Sabado, 29 Feb,2020
Armenia / FEB 15 2020 / hace 2 semanas

Alcaldía renovó por un año convenio con los maristas en la Champagnat

Autor : LA CRÓNICA

Alcaldía renovó por un año convenio con los maristas en la Champagnat

La secretaría de Educación tiene solo dos convenios de esta clase en el municipio. 

Tanto padres de familia, como estudiantes y egresados de la institución educativa de Armenia mostraron su satisfacción con el modelo pedagógico. 

Luego de dos meses de incertidumbre, la alcaldía de Armenia confirmó que los hermanos maristas administrarán, por un año más, el servicio educativo de la institución Marcelino Champagnat, localizada en el barrio Las Acacias. (En contexto: “No hemos contemplado cierre del colegio Marcelino Champagnat”: Henry Gómez, secretario de Educación)

El convenio, que fue renovado con la autorización del ministerio de Educación, asciende a $300 millones, cifra igual a la del año 2019 y según Mario Alberto Álvarez Marín, secretario de Educación del municipio, se pudo llevar a buen término debido a la actualización del estudio de insuficiencia educativa que realizó la entidad.

“El convenio se venía firmando con los hermanos maristas desde hacía varios años y estaba sustentado en un ejercicio técnico con datos del 2019. Pero hace 20 días nos reunimos con el ministerio, mostramos el nuevo alcance del estudio de insuficiencia, con elementos actualizados a febrero de 2020 y se nos autorizó renovarlo”, explicó Álvarez Marín.

No obstante, quedó claro que la única responsable de esta contratación es la secretaría de Educación y si bien la cartera nacional entendió la pertinencia de generar un proceso de transición, se reiteró que es un hecho que la sede Marcelino Champagnat debe ser administrada por el ente territorial.


Solo dos convenios de este tipo en la ciudad

La secretaría de Educación solo tiene firmados dos contratos de esta clase, el primero en la institución educativa Laura Vicuña —localizada en el barrio Bosques de Pinares— y el segundo en el Marcelino Champagnat. Ambos contratos se suscribieron porque los colegios públicos que había  en esos sectores se ‘quedaban cortos’ para atender a la cantidad de niños en edad escolar del área de influencia, es decir porque había insuficiencia educativa.

Recomendado: “En ningún momento suplicamos para que nos prestaran el ascensor”

 

El modelo marista

Ximena Andrea Naranjo Molina, coordinadora de los procesos evangelizadores de la Marcelino Champagnat, explicó que el modelo pedagógico es importante en la formación porque consigue un mayor acercamiento entre estudiantes, profesores, directivos e, incluso, beneficia a la comunidad en general.

“Gracias al trabajo de las comunidades vida del colegio, que son coordinadas por estudiantes de grado once y que se rigen por los pilares maristas, los habitantes del barrio Las Acacias se han beneficiado en temas sociales y de cultura ciudadana, como la formación sobre el cuidado del medio ambiente”. 

De esa manera se recuperó el polideportivo, localizado detrás del colegio. “Logramos que lo pintaran, le instalaran energía, recuperaran los juegos infantiles y ahora se utiliza para torneos y no para el consumo de estupefacientes”. 

De acuerdo con la expersonera del colegio, Camila Bermúdez Ariza, el modelo pedagógico inculcado por los hermanos conlleva cambios personales que, aún siendo egresada, tienen impacto positivo en la vida personal. 

De su interés: 
Crece preocupación de estudiantes del colegio Marcelino Champagnat

“Antes de ingresar al plantel yo era una persona arrogante, que solo pensaba en mí, pero la institución me transformó y encontré mi vocación como trabajadora social. Esto no se trata de creer en Dios, sino de sentir. Yo tuve compañeros que estaban en las drogas y que cambiaron gracias al modelo”. 

En el mismo sentido, Jaír Antonio López Ortiz, presidente del consejo de padres, calificó la formación impartida en la institución como un ejemplo para transformar el pensamiento de los estudiantes, a través de la disciplina y el servicio social.

“Es importante que los sectores vulnerables de la ciudad cuenten con este tipo de ofertas. Yo tengo tres hijos, dos estudian en la Marcelino, y la diferencia se nota mucho, no tanto en lo académico, sino en la forma de pensar, actuar o decir las cosas. Me atrevo a decir que el modelo es muy bueno”. 



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net