Inicio / Al descubierto / AGO 14 2020 / 2 semanas antes

Armando Espinosa, el geólogo que pone a ‘temblar’ a más de uno con sus afirmaciones

Favorito

Autor : Héctor Javier Barrera Palacio

Armando Espinosa, el geólogo que pone a ‘temblar’ a más de uno con sus afirmaciones

Armando Espinosa Baquero, reconocido geólogo colombiano radicado en Quindío.

Es uno de los historiadores de la ciencia más importantes de Colombia.

Cuando se habla de Armando Espinosa Baquero, más de uno tiembla y no porque sea una persona que produzca miedo con sus actos, sino porque es una eminencia en estudios de sismicidad. De hecho, en noviembre de 2016, el Departamento Administrativo de Ciencia, Tecnología e Innovación, Colciencias, lo destacó como investigador emérito.

Él aseguró que debido a sus cálculos estadísticos, durante un evento académico de la Sociedad de Ingenieros del Quindío, en octubre de 1998, predijo el terremoto del 25 de enero de 1999 registrado en el Eje Cafetero.

Es nacido en Bogotá, pero estudió geología en Ginebra, Suiza, durante 11 años. Trabajó en Ingeominas y hace 25 años labora en el observatorio geológico de la Universidad del Quindío, donde investiga la historia de los terremotos en Colombia. Hace 10 años es asesor del Servicio Geológico Colombiano y aunque en 2007 se jubiló como docente de tiempo completo en la alma mater de los quindianos, hoy sigue dictando su cátedra de geología para ingenieros. En conversación con LA CRÓNICA narró cómo llegó a ser lo que es, habló de su trayectoria y del riesgo latente de sismicidad que hay en el país.

¿Qué lo llevó a convertirse en un experto en sismicidad?

Soy geólogo y estudié también geofísica, que es una rama afín a la sismología. Yo estaba  en el sur cuando ocurrió el terremoto de Popayán en 1993. A raíz de ese sismo empezamos a hacer los primeros estudios sobre la sismicidad y las fallas geológicas. Esa tragedia nos cambió a muchos la orientación de nuestros estudios. Yo terminé estudiando primero los sismos y luego las fallas que los producen. Esa catástrofe de Popayán también le cambió el enfoque a muchas entidades. A Ingeominas, que se dedicaba a la geología, le tocó por directrices del gobierno, encargarse de un nuevo campo que eran los desastres naturales geológicos: sismos, erupciones y deslizamientos. Pocos años después ocurrió la erupción del volcán nevado del Ruiz y el deslizamiento de Villatina. Se puede decir que a partir de ahí cambió todo en el país.

¿Cuál es su función en el Observatorio Sismológico de la Universidad del Quindío?

Estuve en Ingeominas hasta 1995. Ingresé a la Universidad del Quindío como docente de planta por concurso. El observatorio se formó después del terremoto en el departamento. La universidad tiene un convenio con la Academia Colombiana de Ciencias y por medio de esa alianza llevo 25 años estudiando los terremotos históricos en la región y en Colombia. Posteriormente empecé a estudiar las fallas geológicas, que son las rupturas donde se producen los sismos. También soy docente, dicto la clase de geología para los ingenieros.

¿A qué se deben los sismos constantes en esta zona del país?

Esa es la actividad sísmica normal de una cadena de montañas como los Andes. No es nada raro que eso ocurra. Es más, llevamos 20 años en el país sin un sismo grave y estadísticamente, durante todo el siglo XX, cada 20 años tuvimos un sismo grave con daños y muertos. Estamos un poco pasados de tiempo. En Colombia en cualquier momento pueden ocurrir un movimiento telúrico grande. 

¿Qué lo llevó a tener la certeza de que se iba a registrar un terremoto en el Eje Cafetero?

Haciendo una estadística de los sismos anteriores me di cuenta de que más o menos, en el siglo XX, había ocurrido un sismo de intensidad 7 aproximadamente cada 20 años y teniendo en cuenta que el último había sido en 1979, era de esperarse que el siguiente viniera en esos años. Esta predicción la publicó LA CRÓNICA el 16 de octubre de 1998. Yo no hice ninguna divulgación especial de eso. La Sociedad de Ingenieros del Quindío organizó un ciclo de conferencias en el que dicté una charla sobre la sismicidad de la región y ahí presenté los resultados de esos estudios.

Ya han pasado más de 20 años después del terremoto en el Eje Cafetero. ¿Hay probabilidad de que ocurra otro?

Probabilidad no, es seguro, lo que pasa es que la fecha no la sabemos. Digamos que estadísticamente la periodicidad es de 20 años, pero pueden ser 25 o un poco más. Que van a ocurrir sismos es seguro, porque tenemos todas las fallas y los rasgos que indican que eso va a seguir.

Vea también: Pedro Durán Sánchez fue el mejor chef del Eje Cafetero en los premios La Barra

¿Cómo cree que están hoy las unidades de gestión del riesgo para atender una tragedia de semejante magnitud?

En Colombia se ha dado mucho progreso en cuanto a la preparación para esos eventos. Hoy contamos con un Sistema Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres con oficinas departamentales, municipales, con comités que están trabajando, hay toda una preparación que ha mejorado mucho. Por otro lado, tenemos códigos de construcciones y sismorresistencias, en los que cada edificación tiene que respetar unas normas y se puede esperar que los nuevos edificios se comporten mejor. Pero por otro lado, no siempre las normas se respetan, no siempre la gente tiene conciencia de que esto es una realidad, entonces estamos con la balanza para un lado y para el otro. Hay que tener en cuenta que se ha construido en zonas de la ciudad que nunca estuvieron ocupadas y no sabemos cómo van a responder esos suelos.

Después de muchos años de gestiones se ha logrado que se apruebe el estudio de microzonificación de Armenia y de los municipios, el cual nos va a decir en cada punto de la ciudad y de los cascos urbanos de las localidades, cómo se va a comportar el suelo y ahí tendremos más elementos y prepararnos para un futuro evento, pero es clarísimo y el último terremoto lo mostró, que hay zonas de la ciudad con suelos que son más vulnerables que otros. En unos 2 años tendremos un mapa que nos va a permitir reaccionar y planificar mejor.



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net