Sabado, 07 Dic,2019
En profundidad / SEP 29 2019 / hace 2 meses

Me encontré en la vida con… Napoleón Chacón Coca

Me encontré en la vida con… Napoleón Chacón Coca

Fue concejal de Montenegro en dos oportunidades.

En 1942, atraído por las noticias sobre las tierras fascinantes del Quindío, viajó a la región y llegó a la afamada Hacienda Guatemala de Don Joaquín Montoya. 

Destacado líder campesino, ciudadano valioso y representante de la colonización boyacense, nacido en Chiquinquirá Boyacá el 21 de diciembre de 1923, sus padres Jacinto Chacón Verano y Fulgencia Coca Amador, tres hijos: Ana Delia, Trinidad y Napoleón; en un primer matrimonio Jacinto tuvo cinco hijos, tres hombres y dos mujeres.

Niño prodigio, con apenas tercer año de estudios primarios leía revistas y periódicos, y comenzó a enseñar a los más pequeños las primeras letras. Lo hizo en su tierra natal donde los campesinos cosechaban papas y otros productos y después, desde los 12 años, en las breñas de Caldas en las frías tierras del páramo del Ruiz, donde se asentaron muchos boyacenses que coexistían con los cultivadores antioqueños. 

Vea también: Me encontré en la vida con… Luciano Gómez Gómez

Vivaz y trabajador incansable, leía las cartas de sus paisanos, fungía como su escribano y les pedía que por lo menos portaran un cuaderno para sus valiosas lecciones. Era la finca Romerales donde se asentó con sus paisanos en 1935.


Rumbo a Pueblo Tapao

En 1942, atraído por las noticias sobre las tierras fascinantes del Quindío, viajó a nuestra región y llegó a la afamada Hacienda Guatemala de Don Joaquín Montoya, una etapa de absoluta lealtad y honradez y desde este trabajo se vinculó a una de las zonas más ricas, con tierras paradisíacas, el corregimiento de Pueblo Tapao, adscrito al municipio de Montenegro. 

Lea también: Me encontré en la vida con… Emilia Jaramillo de Jaramillo

Contrajo matrimonio con la distinguida señora Rosa Amelia Cardona,con quien tuvo diez hijos: Olga, Holanda; Eladio técnico agropecuario, cinco hijos; Arnoby, brillante médico y salubrista, notable gerente y ejecutivo de la salud en Colombia, uno de los mejores funcionarios del antiguo ISS, dos hijos; Gustavo economista y una de las figuras más destacadas de la región, escritor, empresario y político, dos hijos; Rita, diseñadora de modas, dos hijos; Gladis dos hijos; Napoleón secretario de Planeación de Salento, una hija y Leonardo, funcionario de la Dian en Medellín, un hijo.

Con motivo del fallecimiento de la señora Rosa Amelia, Napoleón volvió a casarse, esta vez con la dama Nidia Tabares, seis hijos: Didier, Edilma, Humberto, Gregorio, Jemay  y Orlando.

Fiel a su condición de trabajador incansable permaneció en la vereda El Congal en el municipio de Circasia durante cinco años. En 1953 compró una parcela en la Cristalina, vereda en la cual puso en marcha su vocación cívica en busca de la construcción de la escuela que a la postre fue fundada y desde entonces presta sus servicio a los jóvenes campesinos.

En 1966 trabajó en el corregimiento de Barcelona. 

Le puede interesar: Me encontré en la vida con… Inés González de Ángel

Desde 1970 fijó definitivamente su residencia en Pueblo Tapao donde trabajó el campo sin descanso, a la par de su inolvidable gestión social, cívica,gremial y política en defensa del corregimiento.


Comité municipal de Cafeteros Montenegro

En 1975 fue elegido como miembro del Comité de Cafeteros de la siempre admirada Villa Quindío y durante diez años desempeñó dicha representación del gremio, con inmenso fervor y con dedicación a la causa de los pequeños y medianos cultivadores del grano; participó de muchos programas de beneficio social y económico y buscó mejores condiciones para los sectores cafeteros más desprotegidos: la misma posición la ocupó por varios años en el Comité municipal de Circasia.


El campo y el civismo

Sin descuidar su parcela, los avatares del cultivo del café y los asuntos locales de su producto, fue presidente de la Junta de Acción Comunal. Lideró la terminación del colegio y su correspondiente cerramiento; fue el artífice de la construcción de la casa campesina, con el tiempo dicho local fue destinado para sede de bomberos, donde hoy funciona. 

Recomendado: Me encontré en la vida con... James Padilla Motoa 

Con la colaboración de los dirigentes locales Gustavo Arias, Gildardo Muñoz y Jesús Hernández y después de una solicitud expresa, el señor Leopoldo Mejía regaló el lote, destinado para uso del cementerio del corregimiento, no fue una gestión fácil de todas maneras, pero la persistencia de los lugareños permitió el éxito de la gestión.


Concejal de Montenegro

No fue ajeno a la actividad política liberal, primero con la notable dirigente Lucelly García de Montoya y más tarde con el veterano dirigente Alberto Marín Cardona, más conocido como el Grillo Marín; en esa calidad fue concejal durante varios períodos, siempre pensando en ayudar a los pobladores del corregimiento.


Condecoraciones

Por sus méritos y su vocación cívica y gremial recibió la medalla al mérito de la alcaldía de Montenegro, del concejo municipal, del Comité de Cafeteros y del comité departamental; múltiples reconocimientos a su invaluable servicio al campesinado de la región, de Circasia y de Pueblo Tapao. 

Vea también: Me encontré en la vida con… Mayra Vélez Uribe

Paladín del trabajo en el campo desde temprana edad, Napoleón Chacón fue un singular y fiel representante de la oleada silenciosa de boyacenses al occidente colombiano, verificación que le da sólidos argumentos a la tesis del escritor e historiador Germán Medina Franco, miembro de número de la Academia de Historia del Quindío (1) quién, en síntesis, afirma que no solo de antioqueños se pobló el occidente colombiano y que la presencia de otras regiones fue importante en el poblamiento, en la fundación de ciudades, en el trabajo denodado de las tierras inhóspitas. Trabajador servicial y ciudadano a carta cabal, educó a sus hijos con inmenso sacrificio, pero ha sido bien recompensado por la calidad de profesionales sin tacha, valores sustanciales de la región.

Con su hijo Arnoby, médico y profesor, antiguo director médico del Instituto de Seguros Sociales en mi período como gerente y él mismo gerente cuando asumí un cargo en el exterior, caminamos sus tierras producto del trabajo de todos los días, debidamente parceladas para la casa de cada hijo; una acuarela confortable en una de las zonas más bellas de Colombia en donde a sus noventa y cinco años, el sobresaliente labriego cívico saluda a sus nietos, lee los periódicos y ahora atiende con delectación un libro de Otto Morales Benítez “ Historias económicas del café y de Don Manuel”; a un lado observo la República de Platón y otras lecturas. No puedo ocultar mi emoción por la diáspora boyacense que nos entregó para siempre a estos hombres de manos recias que abrieron el surco y forjaron la patria; libres para el trabajo y el bienestar de su familia y nunca ajenos al servicio social, valerosos en el trabajo y grandes en la humildad de su vida cotidiana.

1) Medina Franco, Germán.La colonización silenciosa.Conferencia inédita.


Gabriel Echeverri González
LA CRÓNICA


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net