Domingo, 22 Sep,2019
La Salida / JUL 31 2019 / hace 1 mes

Carta de las mujeres de este país, ficción de una realidad violenta

En la obra de Freddy Yezzed, las madres, esposas y hermanas le escriben a sus desaparecidos y a sus familiares asesinados durante el conflicto armado colombiano. 

Carta de las mujeres de este país, ficción de una realidad violenta

Carta de las mujeres de este país, nuevo libro del poeta Freddy Yezzed.

El poeta Freddy Yezzed, ganador del premio Ciudad de Buenos Aires Macedonio Fernández, presentó en el Café gato bohemio de Armenia, su más reciente libro Carta de las mujeres de este país, una historia ficticia sobre el dolor de las féminas al perder a sus seres queridos por la violencia en Colombia. 

¿Por qué visitó el Quindío?
Venimos haciendo una serie de presentaciones por Colombia junto al escritor y poeta Eduardo Bechará. Los libros que estamos presentando son Metamorfosis I, las bestias del deseo, de Eduardo, que habla de la parte idílica del amor y también de la parte sórdida; y el segundo ejemplar es Carta de las mujeres de este país, de mi autoría, donde las madres, esposas y hermanas colombianas le escriben a sus desaparecidos y a sus familiares asesinados durante el conflicto armado colombiano.

¿Cómo nació la idea de recopilar estas historias y narrarlas de manera ficticia?
Todo nació cuando yo tenía más o menos 12 años y en televisión estaba viendo las historias trágicas de la realidad colombiana, en especial una masacre y un desplazamiento forzado en los Montes de María, a esa edad yo tomé un lápiz y un papel y empecé a escribir, sin saber que eso era un poema; en este momento ubico este libro en la impotencia y la compasión que sentía un niño de ver la realidad de su país a través de la pantalla. Carta de las mujeres de este país tomó un poco más de fuerza en Argentina hace unos 7 años, cuando conocí a la artista plástica Ana Adjiman, a quien le asesinaron a sus dos padres durante la última dictadura cívico-militar de ese país y ella me confesó que tiene problemas para dormir y que la única manera en que concibe el sueño, es levantándose a escribirle cartas a sus padres, ella fue quien me dio la idea de que sí es posible un diálogo con el ausente y sobre todo que la carta empieza a virar como un medio de comunicación para sanarse desde lo emocional y lo sicológico. Además de ser poeta y docente, soy defensor de derechos humanos y los que trabajamos en estas organizaciones, sabemos que la mayoría de las personas que golpean a nuestra puerta son mujeres, mujeres buscando a un hijo, a su marido; la cuota de sangre en este país es masculina, pero el dolor creo que está en los hombros de las mujeres.

¿Qué se siente narrar este tipo de historias tan fuertes?
Debo confesar que cada uno de estos poemas fueron muy dolorosos, a pesar de que ya había escrito otros dos libros donde manejo el tema de la muerte y la violencia, nunca me había quebrado tanto escribiendo poesía, fue tan doloroso el proceso que llegué a enfermarme y tuve problemas digestivos gravísimos y después de una cantidad de exámenes, decidieron derivarme a la parte sicológica y el sicólogo me pidió dejar de escribir por un mes, así que lo dejé un tiempo y mi cuerpo empezó a recuperar salud. Lo emocional pasa a lo físico y los nervios pasan al estómago. La escritura tardó casi 5 años, porque me retiraba y volvía.

¿En dónde se ha publicado su libro?
Se logró la publicación en tres países y tres editoriales, en Argentina con la editorial Abisinia, Estados Unidos con la editorial New York Poettry Press y El escarabajo en Colombia. 

¿Cuántos poemas hay en Carta de las mujeres de este país?
Hay 49 cartas-poemas; y debo hacer la salvedad de que no es que yo haya ido a entrevistar a las madres o a las mujeres colombianas, sino que todos son acontecimientos y anécdotas que he venido acumulando en mi vida como defensor de derechos humanos y poeta. Son poemas que están escritos en forma horizontal, simulando desde la parte plástica como si extendieran un sobre, una carta.

¿Cuál de todos los escritos del libro tiene un valor más especial para usted?
Quizás el último, que se titula Carta al hombre que asesinó a mi hijo, es un escrito que salió en el año 2016, durante el Festival de Poesía de Medellín, donde me escapé a visitar a Teresita Gaviria, fundadora de Las madres de la Candelaria, a quien entrevisté y ella me comentó que estuvo frente al paramilitar que asesinó a su hijo y lo perdonó. A mí me corrió un escalofrío, de ver su capacidad de perdonar, el perdón para ella resultó ser la sanación.

Carolina Marín
LA CRÓNICA


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net