Miércoles, 11 Dic,2019
La Salida / AGO 05 2019 / hace 4 meses

Andrés Felipe, el calarqueño que afrontó desafíos extremos en Perú y Bolivia

Andrés Felipe,  el calarqueño que afrontó desafíos extremos en Perú y Bolivia

Ante las vicisitudes que Andrés Felipe ha encontrado en las altas cumbres, no se ha rendido hasta terminar sus metas.

Del 8 al 30 de julio realizó tres proyectos en dos países sudamericanos.

Andrés Felipe Hernández Cardona es licenciado en ciencias sociales y está próximo a graduarse como abogado. Un apasionado del montañismo, el trail running, la fotografía de naturaleza y el ciclismo. 

Este joven de 23 años de edad, es una persona amigable, humilde, alegre y a quien le encanta compartir y aprender de los demás. Actualmente hace su práctica profesional en la Fiscalía General de la Nación y entrena con disciplina para poder alcanzar sus objetivos deportivos. En diálogo con LA CRÓNICA contó sobre sus experiencias. 

¿Cómo inició el gusto por esta disciplina?
En los años 2011 y 2012, época en la cual estaba terminando mi bachillerato, empecé a caminar con un grupo de amigos por los cerros más representativos del departamento como Peñas Blancas y Morrogacho, también junto al ambientalista Néstor Ocampo y el grupo Amigos Caminantes del Quindío recorrí diversos senderos de la región. Ya en 2013, con mi ingreso a la universidad del Quindío, en los cursos de escalada deportiva y campismo consolidé mis conocimientos y tuve mis primeras expediciones de alta montaña, época en donde descubriría el amor y la pasión por las altas cumbres. 

¿Cuáles han sido sus experiencias?
El mes pasado estuve del 8 al 30 de julio en Perú y Bolivia desarrollando dos proyectos de alta montaña y una carrera de trail running. 

¿Cómo fue la vivencia de alta montaña? 
El primer objetivo fue escalar la cumbre del nevado Vallunaraju de 5.686 metros sobre el nivel del mar, msnm, en la cordillera Blanca de Perú. El primer día todo empezó desde los 4.200 msnm en la quebrada de Llaca, donde hemos iniciado el ascenso bastaste empinado para llegar a 4.960 msnm al campo base Morrena. Después de eso, hemos iniciado el ascenso por la Morrena para en 30 minutos llegar al borde glarciar, lugar donde iniciamos un ascenso por hielo de 4 kilómetros, sorteando cuestas bastante empinadas, terreno plano, unos leves descensos, algunas grietas y la arista cimera a -13 grados de temperatura, que dificultaban mucho las cosas, sin embargo la luna llena y la bella ciudad de Huaraz a los lejos nos inspiraban a seguir hasta llegar a la cumbre de 5.686 msnm. 

Vea también: Johan Santiago representará al Quindío en el Cuyabrito de Oro

En cuanto a la carrera de trail running ¿cómo la describe?

El 20 de julio participé en la carrera internacional Llanganuco Montain Trail conocida como una de las más duras del continente, pues de desarrolla entre 3.500 y 4.850 metros de altura. Finalmente, me desplacé a la Paz, Bolivia, a escalar el nevado Huayna, Potosi de 6.088 msnm, uno de los techos de América. El 19 de julio al medio día, junto a mí amiga Andrea y mi hermano peruano Jhonny, hemos llegamos al campamento Llanganuco Montain Lodge —3.500 msnm— donde dos amigos nos recibieron muy amablemente. Este campo base de carrera fue bastante agradable rodeados del Nevado Huandoy & Huascaran y la Laguna de Keuchu. Los dos primeros kilómetros ocupé el segundo puesto muy cerca del francés que ganó la carrera. 

Una caída me causó un esguinse leve de tobillo pero decidí continuar. Posteriormente, llegué a la laguna del 69 a 4.680 msnm ocupando el séptimo puesto. En esta experiencia me encantó conocer el sendero del nevado Pisco, que es uno de mis futuros objetivos. Esta es una de las carreras más duras del continente, que me dejó una medalla. 

¿Qué trayectoria tiene en este deporte? 
Desde 2013 he participado en múltiples expediciones al parque nacional natural Los Nevados y parque nacional natural El Cocuy, lugares que fueron mi primera escuela. He participado en diversas competencias de trail running a lo largo y ancho del país. El año pasado tuve la oportunidad de estar escalando y corriendo en Perú y Ecuador. 

¿Cómo es su preparación? 
Trato de entrenar entre 40 y 60 horas al mes, unas horas de running, otras de ciclismo y también de gimnasio. Actualmente me gusta correr maratones y ultra maratones de montaña como entrenamiento de resistencia. Me gusta entrenar en la altura para obtener un mejor desempeño. 

Le puede interesar: Astrolabe, el nuevo EP de Julio Victoria

¿Cuáles son sus próximos proyectos?

Espero tener recursos para el próximo año regresar a la cordillera Blanca de Perú a escalar una montaña más alta y más técnica, al igual que regresar a Bolivia a escalar otras montañas con un mayor grado de dificultad entre ellas, el pico Austria, Pequeño Alpamayo, el Condoriri, el volcán Acotango y el imponente Illimani. A largo plazo me gustaría ir al continente europeo a escalar montañas como el Mont Blanc en Francia y el Elbrus en Rusia. 

¿Algún mensaje que quiera dejar a los amateur o deportistas?
Quisiera motivar a la gente a que se animen a realizar actividades deportivas al aire libre. 

¿Hay alguien a quien quiera agradecer por sus logros?
Quiero agradecer a mi familia y amigos por el apoyo incondicional. Asimismo, a la alcaldía de Calarcá, a mi amiga Andrea Lugo, deportista de Armenia, quien escaló conmigo el nevado Vallunaraju en Perú, destacar que esa cumbre está dedicada especialmente a mi hermano. También agradezco a varios guías que fueron claves en todo este proceso. 

 

Lorena Zapata López 
LA CRÓNICA


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net