Inicio / Al descubierto / DIC 06 2019 / 8 meses antes

Almas femeninas que son luz en la vida de las personas

Favorito

Autor : Héctor Javier Barrera Palacio

Almas femeninas que son luz en la vida de las personas

Leidy Julieth Ramírez, segundo puesto en la Mujer Comfenalco, Lina Tatiana Galindo Giraldo, ganadora del tercer puesto y Ernestina Mahecha, merecedora de la mención de honor.

Así son Leidy Ramírez, quien trabaja con niños que padecen enfermedades de alto costo; Lina Tatiana Galindo, dedicada a ayudar a los habitantes de calle, y Ernestina Mahecha, trabajadora social de la Policía. 

 

Leidy, la sensibilidad en carne y hueso 

Aunque hace un trabajo silencioso, pero muy valioso con los niños que padecen enfermedades de alto costo, asegura que “no le gustan mucho las postulaciones a premios, pero que le hayan reconocido su gestión al otorgarle el segundo puesto de Mujer Comfenalco Quindío es algo que no esperaba”. 

Desde su lecho de enferma, donde se recupera de algunos quebrantos de salud que le impidieron asistir a la ceremonia de reconocimiento, Leidy Julieth Ramírez Carmona rememoró que cuando cursaba sexto semestre de publicidad empezó a laborar con una fundación que apoyaba a niños con cáncer y allí se enamoró del trabajo social. Su sensibilidad por ayudar a pequeños que padecen, no solo esa enfermedad, sino diferentes síndromes, parálisis y hasta retraso mental, ha sido tanta que en 2013, cuando nació su bebé, decidió decirle a su esposo que no iba a laborar más y que se iba a dedicar a lo social y así lo hizo. 

Ella tiene claro que “quien no vive para servir, no sirve para vivir”. Hoy cuenta con 30 años de vida y lleva 9 de ellos liderando la fundación Lazos Humanos. 

Desde allí ha aprendido a ser más humana ayudando a los demás, impactando vidas y creando una luz de esperanza en cada uno de esos seres a los que se entrega en cuerpo y alma. A ellos les brinda un apoyo integral desde lo emocional y espiritual y hasta en lo material. Gestiona donaciones para el mejoramiento de vivienda de los pacientes, les da suplementos alimenticios, vestuarios, recreación, capacitaciones, mercados, oportunidades laborales para los padres y asesorías jurídicas. Lo más duro para ella en esta bella labor ha sido ver partir a los pequeños. “Ya uno aprende que descansan de ese cuerpo enfermo, pero eso genera un choque muy fuerte de emociones, sobre todo cuando no se le pudo dar lo que necesitaba”. Pero no todo es tristeza, también pasan cosas bellas, como ver sonreír a los niños o recibir los gestos de agradecimiento de los padres, eso para Leidy Julieth Ramírez Carmona no tiene precio y es el mejor pago. 

Recomendado: Un ángel que vive para servir a los enfermos de cáncer


Lina, la salvadora de los habitantes de calle 

El rostro se le iluminó al ser proclamada por el jurado calificador como la ganadora del tercer puesto de Mujer Comfenalco Quindío. Se trata de Lina Tatiana Galindo Giraldo, egresada de trabajo social de la universidad del Quindío. Desde 2012 llegó a esta región para ser una luz en el camino de esos seres estigmatizados por la sociedad: los habitantes de calle. Ha luchado por su dignidad y por incluirlos de nuevo a la sociedad. En esencia, por recuperar a esos seres humanos que por distintas circunstancias de la vida cayeron en desgracia. 

Fue la autora de una investigación titulada ‘Aspectos que configuran la habilidad de la calle’, en la que dio protocolos de orientación, atención y acompañamiento integral a las personas sin hogar en Armenia. Muchos de ellos le agradecen el hecho de estar recuperados, reintegrados a la sociedad con oficios que les dan dignidad y calidad de vida. Gracias a su gestión social pudieron salir de esa selva de cemento. 

Desde 2016 participa en el Hogar Madre de la Misericordia, coordinado por la alcaldía de Armenia y la Pastoral Social para generar procesos de inclusión con la población mencionada. En la actualidad trabaja desde la secretaría de Familia de la gobernación del Quindío en el programa habitante de calle, donde ejecuta procesos de caracterización y acciones encaminadas a una atención más humana a esta comunidad. 

El jurado calificador destacó en su veredicto que “Lina Tatiana ha descubierto la importancia de restituir los derechos sociales a los habitantes de calle, quienes pierden su condición de ciudadanos. Es un ejemplo de amor al prójimo que, con actitud positiva y entrega personal beneficia a los habitantes de calle, por lo que merece el reconocimiento social al ser promotora de la política pública y de una dinámica humana, más en esta ciudad donde se ha perdido la confianza en lo público”.

Recomendado: Con disciplina, Jacobo Gallo logró el mejor Icfes del Quindío


Ernestina, el alma de lo social en la Policía 

Ella es el ángel de los policías. La mayor satisfacción de la trabajadora social de esa institución, Ernestina Mahecha Villanueva, es ver felices a los 135 uniformados en uso de buen retiro que atiende. Por eso en ella siempre encontrarán una mano amiga que, con un grupo interdisciplinario, les brinda atención gerontológica, desarrollo de habilidades cognitivas, de la memoria, ejercicios de actividad física, apoyo sicológico a ellos y a sus familias cuando sufren alguna tragedia, atención médica, terapia ocupacional, cultivos en la huerta del comando de la Policía del Quindío, entre otras labores que contribuyen a mejorar su calidad de vida una vez se retiran de la institución. 

En esa loable gestión de acompañamiento sicosocial lleva 25 años en la Policía y de ellos dos han sido en el Quindío. Para ella, la mención de honor que le otorgó Comfenalco le produjo “una enorme alegría, porque demostramos que estamos aquí con el personal, tanto activo como de la defensa”. Mahecha Villanueva, de 47 años de edad,  también es la esposa del coronel Luis Hernando Benavides Guancha, comandante de la Policía Quindío. En la institución coordina dos programas: Vive a plenitud, que es para la reserva activa y para el personal adulto mayor, y Mi nueva oportunidad, enfocado en policías que están próximos a retirarse. Para ayudarlos, ella gestiona apoyos recreativos mediante convenios con Comfenalco, también ha establecido alianzas con el Sena para el manejo de la huerta. De la universidad del Quindío tiene dos gerontólogas. 

Los policías no escapan a los dramas de la vida: la soledad,  el hecho de no encontrarle sentido a la vida cuando ya no encuentran nada qué hacer,  enfermedades que los agobia y hasta con intentos de suicidio le ha tocado lidiar a Mahecha Villanueva. Los grupos sociales que ella maneja son precisamente para el reencuentro, para la actividad y para apoyarlos integralmemente en todas esas adversidades que plantea la existencia de los uniformados retirados. “No ven la hora de venir acá para estar con nosotros, para mí, esa es la gran alegría”, afirmó con orgullo. 


Héctor Javier Barrera Palacio
LA CRÓNICA

 



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net