Inicio / Ciudad / JUL 03 2020 / 2 semanas antes

Empresa de Desarrollo Urbano de Armenia, a un paso de la desaparición

Favorito

Autor : LA CRÓNICA

Empresa de Desarrollo Urbano de Armenia, a un paso de la desaparición

La Edua sobrevive de los arriendos de los bienes que le administra al municipio como el caso del Centro Comercial del Café.

El año pasado el municipio tuvo que demandar a la entidad para tratar de recuperar los recursos que se destinaron al proyecto de La Estación.  

Inesperadamente, la pandemia del SARS-CoV-2 desnudó la grave crisis financiera que atraviesa la Empresa de Desarrollo Urbano de Armenia,  Edua, y que la tiene al borde de la desaparición. 

Hace menos de un mes, el gerente de la entidad renunció irrevocablemente al cargo y en su reemplazo fue nombrado Javier Ramírez Mejía, el actual secretario de Gobierno, con la misión de adelantar  un análisis juicioso  de la entidad, lo que encontró fue una serie de irregularidades que ya están en conocimiento de los entes de control.  

“Los convenios interadministrativos, que se iniciaron en 2015 y que fueron suspendidos en 2016, han llevado a la entidad a una situación de insolvencia financiera y, por las auditorías que se han iniciado, tienen una serie de implicaciones de tipo administrativo, disciplinario, fiscal y, seguramente, penal”, explicó Ramírez Mejía.  

La historia: contratar para subcontratar  

En 2015, durante la administración de Luz Piedad Valencia Franco, el municipio, a través de la secretaría de Infraestructura, suscribió un contrato interadministrativo por $5.500.000.000 con la  Edua  para adelantar la fase 1 del complejo cultural y turístico La Estación, pese a que dicha entidad no tenía la capacidad técnica, financiera, ni el personal para poder asumir una obra de esa naturaleza.    

De inmediato, la ‘incompetencia’ se evidenció porque la  Edua  tuvo que subcontratar a 5 empresas constructoras, es decir, fraccionó el contrato, una práctica que comúnmente es utilizada para eludir los procedimientos de selección de contratistas, aunque no se encuentra expresamente prohibida en la ley de contratación pública.  

En ese momento, el municipio le entregó a la  Edua  $4.500.000.000, de los cuales $1.480.000.000 aún están en el bolsillo de los ingenieros; $1.000.000.000 están en los bancos, donde generan un mínimo interés, y el restante del dinero se pagó, supuestamente en materiales, acueducto, movimiento de tierra, mano de obra y suministros.    

Trabajos que, según Ramírez Mejía, no cuentan con las evidencias que demuestren exactamente qué fue lo que se ejecutó. “Hay fotos, pero son muy poco visibles, hay unas actas, pero sin evidencias se hace muy complejo de ver cuánto se avanzó”.  

En 2016, el alcalde Carlos Mario Álvarez Morales denunció que la administración de Valencia Franco había autorizado intervenir un lote sin contar con la autorización de usos específicos en el área afectada, es decir, en un lote que no era del municipio, sino de  Invías. Desde ese momento, todas las obras fueron detenidas, lo que explica que el macroproyecto que se anunció como el gran detonante del turismo urbano en Armenia, en la actualidad solo sea un criadero de zancudos.  

  “A raíz de esta situación, el municipio demandó a la  Edua, siendo el municipio socio de esta, y la  Edua, a su vez, demandó a los contratistas, lo que hace que sea un tema de orden jurídico y financiero, que aún está por resolverse”, aclaró el gerente encargado.  

Con la reapertura de los juzgados, la Edua tiene 18 días hábiles para poder responder a la demanda.  

  Lea también: Alcalde encargado objetó los 2 planes de desarrollo

Los otros enredos  

Cabe recordar que la Edua también manejó la cuestionada valorización, por lo cual todavía está en líos jurídicos.    

Así mismo, en 2016 adelantó un convenio interadministrativo con la gobernación del departamento de San Andrés para la ejecución de varias obras públicas, lo cual originó un escándalo por presunta corrupción.  

  RecomendadoGobernador sigue sin ser notificado de la suspensión del alcalde Ríos Morales

Efectos colaterales  

Pero, ¿por qué razón la pandemia del SARS-CoV-2 acabó de agravar la situación de la  Edua? Porque en la actualidad los únicos ingresos que tiene la entidad dependen básicamente de un contrato que tiene con el municipio para el manejo de los bienes, es decir, administra y cobra los arrendamientos.    

“Debido a la pandemia, muchos ciudadanos no han podido cancelar sus  obligaciones. Edua no  tiene con qué cubrir sus propios gastos de funcionamiento. Por eso, en la junta directiva se quiere que se haga una evaluación para encontrar alternativas o para ver si definitivamente se tiene que disolver la entidad”.    

En este momento, en la  Edua  solo hay 3 personas contratadas, el auditor interno, el financiero y la administradora del centro comercial del Café. “Antes había 13 contratistas, es decir, la capacidad en términos laborales es mínima para poder atender las obligaciones y necesidades de servicio”.  

Entre los principales ingresos con que cuenta están: el centro comercial del Café, los módulos comerciales que están distribuidos por la ciudad y la administración de los patios de circulación y tránsito. “Esos son los ingresos más importantes que tienen la entidad, pero con lo que se está recaudando no alcanza a cubrir los gastos de funcionamiento”, aclaró el encargado.  

La próxima semana se deberá realizar una nueva reunión de la junta directiva y de no encontrar una salida positiva, se tendrá que nombrar a un gerente liquidador, que determine el futuro de los contratistas y de los compromisos que tiene la entidad con el municipio.  

 

​Escuche aquí al gerente encargado de la Edua: 

 


Temas Relacionados: Armenia Edua

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net