Martes, 18 Jun,2019
La Salida / MAR 13 2019 / hace 3 meses

Noche de reyes sin corona, composición de Carolina Noguera

Durante la temporada de conciertos de la entidad financiera nacional, llegó al Quindío Carolina Noguera, compositora colombiana junto al Cuarteto Diotima, que interpretaron su nueva pieza.

Noche de reyes sin corona, composición de Carolina Noguera

Carolina Noguera, compositora colombiana desde hace más de 15 años.

Carolina Noguera es una compositora colombiana desde hace más de 15 años. Estudió en la Javeriana su pregrado y viajó a Inglaterra a realizar su máster. La joven, con amplia experiencia musical, presentó su obra Noche de reyes sin corona, interpretada por la agrupación francesa Cuarteto Diotima en el Armenia Hotel el pasado viernes. En diálogo con LA CRÓNICA habló sobre su trayectoria y su amplia experiencia en la escritura de música de cámara.

¿Qué interpretó el Cuarteto Diotima en el primer concierto en el Quindío?

El Cuarteto Diotima hizo una presentación con dos piezas, una de Bela Bartók, compositor húngaro y una mía, que se llama Noche de reyes sin corona. Mi obra es una comisión del Banco de la República, es un encargo que me hizo la entidad para que yo compusiera un cuarteto como un voto de confianza que me dieron tras conocer mi trayectoria y mi experiencia en la escritura de música de cámara.

¿Hace cuánto se inclinó por componer?

Empecé mi formación musical desde que tenía unos 8 años, inicié como pianista en Cali, en el conservatorio Antonio María Valencia, antes de eso había tomado clases particulares. Cuando terminé el programa de bachillerato musical en el conservatorio decidí irme a la Javeriana, por su fuerte enfoque en el análisis musical, porque me interesaba mucho conocer cuál era la estructura de la música. Estudié primero piano y estando allá me interesé mucho por la composición, conocí la obra del francés Olivier Messiaen y me cautivó muchísimo, particularmente su cuarteto Para el fin de los tiempos y encontré que en el repertorio del siglo XX y en las exploraciones que se habían dado en ese siglo, había algo más afín y más cercano a mí, que simplemente el repertorio para piano de la tradición centro-europea y del romanticismo y clasicismo y por esa misma afinidad, decidí reenfocar mi carrera hacia la línea de la composición.

¿Cómo accede a la beca del Banco de la República?

El Banco de la República tiene un programa para becas de maestría y yo apliqué cuando había terminado mi pregrado, reuní la documentación y afortunadamente quedé seleccionada. En 2006 me fui a empezar mi maestría al conservatorio de Birmingham en Inglaterra.

¿Qué es componer para usted?

Trato de construir texturas donde le doy peso a la distorsión. Algunas veces genero dislocaciones de las melodías que estoy recordando, es decir, un pedazo acá, otro allá y juego a armar un rompecabezas mal hecho. Algo así como la memoria de las personas que recuerdan por fragmentos. La textura es nebulosa, ya que me apoyo de lo visual y trato de traducirlo en el lenguaje musical.

¿Qué describe o narra con la nueva obra?

Digamos que mi lenguaje musical desde hace un tiempo viene dialogando entre la exploración tímbrica de los instrumentos y la manera cómo se tocan las músicas campesinas en distintos repertorios y en distintas latitudes. En esta obra me interesó mucho estudiar la forma cómo se toca el violín de guadua y el violín negro en las tradiciones del Cauca y del Valle del Patía. En diálogo con muchos avances que han habido en la técnica extendida de la forma como se toca el cuarteto de cuerdas en la música contemporánea.

¿Por qué escogió al Cuarteto Diotima para que interpretara su pieza?

Dentro del Banco de la República me dijeron que podía escoger el formato que yo quisiera para esta comisión, así que elegí cuarteto de cuerdas, es el formato más estable en música de cámara, que se ha conservado con la misma conformación de dos violines, una viola y un violonchelo y ha evolucionado mucho el tipo de repertorio y el tipo de tratamiento de escritura para el ensamble, es decir, el rol que cumple cada instrumento y la manera en que se toca es algo que ha ido adquiriendo nuevos tintas y nuevas formas de ser, realmente es un ensamble con mucha trayectoria, referentes y evolución, por eso me interesó. Al Cuarteto Diotima lo escogí porque es una agrupación muy seria, que asume con mucho compromiso el repertorio de todas las épocas y latitudes y pone en diálogo a muchos compositores del mundo y de tiempos diferentes.

¿Qué proyectos tiene ahora?

Tengo varios proyectos en el momento, tengo un colectivo con colegas compositores en la universidad Javeriana, Kike Mendoza, Holman Álvarez y Juan Carlos Brito con el que vamos a componer piezas para coro con la orquesta de cuerdas y percusión. Tengo además un encargo de Juanita Delgado y Santiago Botero, les voy a escribir una pieza con soprano y contrabajo y por último tengo también un encargo del pianista Mauricio Arias, al que le estoy escribiendo una obra para piano.

¿Le apasiona lo que hace?

Me apasiona muchísimo, amo componer música de cámara y también me gusta la vida académica, poder enseñarle a las personas lo que aprendí durante todo este tiempo.


Carolina Marín
LA CRÓNICA


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net