Sabado, 07 Dic,2019
Región / AGO 01 2015 / hace 4 años

Cabo Edward Ávila recibió la llave de uno de sus sueños

Cabo Edward Ávila recibió la llave de uno de sus sueños

Wilson Orlando Ávila, padre del cabo; María Elena Ramírez, madre; Rengifo, Policía Militar; Elizabeth Salazar, esposa del suboficial; Sara Michell, hija; Luis Carlos Villegas, ministro de Defensa; Alberto José Mejía Ferrer, comandante del Ejército

El cabo primero del Ejército Nacional Edward Orlando Ávila Ramírez tiene desde ayer casa propia, gracias a un trabajo en unión de las Fuerzas Militares de Colombia y el banco Popular, que le entregaron las llaves de la vivienda ubicada en el barrio Ciudadela del Café.

El militar, que en labores de desminado perdió sus piernas al pisar un artefacto instalado en un parque infantil por el Ejército de Liberación Nacional, Eln, compartió con sus familiares y amigos en el que calificó como uno de los momentos más felices de su vida. 

Luis Carlos Villegas Echeverri, ministro de Defensa, encabezó el acto al que asistieron los mandos militares, así como la gobernadora del Quindío, Sandra Paola Hurtado Palacio, y la alcaldesa de Armenia, Luz Piedad Valencia Franco.

La casa cuenta con  tres habitaciones, baño, sala y comedor; el conjunto residencial, por su parte, tiene zonas verdes, piscina y gimnasio.

“Se trata de un reconocimiento del Ejército Nacional y la Octava Brigada a la heroica tarea de este suboficial, que con su sacrificio evitó que resultaran afectados los niños de Convención”, dijo Alberto José Mejía Ferrer, comandante del Ejército.

Villegas aseguró que Ávila le ha dado ejemplo a Colombia y al mundo y que encarna la fortaleza que tiene Colombia para salir adelante.

“Es un honor para mí hoy estar acá y estrecharle la mano a un héroe de la patria y además ser uno de los primeros invitados a ese lugar con el que tanto soñó y que hoy abre sus puertas, unas puertas que resguardarán a uno de los prohombres de Colombia y a los seres que ama”, dijo.

Portando un cuadro de la virgen María que le fue obsequiado y custodiado por guardia de la Policía Militar, el suboficial estrenó la vivienda que a su llegada encontró protegida por una bandera de Colombia, a la que miró con orgullo luciendo su emblemática boina verde.

Rodolfo Palomino López, director de la Policía Nacional, felicitó a Ávila por el valor mostrado.

El cabo, al lado de su esposa, Elizabeth Salazar, manifestó que se sentía orgulloso de defender al país e instó a los representantes de las Fuerzas Militares que no bajen la guardia.

“A todos los compañeros les digo que entreguemos todo lo mejor, que estamos en la mejor institución que tiene el país y debemos estar agradecidos por este privilegio. Es una labor de sacrificio, de entrega, pero todo esto lo vamos a ver compensado un día cuando hayamos cumplido nuestro objetivo. La institución no me ha abandonado y yo no voy a abandonar a mi institución: todavía tenemos una misión que cumplir”.


Por Oliver Gómez Solarte


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net