizarse en vehículos eléctricos, en su defecto híbridos. Emocionante fue ver más biciusuarios que de costumbre, yendo al trabajo o a estudiar, esa excepción debiera volverse normal, pero se necesitan más kilómetros de ciclorrutas. Bienvenidas las patinetas eléctricas, hay que estimular su uso. Por fortuna, Armenia, desde hace ya años, con el liderazgo de la Edeq, se está preparando para esa transición a la movilidad eléctrica. Está lejos, muy lejos, esta capital de buenas cifras en cuanto a carros eléctricos, apenas hay 8 matriculados y 30 híbridos rodando por calles y carreras locales. 

Capítulo aparte: un mensaje respetuoso y considerado con los comerciantes de la ciudad para animarlos a que se sumen a iniciativas como la del Día sin Carro y sin Moto. Muchos optaron por cerrar, pocas estrategias comerciales y publicitarias se advirtieron para premiar a quienes se movilizaron a pie, en bicicleta o transporte público y de paso hacer sonar sus cajas registradoras. Estas jornadas, necesarias por demás, no pueden verse como un castigo o una dificultad, al contrario, son grandes oportunidades que pueden dejar, adicionalmente, beneficios económicos para todos.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net