Opinión / DICIEMBRE 01 DE 2021

Pensamientos laterales

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Edward de Bono en el año de 1970, publicó un manual de creatividad extraordinario el cual rotuló con el nombre de El pensamiento lateral, el cual trata de fomentar el pensamiento creativo, que en el fondo es una manera diferente de usar el cerebro sin utilizar la lógica tradicional, aunque ello pueda parecer irracional. (Texto tomado del libro).

Por un momento pensemos en el candidato de la extrema izquierda, cómo utiliza el pensamiento creativo para fomentar el debate y por esta vía promover su plataforma, todos los candidatos al unísono van en su contra, no obstante, defiende sus planteamientos desde la semántica del español que es exquisita y abundante. Un ejemplo pone de manifiesto la ingenuidad del pensamiento tradicional. Dice el candidato de marras “Mi política estará centrada en una economía productiva y no extractiva, y anuncia un cambio drástico en las políticas petroleras”, a reglón seguido interpreta que lo expuesto se enmarca en un programa serio y progresivo, por supuesto un complemento altamente volátil a sus declaraciones; para entonces el 50% de la población que no participa de las votaciones, además del 80 % que no cree en la institucionalidad de los partidos, ha comprado la idea de lo expuesto desde el pensamiento lateral, al tiempo que las réplicas del gobierno y los múltiples candidatos, terminan apoyando al candidato como cajas de resonancia electoral.

Igual sucede con los planteamientos de los arriendos y la impresión de billetes por parte del Banco de la República, sin embargo, lo delicado es que no se conocen programas de fondo por parte de la denominada derecha en todas sus clasificaciones desde el centro hasta la extrema derecha, tan solo, referencias generales y poco convincentes. 

En Colombia la incredulidad es grande y en particular hacia los partidos políticos, que en buen romance están llegando a su fin, una muestra de ella es la larga exposición de candidatos, buena parte de ellos a título personal, una vía que se apoya en el caudillismo, que poco aporta a la estabilidad democrática de un país.

Ahora tratemos de interpretar la línea de la democracia desde la extrema izquierda hasta la extrema derecha.

En la extrema izquierda radical tendríamos a los hoy senadores, Bolívar y Petro y en el lado opuesto en esa línea imaginaria clasificaríamos a la senadora Cabal y el candidato Zuluaga, mientras tanto, aparecen los que hacen parte del centro de la esperanza y otros más a la derecha denominados la coalición de la experiencia.

Ahora especulemos un poco sobre el pensamiento lateral y que significa tener dos extremos y un centro sin convergencia. Sin cavilación alguna, le diría al candidato Zuluaga que no insista en una candidatura independiente, que busque puntos de acuerdo programáticos, que interpreten la realidad de una nación entera que se siente agobiada y con importante grado de incertidumbre y desconfianza hacia lo político, que no fomente las candidaturas independientes que por ahora no suman y el día de las elecciones dividen y en consecuencia fortalecen la candidatura del otro extremo, lo que pondría en riesgo la estabilidad democrática de la nación.

También debo expresarlo con sinceridad, no convierta su candidatura en una amenaza para la democracia colombiana, no por las personas, no me cabe duda lo que significa el centro democrático y su aporte al país, pero con sinceridad debo exponer desde el pensamiento crítico, sume en alianzas, en consensos, logre acuerdos políticos, despójese de la vanidad personal, hágalo por Colombia y evite una posible confrontación de segunda vuelta, cuyos resultados podrían ser dramáticos para la democracia colombiana; no tenemos opción, las divisiones no suman, el país indeciso del voto en blanco y ese 50 % que no participa del mismo reclama convergencia y unidad; es teatral toda esta parodia del centro, la realidad es que nos enfrentamos a una especie de ultimátum, que debemos valorar de manera más profunda. No convierta su candidatura en una amenaza para democracia, llénese de gallardía e indíquele a una nación entera que aún tenemos esperanza. 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net