Jueves, 20 Sep,2018

Economía / ENE 29 2018 / Hace 7 Meses

Arañera y gotera, enfermedades provocadas por lluvias, afectan cafetales de Filandia

El presidente del Comité Departamental de Cafeteros, Jesús María Franco, explicó que el problema se da en zonas donde hay mucha humedad y en árboles viejos.

Arañera y gotera, enfermedades provocadas por lluvias, afectan cafetales de Filandia

El 40% de los cultivos de la finca El Recreo de Filandia se encuentran afectados por ambas enfermedades.

William Alfonso Torres González, representante del Comité de Cafeteros en Filandia, indicó que las lluvias durante el mes de diciembre e inicios de enero ha traído como consecuencia enfermedades como la arañera y la gotera en los cafetales del municipio.
 

“El mal clima ha estado afectando todos los cultivos porque las heladas que se han dado en las horas de la madrugada afectan de manera indiscutible este tipo de plantación. En el caso del café hay una especie de proliferación de gotera y arañera, enfermedades que se dan en condiciones lluviosas, sobre todo en lotes muy cerca a las quebradas”.


Recomendado: Refuerzan variedades resistentes a la roya; Quindío con 30% de cultivos susceptible

Eleuterio Torres, cafetero de Filandia y quien está a cargo de la finca El Recreo de la vereda Los Tanques desde hace 10 años, cuenta con cerca del 40% de sus plantaciones infectadas con arañera y gotera

“Ese problema siempre ha acompañado los cafetales, lo que pasa es que ahora con la mayor humedad el problema se ha disparado enormemente. Por la densidad del cultivo y la mayor humedad es muy reincidente la situación, pero no es cierto que sea por la edad del cafetal, yo pienso que es tanta la humedad, que se han afectado inclusive cafetos nuevos, pues en la finca yo he manejado renovaciones cada año en un 20%”.

Relató que “el tema de gotera es muy frecuente, ella empieza con unas manchas parecidas a la roya, tumba la hoja totalmente e invade todo el árbol, mientras que la araña o arañera también seca la hoja del árbol, pero la deja colgada de un hilo, lo cual afecta la producción en un 100% porque la hoja es el pulmón del árbol y al no haber respiración, el fruto se pierde también”.

El cafetero manifestó su preocupación porque en enero, cuando debieron haber salido buenas floraciones, estas fueron muy escasas

“Estamos preocupados para lo que es fin de año, no creo que vaya a haber mucho café. En la finca hay otras alternativas que no son muy representativas, tenemos el plátano que es el segundo renglón de producción en el predio, pero la gran mayoría es el grano y veo con preocupación el tema de la afectación por tanta lluvia”.

Recomendado: “Variabilidad climática tiene comprometidas las cosechas de café de 2018”

Agregó: “Es cierto que estas enfermedades se pueden controlar, hay una serie de agroquímicos que ayudan a hacerlo, pero yo como cafetero, y en nombre del sector, le digo que los precios que tenemos son los de 1983, entonces nosotros como hacemos frente a esto, solos no podemos y hablo en especial por los pequeños productores”.

Jesús María Franco, presidente del Comité Departamental de Cafeteros del Quindío, precisó que la gotera y la arañera se caracterizan por desarrollarse en cafetales relativamente viejos o muy viejos y en sitios muy húmedos, cerca de los guaduales, donde hay mucha sombra. Dijo que el mejor remedio para cualquiera de esas dos enfermedades son cafetales nuevos y los días de calor.
 

Renovación de cafetales

El pasado miércoles, la Federación Nacional de Cafeteros, FNC, anunció que quienes hagan renovación de cafetales en el 2018 tendrán un auxilio de $250 por árbol

El presidente del comité en el Quindío explicó que “lo mejor para el departamento sería renovar unas 5.000 hectáreas, el 20% del área es lo ideal para renovación cada año. Normalmente la región renueva entre 2.500 y 3.000 hectáreas y es una de las zonas del país con la caficultura más joven”.

Lea también: Cinco sectores productivos impulsarán empleo en el Quindío

Según Jesús María Franco, la renovación depende de factores como la distancia de la densidad, con cafetales de 7.000 a 10.000 árboles la renovación debe hacerse cada cinco años y puede esperar un plazo de seis a siete años si la densidad es inferior.

Los interesados en realizar el proceso y acceder al beneficio pueden acercarse a las oficinas de extensión ubicadas en cada municipio donde podrán hacer su inscripción, informar sobre la renovación que ya hizo o su intención de hacerlo.
 

Preocupación por floraciones

El representante del comité de cafeteros en Filandia advirtió que hay comentarios entre los caficultores de preocupación, pues la floración no se ha podido dar con normalidad. “Cada comité municipal tomó la decisión de mandar una carta para pedir apoyo a las alcaldías, porque debido al mal tiempo no sabemos de qué vamos a vivir porque no hay condiciones para que se dé el grano. Los municipios más afectados son los que están por encima de 1.500 metros sobre el nivel del mar como Filandia, donde hay 795 fincas cafeteras, además de Circasia, Génova y Córdoba”.

Jesús María Franco, presidente del comité departamental, indicó que las floraciones responsables de la cosecha cafetera de octubre, noviembre y diciembre se deben dar a partir de febrero, por lo que es muy prematuro pensar que haya habido una afectación seria.

Le puede interesar: Producción de café nacional cerró 2017 en 14,2 millones de sacos

“Si bien el clima ha sido muy lluvioso en los últimos días de diciembre y el mes de enero, tiene que incidir en la producción, pero una buena cosecha depende de diferentes factores como la variedad, la edad del cultivo, las prácticas de cultivo que se haga y el clima. Soy un convencido de que un cafetal nuevo, bien manejado y con una adecuada fertilización florece muchas veces independientemente del clima, pero debemos confiar que con unos 10 o 15 días que no haya lluvia son suficientes para que se tenga una buena floración”.

Franco explicó que normalmente hay dos épocas de recolección de café en el país, una es marzo, abril y mayo y otra en octubre, noviembre y diciembre. En el Quindío, en la zona de cordillera, la mayor cosecha es en marzo abril y mayo y a final de año es lo que se conoce como la de mitaca. En la zona plana, es decir, Armenia, Quimbaya, Montenegro, la principal es a final de año y en el primer semestre es la de mitaca.


2018, un año difícil para los cafeteros

El gerente de la Federación Nacional de Cafeteros, FNC, Roberto Vélez Vallejo, en entrevista con Caracol Radio, manifestó que el gremio enfrenta un año muy difícil, primero por el precio del grano que en la cotización ronda los USD$1,20.
 

“Una de las cosas que más nos complica la vida es el fortalecimiento del peso, una cosa son USD$1,20 multiplicado por $3.000 y otra cosa es multiplicarlo por $2.850, eso ya nos da una carga que está entre $700.000 y $750.000, que es muy en la línea de lo que puede ser el precio de producción de café hoy, a duras penas estamos sacando el costo de producción”.


Le puede interesar: Estadio Centenario presentó su marca de café

Vélez Vallejo precisó que aspira que a finales de enero tengan un primer pronóstico de lo que puede ser la cosecha del primer semestre, “pero de acuerdo con las floraciones que vimos no parece que fuera a ser bueno”.

“Estamos con los dedos cruzados a ver si deja de llover, porque este fenómeno de ‘La Niña’, aunque moderado, no ha hecho sino, de alguna manera, aguar el panorama cafetero porque nuestras floraciones no se han dado para la cosecha del segundo semestre, la zona cafetera ha estado sometida a lluvias, así las cosas, si no hay flores, dentro de 8 meses no veremos frutos”. 

El gerente general dijo que los cafeteros atraviesan un momento difícil con una producción baja y un precio que apenas cubre los costos, lo que no le augura una buena perspectiva para el 2018.
 

Dignidad Cafetera hace un llamado

En los últimos días, la asamblea nacional de Dignidad Cafetera se dio cita en Neiva, Huila, para discutir sobre las dificultades por las que atraviesa el sector, por lo que hicieron un recuento del estado del gremio y un llamado al gobierno nacional para que les brinde alternativas que les permita salir adelante con la producción del grano.

Dentro de lo que argumenta el sindicato es que “la forma de definir el precio interno del grano, tomando como base el precio en la bolsa de Nueva York, el valor del dólar en pesos y la prima mundial del café colombiano, está llamado a modificación. El precio debe definirse con base en los costos de producción y una tasa de ganancia para los agricultores, para lo que hemos propuesto la necesidad de crear un fondo de estabilización de precios para el grano, pero el gobierno se ha negado a aplicarlo”.

Lea también: En 2017, aumentaron en un 30% las ventas de café en el departamento

Reclaman también sobre crédito, precio de abonos, creación de nuevas tecnologías, reforma estatutaria de la Federación Nacional de Cafeteros y sobre temas como la falta de mano de obra y el cambio climático, señalando que se está agotando el modelo cafetero, afectado además por la falta de apoyo estatal.


Redacción
LA CRÓNICA

 

 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net