Inicio / Al descubierto / SEP 15 2020 / 1 semana antes

Catalina Londoño, una voz quindiana que resuena a nivel internacional

Favorito

Autor : Héctor Javier Barrera Palacio

Catalina Londoño, una voz quindiana que resuena a nivel internacional

A Catalina Londoño Cardona siempre la apoyo su familia en ese deseo de ser cantante.

En 2009 fue nominada a los Premios Nueva Generación, con los que se rendía un homenaje al esfuerzo de los talentos colombianos que luchaban en Estados Unidos por dejar en alto el nombre del país. 

Aunque suene extraño, la cuyabra Catalina Londoño Cardona lleva la música en sus venas sin tenerla en la sangre. Siendo apenas una niña escuchaba con sus padres boleros, pasillos, baladas y hasta música en inglés, pues su papá era profesor de este idioma. Sin darse cuenta, esa situación fue moldeando su gusto por cantar y con el tiempo las circunstancias le mostraron que le sobraba talento para hacerlo, a pesar de que en su casa su familia no cantaba ni en la ducha. 

Lleva 12 años radicada en Miami, pero vino a pasar unas vacaciones a Armenia y la pandemia detuvo su regreso. Hace 6 meses que está en su tierra. 

Hizo parte de la segunda generación del grupo Gens, en el que compartió con grandes cantantes de la región como Kirlianit Cortés y Victoria Sur. Fue integrante del grupo Omega de Pereira y estando en una gira con ellos fue invitada a pertenecer a la banda Sentimiento Latino en Nueva York, con la que viajó llevando sus melodías por distintos rincones de Estados Unidos. 

Ha sido modelo, actriz de teatro y bailarina, pero lo que más ama es cantar. Grabó un homenaje a Nelson Pinedo, llamado Cumbia son, del compositor cubano Francisco Robaina, de él también canta temas como Regálame ese sueño y Sexto sentido. Entonó Soy de Colombia, de Diego Marcos Gómez. Esta talentosa cantante quindiana de salsa, bachata y hasta boleros, dialogó con LA CRÓNICA. 

¿En qué parte de Armenia pasó la infancia y qué recuerdos significativos tiene de esa etapa de su vida? 

Crecí en el barrio Yulima y estudié la primaria en el colegio Las Capuchinas. El bachillerato lo cursé en el Inem. Ambos colegios me ayudaron en mi desarrollo de la parte musical, ya que en ellos empecé este proceso, en Las Capuchinas en el coro de la iglesia y en la tuna, y en el Inem en el tradicional grupo Gens, dirigido por el maestro Rubén Vicente Olave.

¿De qué manera terminó en el coro estudiantil del colegio Las Capuchinas y resultó elegida como mejor cantante entre 76 estudiantes?

En el colegio Las Capuchinas se solía realizar un viernes cultural y cada estudiante, por sus aptitudes, debía hacer algo relacionado con el arte —canto, pintura, teatro, manualidades, entre otras—. 

Presenté una audición para el coro y sorpresivamente encontraron que tenía talento para el canto y logré pasar entre muchísimas niñas que se presentaron. También participé en la tuna, teatro y clases de flauta, pero el recuerdo más lindo que tengo es el del coro de la iglesia dirigido por la maestra, a quien le llamábamos cariñosamente Inesita, quien nos acompañaba con un acordeón, lo que le daba un toque muy especial y original.

¿En qué circunstancias llegó a ser integrante del grupo musical Gens?

En el grupo Gens también presenté una audición como cantante y encontraron que tenía un amplio registro, podía hacer notas muy graves y también muy agudas, lo cual era muy importante para ellos y me aceptaron. 

Éramos alrededor de 5 cantantes acompañados por bajo, batería, guitarra y piano. Con este grupo aprendí muchísimo. Además el hecho de estar ahí me dio la oportunidad de tomar clases de vocalización con el maestro Bernardo Sánchez.

Vea también: Silvana Agudelo y Brandon Hortúa, con paso firme por el Cuyabrito de Oro

 ¿Alguna vivencia en especial que haya tenido con sus integrantes y que le quiera compartir a los lectores? 

Siempre admiré la primera generación del grupo Gens, donde estaba Kirlianit Cortés,  Victoria Sur, Luz Ángela Jiménez y mi hermano Silvio Alejandro Londoño, quien tocaba el piano en ese entonces. 

Todos son mis amigos y he tenido la oportunidad y el privilegio de compartir escenario con Luz Ángela Jiménez en Miami y también compartí el proyecto de Hágame un tiple maestro, donde nos reunimos varios artistas quindianos residentes en diferentes partes del mundo, proyecto en el cual participaron todos los que le mencioné y Julián Cifuentes, entre muchos más. Pertenecí a la segunda generación del grupo Gens y entre mis compañeras cantantes estaban Alexa Cortés, hermana de Kirlianit, y Diana Hernández, hermana de Victoria Sur, con la cual tuvimos nuestro propio dueto cuando éramos pequeñas e interpretamos hermosos bambucos y pasillos.

Usted ha sido además de cantante, modelo, bailarina, compositora, actriz de teatro. ¿Cómo vivió esas etapas?

Todo lo relacionado con el arte ha estado siempre en mi vida y me atrae. Creo que  este conjunto de cosas que he aprendido y sigo aprendiendo me han ayudado mucho en mi carrera como cantante. Empecé a hacer modelaje en una agencia de Armenia a muy corta edad, también di mi paso por las danzas folclóricas de James González,  he realizado algunas composiciones, empecé teatro en el colegio y participé en la obra  Milagros de Bergamota, eso fue en Miami al lado de grandes actores como Marisol Correa, Jackeline Junguito, Leandro Fernández, Roberto Levermann, entre otros.

 



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net