Opinión / SEPTIEMBRE 26 DE 2022

Glosas al señor obispo

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

En una conversación personal con Guillermo León Escobar (Q.E.P.D), exembajador de Colombia ante el Vaticano, me comentó que recién iniciado el pontificado de Francisco, los sectores ultraconservadores del clero activaron una batería de críticas y hasta de insultos contra el nuevo papa. Recordé esta anécdota cuando leí en la Crónica digital del domingo 18-9-22, reeditada en papel el miércoles 21-9-22, la columna del Obispo de Armenia titulada “un país descuadernado”.

En su escrito el obispo genera la percepción que el país está descuadernado porque “en lo que va corrido de este periodo presidencial hemos visto a un gobierno que va de tumbo en tumbo” y que gobierna con retrovisor. Además, dibuja un cuadro desolador de la situación del país y critica las soluciones propuestas por el actual gobierno: la reforma tributaria, la propuesta de paz total, la invitación a Venezuela como garante en las negociaciones con el ELN, las iniciativas para sacar a los jóvenes de la delincuencia y el sicariato, el freno a los bombardeos en donde haya niños reclutados, en fin.

Después de leer el escrito del señor obispo de Armenia, invito a los lectores a leer la carta del obispo de Soacha, Juan Carlos Barreto, titulada: El estallido de las élites, 12-9-22 (Conferencia Episcopal de Colombia). Es una radiografía precisa sobre varios temas esenciales de lo que ha ocurrido en la sociedad colombiana, aquí una de sus ideas “es de conocimiento público que los megas empresarios colombianos siempre han estado en contra de reformas tributarias que les toquen el bolsillo y afecten sus abundantes dividendos y sus tradicionales exoneraciones”, y anota lo siguiente el obispo de Soacha: “se puede afirmar que la propuesta de reforma tributaria del año 2021 produjo un estallido social, la actual propuesta de reforma está produciendo un estallido de las élites”; señor obispo de Armenia, ¿usted de qué lado está con su oposición a la actual reforma tributaria que  propone acabar con las gabelas y exenciones, aumentar impuestos a los que tienen más para acabar con el hambre, disminuir la inequidad, financiar mejor la educación y la salud de los colombianos?

Ahora mismo todos los obispos de la región pacífica colombiana, en diálogo con el gobierno y las comunidades, buscan caminos para detener la masacre de los pueblos indígenas y afrocolombianos y contribuir a hacer cierta una paz más grande. Ahora mismo decenas de sacerdotes con valentía arriesgan sus vidas para arrebatarles a las mafias y a la delincuencia a esos jóvenes que usted con adjetivos poco cristianos llama terroristas, criminales y antisociales. Cuando Caín mato a Abel, Dios colocó sobre Caín una marca como señal de que el que osara matarlo o lastimarlo provocaría su ira. Lo que Dios le ofreció a Caín fue una segunda oportunidad de vivir de otra forma y no volver a cometer los mismos errores.

Es sabido que los abusos sexuales y la pedofilia dentro de la iglesia se remontan siglos atrás y en secreto; apenas ahora el papa Francisco está pidiendo perdón a sus víctimas y hace poco incluyo en la Constitución Apostólica Pascite Gregem Dei el abuso sexual como delito. ¿Por qué usted, señor obispo, descarga su artillería contra un gobierno que apenas comienza? ¡Súmese al cambio, por Dios!


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net