Editorial / MAYO 18 DE 2021

Pasó la bienestarina

Es hora de pensar si los bloqueos de vías siguen siendo un mecanismo de presión para el gobierno o se convirtieron en una espada de Damocles encima de quienes luchan por una mejor calidad de vida.

Pasó la bienestarina

“Con el transporte de esta bienestarina y gracias al apoyo del Ejército Nacional, estamos garantizando que miles de niños y niñas reciban este producto que les garantiza los nutrientes necesarios para su desarrollo, haciendo un aporte fundamental a su seguridad alimentaria”, palabras de Lina María Arbeláez Arbeláez, directora del ICBF, refiriéndose a lo que no tendría que ser un logro, pero por las circunstancias actuales sí lo es: que quienes mantienen bloqueadas las vías hayan permitido, en un ‘gesto humanitario´, el paso de un alimento que necesitan comunidades vulnerables —niños entre 0 y 5 años, mujeres y madres gestantes y lactantes— de los departamentos de Antioquia, Amazonas, Guainía y Tolima.

Sin combustible, por los bloqueos, toda la población sufrió, pero no con la misma intensidad ni todos tuvieron un plan b. Quienes lamentaron tener los tanques de sus vehículos sin combustible porque no pudieron salir a hacer turismo, se tuvieron que quedar encerrados en la finca o dar órdenes desde su casa; pero a quienes dependen de una moto para ir al trabajo les tocó caminar largas  distancias para no perder el empleo, los que trabajan como domiciliarios debieron pagar hasta $35.000 por una botella de gasolina, algunos carros de rescate se quedaron parqueados, y varios de los negocios que intentaban mantener abiertas sus puertas después de sobrevivir a los dos primeros picos de la pandemia no soportaron más. Afortunadamente se logró concertar un ´corredor humanitario´ para que pasara la gasolina y miles de personas que apoyan la protesta nacional y salen a marchar no perdieran el trabajo o tuvieran que cerrar su negocio.

Volvió el surtido a la central mayorista de Armenia y tal vez con eso quienes también celebraron el hundimiento de una reforma tributaria que los asfixiaba, no tengan que seguir pagando un sobreprecio a la hora de comprar la comida. Por cuenta de los bloqueos algunos alimentos se vendieron por encima del precio al que hubieran quedado si el Congreso hubiera tramitado la reforma tributaria como inicialmente pensó radicarla el bien ido ministro de Hacienda. Por fortuna operó el ´corredor humanitario´ para algunos camiones con alimento y muchos campesinos se salvaron de tener que botar la cosecha, como sí les tocó hacer a cientos de avicultores por el paro y los bloqueos.

Queda el eco de gerentes de hospitales pidiendo misericordia para que les permitieran pasar medicamentos, las misiones casi encubiertas de la Defensoría del Pueblo para traer oxígeno, el ruego para que no se impidiera el tránsito de vacunas contra la Covid, y el luto en un hogar por una madre cuyo bebé no pudo ver la luz pues la ambulancia en la que se transportaban se detuvo en uno de los bloqueos. Persiste la angustia de miles de empresarios y comerciantes a los que los bloqueos los tienen con las cajas registradoras frenadas y sin posibilidad de pagar nómina, por eso la solicitud masiva y casi que misericordiosa para que las reuniones entre el gobierno y los voceros del paro rindan frutos.

El paro nacional, mecanismo legítimo del que la comunidad civil organizada puede hacer uso para llamar la atención del gobierno, permitió que se retirara una lesiva reforma tributaria y la dimisión de un ministro que cree que todos los colombianos viven con las comodidades que él tiene; logró que se prometiera, aunque no es suficiente, matrícula cero para estudiantes universitarios de estratos 1, 2 y 3; llamó la atención y la solidaridad de casi todo un país y la comunidad internacional por los abusos cometidos en contra de algunos manifestantes y por algunos miembros de la fuerza pública; obligó a un presidente a asomarse a la ventana de su palacio de gobierno para escuchar al pueblo; y está a punto de provocar que la reforma a la salud sea reconsiderada pero teniendo en cuenta las verdaderas necesidades, entre otros logros. Por eso, conviene reflexionar sobre un bloqueo de vías que primero puso contra las cuerdas al gobierno pero ahora hace lo mismo con el pueblo.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net