Miércoles, 18 Sep,2019
En profundidad / AGO 11 2019 / hace 1 mes

Los marcadores genéticos, una nueva variable en la conducta suicida

Actualmente se ejecuta en departamentos del eje cafetero un macroproyecto sobre el tema de marcadores genéticos y conducta suicida.

Los marcadores genéticos, una nueva variable en la conducta suicida

La muerte autoinfligida puede estar asociada a marcadores genéticos, para lo cual se presentan varios factores de riesgo.

En anteriores presentaciones sobre el tema de suicidio hemos hablado sobre su prevención, su diagnóstico temprano y los posibles riesgos. Esta vez consideramos pertinente mostrar un nuevo abordaje sobre la temática  que viene cobrando importancia en el mundo de las ciencias biológicas en torno al tema, esto es, el estudio de los genes relacionados con suicidio. Producto de recientes avances, la investigación por los marcadores genéticos del suicidio pretende dejar claridad en relación a la aparición repetida de varios factores de riesgo

Vea también: Prevención, la mejor ayuda para disminuir brecha de atención en salud mental

La repetición del evento en diferentes miembros de un mismo grupo familiar, este evento ha sido observado a lo largo del mundo y se considera un factor de riesgo.

  1. El segundo aspecto para tener en cuenta es la multiplicidad de intentos en un mismo individuo a  lo largo de su vida sin importar las consecuencias, otro elemento considerado factor de riesgo.
  2. Entender si la aparición del evento en poblaciones de menor edad —niños menores de 11 años— podría tener relación con  factores de tipo biológico.

Para hablar de neurobiología del suicidio debemos considerar el desbalance en los neurotransmisores, específicamente de Serotonina, Dopamina, Glutamato, Gaba —ácido gamma-aminobutírico—, Acetilcolina y Noradrenalina como coparticipantes de las decisiones de autoagresión en individuos de  todas las razas. Estos y otros son considerados los responsables de la bioquímica cerebral y se relacionan directamente con la inhibición de las conductas impulsivas, el miedo, la ansiedad en algunos casos, en otros, son los encargados de moderar las respuestas al aprendizaje como búsqueda de estrategias novedosas de resolución. Ellos regulan  el funcionamiento de los núcleos amigdalinos, núcleo accubens, hipocampo, giro parahipocampal y la corteza prefrontal, es decir, el funcionamiento del órgano cerebral en su complejidad neuroquímica. El desbalance en los neurotransmisores podría deberse a cambios en los genes. Los genes que se han asociado principalmente a conducta suicida son, entre otros: el transportador serotonina codificado por  el gen SLC6A4, la Triptófano Hidroxilasa —TPH— es la enzima  limitante de la biosíntesis de la serotonina —5HT—, se han identificado dos genes TPH1 y TPH2 que codifican para la enzima que sintetiza 5HT, se encuentran relacionados con enfermedad mental y suicidio. Así mismo, el sistema de señalización de la hormona corticotropina han encontrado dos polimorfismos del CRHR1 estos son —rs 139686 y rs 4792887— a los que se les ha conferido un riesgo de intento suicida. Existen otros pero no es el objetivo detenernos en cada uno.

Recomendado: Quindío ya no lidera lista de muertes autoinfligidas

Se considera entonces la posibilidad de hallar  una variabilidad  en la susceptibilidad genética en los individuos con conductas suicidas en estos y otros genes actualmente en estudio, pues si sus padres, abuelos o familiares atentaron contra su vida y para lograrlo usaron  formas de pensar, actuar y sentir cercanas a un parámetro, existe la probabilidad  de que las nuevas generaciones  tengan esa predisposición y pueda ser observada tempranamente.


Síntomas de riesgo para conducta suicida a tener en cuenta: 

  • Presentar antecedente familiar de suicidio.
  • Presentar intentos de suicidio previos.
  • Presentar antecedente de cutting o autoagresión.
  • Presentar dificultad para el control de impulsos.
  • Presentar trastornos de aprendizaje.
  • Presentar bajo coeficiente intelectual.
  • Presentar dificultades con la tolerancia a la frustración.
  • Presentar dificultades con la tolerancia al rechazo.
  • Presentar dificultades en la resolución de problemas —incluye problemas sociales y académicos— en los que el uso de estrategias de pensamiento complejas se hace  indispensable.
  • Pocas habilidades sociales
  • Dificultad para asumir el cambio.

En Colombia recientemente se vienen implementado investigaciones en torno a la relación entre los marcadores genéticos  y el suicidio. Actualmente se ejecuta en los departamentos del eje cafetero un macroproyecto liderado por Cinco universidades de la región y el Instituto Nacional de Medicina Legal con el apoyo de Colciencias sobre el tema de marcadores genéticos y conducta suicida como un aporte colombiano a un tema que genera importantes expectativas en salud  y prevención. 


Jennifer Nessim
Psicóloga, ESP, MG. PhD (e) 
Directora Programas Fundación Construyéndonos


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net