Opinión / MAYO 18 DE 2021

¿Complejo acuático o bolera pública?

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Un punto vital en la planeación de escenarios deportivos, con el ánimo de asegurar su sostenibilidad económica, social y ambiental, es la vocación de la región donde se construyen.

En pocas palabras, si en una zona se juega mucho béisbol y poco fútbol, entonces, el primer escenario deportivo que se debe construir es un diamante y no una cancha, ya que más personas podrán ser beneficiadas.

Ese principio no se nos puede olvidar en el Quindío en la proyección de escenarios para los Juegos Nacionales y Juegos Paranacionales 2023.

En términos de alta competencia, Quindío ha tenido mayor vocación por los bolos que por la natación. Aun así, el gobierno departamental anunció que por falta de recursos solo construirá dos de los tres escenarios planeados: el coliseo multideportes y el complejo acuático. Adiós a la bolera. Listo, no hay dinero, como siempre. 

Para soportar dicha decisión se dijo, también, que el mantenimiento de la bolera costaría 50 millones de pesos mensuales; la Liga de Bolo del Quindío habla de menos de 25 millones de pesos.

¿Y es que el mantenimiento del complejo acuático es gratuito? Hay versiones de expertos que dicen que, también, sería millonario. 

Además, si el factor clave para construir algo es el mantenimiento, entonces, no hagamos colegios, parques, carreteras, ni nada, porque siempre habrá que invertir en acciones preventivas, correctivas y hasta decorativas.

No se nos puede olvidar, por ejemplo, que el regreso de Clara Juliana Guerrero a la Liga del Quindío, tras su periplo por el Valle, estuvo motivado en parte por la promesa que se le hizo de construir una bolera pública para masificar el bolo y brindar mejores condiciones a deportistas. 

En estos momentos, un grupo de dolientes está a la espera de una reunión con el alcalde de Armenia, José Manuel Ríos Morales, para determinar cómo será su aporte y acompañamiento para hacer la bolera, un sueño que ya cumple décadas.

Alcalde, una bolera no es un encarte si está bien administrada. Pregúntele a la Liga de Bolo del Valle, que lleva más de ocho años al frente de una en Cali.

La ciudad necesita espacios de sano esparcimiento. En temas de educación y deporte no siempre nos tenemos que preguntar qué plata nos dejará eso, no, la ganancia social también hay que cuantificarla.

Además, Armenia debe seguir siendo pionera como ciudad evento para fortalecer la oferta turística del Quindío. 

Ojo, no estoy en contra de la construcción del complejo acuático, Armenia necesita los tres escenarios deportivos que planeó desde un principio. 

Los organizadores de grandes eventos culturales, académicos, deportivos, políticos y demás, nacionales e internacionales, nos tienen que ver como primera opción. Hoy tenemos nombre y prestigio, pero debemos seguir creciendo; ahí, usted, alcalde, puede ser decisivo.

Ah, me faltó hablar de medallas, número de deportistas de las disciplinas y cuánto vale el mantenimiento del complejo acuático. Nos vemos —o leemos— aquí el próximo martes.
 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net