Inicio / Región / MAY 17 2020 / 2 meses antes

Me encontré en la vida con… Rubén Darío Hernández Ariza

Favorito

Autor : Gabriel Echeverry González

Me encontré en la vida con… Rubén Darío Hernández Ariza

Rubén Darío Hernández, exfutbolista profesional.

Con 20 años de profesionalismo maravilloso, culminó su carrera en el equipo de casa, Club Deportes Quindío en 2000.

Afamado futbolista nacido en el barrio Berlín de Armenia el 19 de febrero del año 1965, sus padres Ramón, de profesión economista, y Matilde, ya fallecida; de esta unión nacieron 6 hijos: Dolly, Orlando, Gloria, Sergio, Carlos y Rubén Darío.

Cursó sus estudios básicos en la escuela Camilo Torres y culminó su bachillerato en el augusto colegio Rufino José Cuervo en 1984; en la Universidad del Quindío estudió con mucho éxito educación física, carrera que terminó en 2015. Hizo 3 semestres de administración de empresas;  en la Escuela Nacional del Deporte en Cali se gradúo en gerencia deportiva. 

2 hijos: Natalia y Rubén, actualmente viven en Estados Unidos.

En los picados de barrio fue demostrando sus grandes dotes futbolísticos e inicialmente fue convocado a la selección de fútbol aficionado del Quindío, a la selección colombiana de menores y a las reservas del Club Deportes Quindío.

Vea también: 
Me encontré en la vida con… Anita Gutiérrez de Echeverri


El equipo de la casa

Bajo la dirección de Óscar ‘Severiano’ Ramos hizo su debut como jugador profesional a los 17 años, siempre como delantero, dueño de una zurda maravillosa, 23 goles.


Fulgurante carrera

En 1984 es contratado por el Club Deportivo Millonarios, bajo la dirección de Jorge Luis Pinto, y en 1986 fue dirigido por Francisco Maturana en el Club Once Caldas de Manizales, a quien considera uno de sus mejores entrenadores en toda su carrera deportiva, el otro es Luis Augusto García, conocido en el medio como el Chiqui.

Con el Once Caldas jugó 36 partidos y 11 goles; en 1987 regresa al famoso Millos de Bogotá, una etapa estupenda de Rubén Darío: juega en la liga nacional y en la copa Libertadores, con 174 partidos y 29 goles en su estadística personal, varios títulos para el equipo y su inclusión en la Selección Colombia, nada menos, en 1990. En 1989 hizo parte de la delegación que jugó la copa América en Brasil.


Rumbo a Italia

Rubén Darío fue el artífice de la clasificación de la Selección Colombia en el mundial de 1990 en Italia; en efecto, en las postrimerías del encuentro con Paraguay, en las eliminatorias recibió un balón afuera del área, lo enganchó con la izquierda y con la derecha anotó un gol histórico e inolvidable, el 18 de agosto de 1989, días antes del asesinato de Luis Carlos Galán; el goleador recuerda que el dirigente  había visitado la concentración del equipo, días antes del horrendo crimen. Desde luego Hernández hizo parte de la delegación y jugo como titular un partido contra la antigua Yugoeslavia.


Atlético Nacional

Después del mundial el equipo verde de la montaña compró sus derechos deportivos y comenzó a trabajar bajo la dirección del famoso entrenador Hernán ‘Bolillo’ Gómez; alternando liga y copa libertadores juega 50 partidos y 12 goles, incluyendo los conocidos 5 goles contra Deportes Tolima, en un partido histórico.

En 1992 es cedido al equipo Envigado, dirigido en el momento por Luis Augusto ‘Chiqui’  García, uno de sus entrenadores preferidos, con resultados muy halagadores: 43 partidos y 20 goles. En 1993 y parte de 1994, juega en el DIM, el Deportivo Independiente Medellín, glorioso equipo antioqueño, con 52 partidos, y 26 goles tanto en la liga como en la copa Libertadores.

En 1994 fue trasferido al Deportivo Pereira, en ese entonces entrenado por el conocido estratega Luis Fernando Suárez , con 27 partidos y 24 goles, concluye este año en el América de Cali, con 12 partidos y 6 goles, para ostentar en toda la temporada el título de goleador con 32 goles en total.

Regresa Bogotá en 1995, esta vez con el famoso Santa Fe, con 63 partidos y 35 goles.


En Estado Unidos de América

En 1996 viajó a Nueva York con el fin de vincularse al equipo de fútbol Metrostars de la MLS, bajo la dirección de Carlos Queiroz, actual entrenador de la selección Colombia; de él dice el goleador quindiano: Es muy innovador, creativo y su estilo es europeo.

Una vez terminada la temporada en Nueva York regresó al país a reforzar el Deportes Tolima en 1997, con 35 partidos y 4 goles; el equipo Unicosta, entrenado por Julio Comesaña, estratega  actual de Junior, lo llamó en 1988,  allí sufrió un lesión, nuestro notable goleador.

Con 20 años de profesionalismo maravilloso, culminó su carrera en el equipo de casa, Club Deportes Quindío en 2000.

De su interés: 
Me encontré en la vida con… Alfonso Valencia Zapata


El muchacho de la carrera alegre

Jugador de grandes condiciones personales y profesionales, sobre su brillante carrera se han ocupado muchos periodistas deportivos, Andrés Salcedo (1) se expresó así del crack del barrio Berlín: “Rubencho no le ha dado tiempo a ninguna hinchada para encariñarse con él. Viviendo siempre en hogares de paso, con la maleta a medio hacer, nadie lo ha considerado nunca uno de los suyos. Salvo sus desequilibrantes gambetas es poco lo que se conoce de su intimidad en todas esas tierras que lo han acogido (…) sufre el febril desarraigo de los marineros.”(1).

Lo que es normal en el tránsito de los jugadores de fútbol, se recompensa con los vítores de las hinchadas y la gloria detrás de cada gol anotado; con todo, su patria chica donde vive actualmente, reconoce los méritos de su gambeta exquisita y sus condiciones humanas por fuera de la cancha.

El 15 de enero de 2019 en el programa de Caracol Radio el VBAR, expresó con claridad las condiciones de un goleador: el jugador debe perfilarse y tener una coordinación oculopédica -es decir, posesión y posición con el balón–; algunos delanteros llegan con esas carencias y no anotan.


Condecoraciones

Los periodistas del Quindío le entregaron la medalla como deportista del siglo, ha recibido múltiples condecoraciones y reconocimientos de Imdera, Indeportes, el municipio de Armenia y el departamento del Quindío y otras organizaciones deportivas. Actualmente es asistente técnico del Deportes Quindío y entrenador de delanteros.

Rubén Darío Hernández es un valor fundamental del deporte colombiano, hecho a pulso con la abnegada ayuda de sus padres; su talento se manifestó en los juegos callejeros y se fue proyectando en el futbol aficionado, hasta llegar a ser un profesional de postín como delantero y goleador nato; su brillante trayectoria es un honor para su vida profesional, para su familia y para el Quindío, que hoy quiere rendirle un homenaje a su vida y a su notable dedicación y disciplina en el ejercicio deportivo: un ejemplo para las nuevas generaciones que pueden aprender de Rubén el tesón y la dedicación de deportista ejemplar. No puedo esconder mi propia alegría. Felicitaciones.


Salcedo, Andres. El Tiempo 05-09-98



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net