Miércoles, 11 Dic,2019
Salud / AGO 19 2019 / hace 3 meses

Adultos mayores que hablan con sus amigos tendrían menor riesgo de sufrir demencia

Adultos mayores que hablan con sus amigos tendrían menor riesgo de sufrir demencia

Foto : Pixabay

La comunicación aparentemente está estrechamente relacionada con la preservación de las funciones cognitivas, en particular, la memoria y la atención.

La comunicación frecuente con amigos a la edad de 60 años puede servir como prevención cualitativa del desarrollo de la demencia en el futuro. Esto fue descubierto en un estudio a largo plazo por científicos que, durante un promedio de 28 años, siguieron la vida de más de 10 mil adultos mayores. El artículo de fue publicado por PLoS Medicine.

En muchos sentidos, el estilo de vida de una persona contribuye al riesgo de demencia: tanto a una edad más avanzada como antes. Por lo tanto, el riesgo de desarrollar esta enfermedad es mayor en personas que viven en zonas rurales, así como en personas solteras. La investigación también muestra que las relaciones cercanas con las personas ayudan a retrasar el envejecimiento cerebral, lo que a su vez contribuye a la prevención de la demencia.

Vea también: Controlar la presión arterial puede ayudar a tener una mejor salud cerebral en la vejez

En otras palabras, podemos decir que los lazos sociales están estrechamente asociados con el riesgo de demencia. Sin embargo, faltan datos obtenidos en estudios a largo plazo. Estos podrían determinar la naturaleza de esta relación y mostrar si el contacto social puede considerarse realmente un método eficaz para prevenir la demencia.


Un estudio a largo plazo

Uno de estos estudios fue realizado por Andrew Sommerlad y su equipo del University College de Londres. Para esto, analizaron los datos recopilados durante el proyecto de investigación a largo plazo de Whitehall II: en total, se seleccionaron 10.228 personas.

Lea también: Riesgo de demencia puede aumentar por el consumo de medicina para la incontinencia urinaria

Entre 1985 y 1988, proporcionaron datos iniciales: información demográfica, socioeconómica, así como de salud y estilo de vida —el proyecto Whitehall en sí estaba destinado a estudiar el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares, lo que proporcionó a los investigadores la información necesaria para analizar variables secundarias—. La edad promedio de los participantes al inicio del estudio fue de 45 años.

Entre el inicio del estudio y 2017, los investigadores recopilaron información adicional seis veces sobre la frecuencia con la que los participantes hablaban con sus amigos, si estaban casados ​​y si se comunicaban con miembros de la familia. Los participantes también aprobaron pruebas para evaluar sus funciones cognitivas varias veces y proporcionaron información sobre si sufrían de demencia.


La importancia de los amigos

Los científicos descubrieron que un alto nivel de socialización a la edad de 60 años reduce significativamente el riesgo de desarrollar demencia después: en particular, aquellos que vieron a sus amigos diariamente tenían un riesgo 12 % menor de desarrollar la enfermedad que aquellos que vieron a sus amigos solo un par de veces cada mes. Al mismo tiempo, esta relación solo encontró con amigos, no con familiares. 

Le puede interesar: Maltrato a adultos mayores podría ser causado por síndrome de colapso del cuidador

Los autores también encontraron que en los participantes de 60 años que más a menudo se comunicaban con amigos, conservaron significativamente sus funciones cognitivas, y dicha dinámica persistió durante los siguientes 14 años.

A partir de esto, los investigadores concluyen que el papel clave en la influencia de la comunicación frecuente con amigos para reducir el riesgo de demencia se ve afectado por el hecho de que la comunicación aparentemente está estrechamente relacionada con la preservación de las funciones cognitivas, en particular, la memoria y la atención.

Los factores de riesgo más objetivos para la demencia incluyen el género, la edad y el genotipo, o más bien, el gen Apoe, que codifica la apoliproteína E. El riesgo de demencia entre los portadores de una de las variantes de este gen aumenta con la edad, y esto es más pronunciado en hombres que en mujeres.


Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net