Inicio / General / MAY 13 2012 / 8 años antes

A todas las madres del mundo

Favorito
A todas las madres del mundo

Voy a pedirle a Dios nuestro Señor, Rey de reyes y Señor de señores, que ilumine mi cerebro para escribir este poema y así poder salir triunfante. Él es Lumbre Divina y va adelante.
Pues bien ya llegó la luz a mi cerebro, me encuentro totalmente concentrado.

Madre, cinco letras tiene esta palabra y esa palabra cubre a todo el universo. Mujer que eres Madre no te asombres si en este momento te hablo yo en verso, en verso, en prosa o como a éste mi estilo de escribir así se le llame.

Madre te canto este día con mucha alegría antes de que mi pecho por ansia de hacerlo de pronto se me inflame.

Madre es aquella mujer que un día nos dio el ser y que al fin como es madre no es capaz de mirarnos con desaire, la misma que durante nueve meses soñaba todas las noches que nos llevaba en sus brazos.

La que tejió con lana nuestro vestido varias veces y también los ideó haciendo trazos. Aquella a la que todas las noches la desvelamos con nuestro llanto y en días cálidos o fríos estaba pendiente de nosotros para alimentarnos y arrullarnos con su canto.

Ella que cuando abría sus labios parecían dos pétalos de rosas. La que nos dio su sangre convertida en ese líquido perlático que llamamos leche. La misma que se hace partícipe de nuestras alegrías o amarguras, la que nos alienta con sus consejos.
El ángel de la Guarda de nosotros, que nos sirve de guía y lámpara, que ilumina el sendero por donde nuestros pies van dando pasos. La que aunque estemos viejos nos quiere como se quiere a un niño.

Para esas madres canto, para las que están vivas y para las que duermen ya el sueño profundo. Dios bendiga las madres en la Tierra en pago a su amor y a sus noches de desvelo y cuando sus ojitos los cierren en este mundo, los abran nuevamente allá en el cielo.

Ya terminé damas y caballeros mi poema, perdonen tan rústicas expresiones que quise concentrar sobre las madres para alabar a tan nobles corazones.

Ustedes dirán si me merezco un comentario, una medalla, y un premio en efectivo. Por haber escrito este poema.
Olvidaba decirles, este poema es sin aticismo.


Por: Gustavo Ríos Hernández
‘El escritor sin escritorio’


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net