Domingo, 05 Abr,2020
Armenia / FEB 17 2020 / 1 month before

Así va el Programa de Alimentación Escolar en Armenia

Autor : Carlos López Rodríguez

Así va el Programa de Alimentación Escolar en Armenia

El menú fue diseñado por la nutricionista de la secretaría de Educación, con base en las exigencias del ministerio.

LA CRÓNICA visitó cuatro colegios, dos visitas acordadas y dos de sorpresa, para conocer la opinión de los estudiantes. 

En Armenia, el Programa de Alimentación Escolar, PAE, se está implementando paulatinamente, desde la presente semana la cobertura llegará al 70 %. Según la secretaría de Educación, la meta es entregar 7.500 complementos tipo almuerzo y 18.500 refrigerios diarios, lo cual espera cumplir a mediados del mes de marzo. 

“Esto se debe a que estamos terminando el arreglo de once restaurantes y construyendo el del Casd”, precisó Mario Alberto Álvarez Marín, titular de esta cartera.

El funcionario aseguró que, desde el 3 de febrero, día en que comenzó la operación de la unión temporal Nutri-Armenia 2020, se está realizando un control permanente para que la ejecución del PAE se lleve a cabo a feliz término. 

Es de recordar que la inversión prevista para este año asciende a $9.056 millones, para la atención de 26.000 estudiantes en 72 sedes educativas oficiales, incluidas las localizas en el sector rural.

Precisamente para conocer y ver la realidad de estos primeros días de implementación del programa, LA CRÓNICA visitó cuatro instituciones educativas de la ciudad, El Caimo —sede La Esperanza—, Laura Vicuña —en el barrio Bosques de Pinares—, La Cuyabra —en el barrio La Miranda— y Nacional Jesús María Ocampo —en el barrio Miraflores—, allí se pudo constatar que los beneficiarios están satisfechos, incluso algunos mencionan que los almuerzos, tanto en calidad como en cantidad, han mejorado, si los comparan con lo que les daban año pasado. 

Recomendado: 
$12.575 millones, inversión del PAE en 2020


No se acostumbran a la ensalada

Según Leidy Kathering Rozo Guzmán, uno de los seis profesionales en ingeniería de alimentos al servicio de la secretaría de Educación de Armenia que diariamente recorren las instituciones educativas, los complementos alimenticios que se ofrecen en las 72 instituciones educativas son diseñados por una nutricionista, quien se encarga de elaborar los ciclos de menú, que se rotan por 20 días. 

“El menú está compuesto por una proteína —pollo, carne o huevo—, un derivado de cereal —arroz o pasta— un tubérculo o raíz —papa o plátano—; ensalada y jugo. Mientras que el refrigerio, por su parte, tiene un componente lácteo —kumis, yogur, leche o leche saborizada—; un derivado del cereal —mojicón, croissant, pan relleno de arequipe, mantecada— y fruta”.

Debido a las encuestas realizadas a los niños, han podido identificar que entre los alimentos de menor aceptación están la yuca, la arracacha y, sobre todo, las verduras. 

“Para que ellos las consuman, estamos implementando preparaciones con ingredientes complementarios como el queso, las frutas o, incluso, el yogur. Sin embargo, las ensaladas no se retiran del menú porque es una exigencia del ministerio, por eso estamos trabajando para que los muchachos tengan una mayor aceptación”, reiteró.
 

En la zona rural también hay PAE

En la institución educativa El Caimo, sede La Esperanza, se están repartiendo los refrigerios desde el 3 de febrero y los almuerzos desde el 5 de febrero. 

La cobertura alcanza 167 estudiantes, de los 180 que conforman la población total de esta sede. No obstante, a partir de este lunes se espera un aumento de cupos.

Cada día de clases los refrigerios de la jornada de la mañana se reparten desde las 10:00 a. m., mientras que los almuerzos, a partir de las 11:40 a. m.

Le puede interesar: 
Quindío solidario 2020 será el operador del PAE departamental


Los estudiantes opinan

Juan Manuel, estudiante de grado sexto:

“A mí me gusta todo el almuerzo. Me parece que es igual de bueno al que me sirven en la casa. Me gustan las sopas, la carne”.

Alexander, estudiante de grado sexto:

“La comida siempre está muy rica. Me gustan mucho las tajadas y la carne, pero el día que más me gusta es el viernes. No me gusta la ensalada de aguacate”.
 

Cien almuerzos más que el año pasado

En la institución educativa Nacional Jesús María Ocampo, localizada en el barrio Miraflores —vía Armenia-Montenegro— diariamente se entregan 380 almuerzos y 479 refrigerios, sin embargo, se espera que desde esta semana la cifra crezca. 

“Estábamos trabajando con base en los datos del año pasado, pero vemos que tenemos necesidad de cubrir una población mayor, por eso vamos a subir 100 almuerzos y 100 refrigerios”, explicó Juan Carlos Cañón Sosa, enlace PAE de la institución, al tiempo que recordó que el colegio cuenta con 750 estudiantes en la sede principal. 

“En teoría todos los estudiantes deberían pertenecer al PAE, pero algunos manifiestan que no lo quieren, entonces se le pide al papá que diligencie un formato en el que constate que renunció a ese derecho”, explicó.

Le sugerimos: No les cumplieron a las manipuladoras del PAE
 

El estudiante opina

Kevin, grado quinto:

“El almuerzo está muy rico. Después de que me lo como, yo no quedo con hambre”.
 

Para fortalecer la jornada única

En la institución educativa Laura Vicuña, localizada en el barrio Bosques de Pinares, el programa está enfocado en fortalecer la jornada única. Diariamente se reparten 250 refrigerios y 50 almuerzos. En el colegio hay 870 estudiantes, pero la gran mayoría únicamente estudia en la mañana. 

“En la institución cada mes se realiza un comité de alimentación escolar donde se analiza la implementación del programa, si hay nuevas peticiones de cupos se remiten a la secretaría y ellos evalúan si es posible hacer el ajuste”, explicó Juan Carlos Guevara Vega, enlace del programa con la secretaría. 

El funcionario explicó que el año pasado en la institución se realizó un tamizaje de toda la población escolar, para evaluar su condición física y se descubrió que solo seis estudiantes estaban por debajo del peso ideal y 30 estaban por encima, lo cual fue reportado a los padres de familia. 

El estudiante opina

Nicole Sofía, estudiante de grado cuarto:

El almuerzo está muy rico, es un poquito menos delicioso que el de mi casa, pero me gustó, apenas quedo bien”. 

Mariana, estudiante de grado cuarto: 

“Me gusta todo, las señoras me atienden muy bien y es apenas para mí”. 

Dulce María: 

“Lo que más me gusta es que nos da los refrigerios y el almuerzo con harto amor, harto cariño. Mi parte favorita es el jugo y la carne molida”.
 

Desde este lunes mejora la cobertura

Localizada en el barrio La Miranda, la institución educativa Ciudadela Cuyabra fue uno de los colegios visitados por LA CRÓNICA sin previo aviso. La institución educativa cuenta con 600 estudiantes.  

Aquí se pudo conversar también con las mujeres que trabajan en la preparación de los alimentos. Ellas expresaron que el año pasado el operador les cumplió con todas las obligaciones de ley, a diferencia de lo que sucedió en los demás municipios del departamento del Quindío, donde a las manipuladoras aún les están debiendo plata. “Están al día y las condiciones están muy bien”, dijo una de ellas que prefirió mantenerse en el anonimato.

Luis Morales, coordinador de la Ciudadela y enlace del programa PAE, relató que desde hoy se normaliza la prestación del servicio en la institución. “En la sede principal, se van a repartir 307 almuerzos y 367 refrigerios; mientras que en la sede Luis Bernal vamos a tener 122 almuerzos y 151 refrigerios. Estas cifras resultan del recorrido que se hace salón por salón para conocer quiénes lo necesitan. Algunos estudiantes viven cerca y prefieren almorzar en sus casas”. 

Lea también: “En ningún momento suplicamos para que nos prestaran el ascensor”


El estudiante opina

Alexandra, estudiante de grado noveno:

“Con el transcurso de los años el programa ha mejorado mucho. Parece que este año trajeron a unas señoras que cocinan mejor. Lo único que me gustaría sería que variaran los tipos de jugo, casi siempre es de lo mismo”.


Sariyi, grado noveno:

“Los años anteriores estaban dando alimentos muy malucos: no le echaban sal al arroz, servían muy poquito, pero este año está mejor y sirven harto”.


Carlos Alberto, grado noveno:

“Lo único que tengo para quejarme es que los refrigerios no alcanzan para todos los estudiantes. De resto, el almuerzo, el sabor y la atención están muy bien”. 



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net