Inicio / Al descubierto / DIC 07 2019 / 7 meses antes

Chef de Montenegro, premiado en Dubái

Favorito

Autor : Héctor Javier Barrera Palacio

Chef de Montenegro, premiado en Dubái

Andrés Grajales celebró la obtención de su premio.

Nació en el Quindío, pero se crió en Bogotá y ahora recorre el mundo. 

El amor por la cocina llevó al montenegrino Andrés Grajales, de 30 años de edad, a trabajar en lujosos restaurantes y hoteles del Medio Oriente desde hace tres años. Hace año y medio vive y labora en Dubái, donde fue postulado en el prestigioso concurso ‘Middle East Hospitality Excellence Awards 2019 5th’ al mejor chef joven del año y mejor restaurante del año. El quindiano se llevó el premio a la primera nominación mencionada el pasado 26 de noviembre. 


¿De dónde nació su amor por la gastronomía? 

Creo que esto viene de mi casa, mi papá no es cocinero, no es chef, pero es el mejor que cocina en mi casa. Creo que si llego a Colombia y me preguntan quién quieres que te cocine, tu papá o tu mamá, yo lo elijo a él, porque cocina con amor, con pasión. Considero que nace desde ahí. Es herencia. También llegué por cuestiones y coincidencias de la vida, no porque lo quería y lo pensaba a futuro ni nada. Resulté estudiando y me di cuenta de que era lo que me gustaba, lo que amaba y por eso salí de mi país, a alzar mi bandera. 

¿Cuáles fueron esas otras circunstancias que lo llevaron a elegir ser chef? 

Siempre quise ser bailarín o actor, hice muchos pinitos de actuación en mi colegio, en la universidad, la danza siempre fue algo que me gustó mucho. Creo que es uno de mis grandes hobbies ahora, nunca lo vi como un sueño frustrado, pero inclusive en este país lo he gozado increíblemente, porque a los árabes les gusta mucho la salsa y hay una colonia de latinos, especialmente colombianos, no muy grande, pero nos reunimos en ciertos bares para disfrutar de esto, de nuestra salsa colombiana. 

Cuando salí del colegio resulté como mesero en esos tiempos y busqué cómo hacer dinero extra y un día entré a la cocina a ayudar y después me quedó gustando y me siguieron llamando para esto y me empezaron a explicar y vi que era lo mío. Por eso creo que soy chef por error, en el buen sentido de la palabra. 

Recomendado: Almas femeninas que son luz en la vida de las personas

¿Cuántas personas participaron en el concurso y cómo llegó a ser el ganador? 

El concurso duró casi tres meses. Creo que desde que subí allí yo era más que ganador, yo era el único latino en mi categoría. Esto fue un concurso de todo el Medio Oriente y de África del Norte, por lo que el hecho de estar ahí, en la nominación, ya me hacía más que ganador. El concurso no era de competencia del mejor plato o de la mejor presentación. Este premio era para destacar el trabajo de los que más sobresalen en la parte hotelera y gastronómica. La primera ronda del concurso empezó con mil participantes, después pasamos con 400 cocineros a la segunda fase, todo esto se hizo por medio de votos, después fueron 100, que era la final. Más adelante pasamos a ser diez, luego seis, y yo volví a clasificar a la final con tres postulados: una chica de Tailandia, un chef árabe y otro de India. Los premios son muy conocidos en Medio Oriente. Fue una gala al estilo Dubái, por lo alto. La final fue una cosa de locos, estaba nominado en dos categorías: como mejor chef joven del año de Medio Oriente y África del Norte y como mejor restaurante americano de los mismos continentes. 

¿Qué lo llevó a esa región? 

En Oriente Medio llevo aproximadamente tres años y en Dubái llevo año y medio. Mi carrera, mi esfuerzo y dedicación me trajeron por acá, fue una oferta de trabajo que me trajo desde Latinoamérica. 

¿En qué lugar ejerce su labor actualmente? 

Estoy en una cadena de hoteles estelares, Roda Hotels  y Resorts. Estoy en uno de ellos, que está cerca del aeropuerto de Dubái, se llama Roda Albustán y mi restaurante se llama Roda Grill. 

¿Dónde se formó como chef? 

Vale aclarar que yo me crié en Bogotá, estudié allá tanto el bachillerato como la universidad. Salí de la Escuela Internacional Mariano Moreno y terminé en la misma escuela, pero en Argentina y también estudié en Perú. 

¿A los cuántos años se fue de Montenegro? 

Dice mi mamá que soy rolo con barriga paisa. Yo estuve como desde el año en Bogotá. Cada año viajaba a Montenegro en mis vacaciones del colegio. Cuando trabajé en Colombia mis vacaciones eran allí, en Semana Santa. En el Quindío está toda mi familia, pero yo me crié en Bogotá. 

Recomendado: Un ángel que vive para servir a los enfermos de cáncer

¿De los platos que prepara cuál es el que más le gusta? 

Como buen colombiano, no dejó atrás la bandeja paisa y unas arepas, creo que eso es algo que no cambio por lo más costoso del mundo ni nada, increíble que no pierdo mis raíces, ni mi orgullo de ser colombiano. Este es uno de mis platos favoritos aquí y en todo el mundo. Además, el ceviche que tengo en mi carta, a pesar de que mi restaurante no es latino, sino americano. Es una comida que ha gustado mucho, considero que es una de mis insignias en el restaurante. Es uno de esos sabores tropicales con el limón y los mariscos, es fresco, es un plato que se mueve muchísimo acá. Tengo un salpicón mexicano también, que a la gente le encanta. 

¿Prepara bandeja paisa en Dubái? 

Pero en mi casa con amigos, porque no tenemos restaurantes colombianos, pero sí hay un restaurante latino mixto donde preparan arepas y empanadas, es lo único. 

¿Qué es lo que más extraña de Colombia y del Quindío? 

Sin lugar a dudas son mis padres, es mi familia. Cada vez que alzo mi bandera tan lejos quiero que ellos se llenen de orgullo y digan: ¡Ese es mi hijo! Y como segundo, la comida, creo que como buen chef de tierras paisas, yo no dejo atrás eso. Yo creo que por eso soy chef también. 

¿Cuándo tiene planeado regresar a su tierra y qué quiere hacer cuando vuelva? 

Todavía no tengo planes de regresar a Colombia, me está yendo muy bien afuera para devolverme a mi país con la situación política como está, entonces sigo tocando puertas en el extranjero para seguir creciendo, a pesar de que hace poco recibí una oferta de los Hilton en Colombia para manejar los hoteles Caribean. Voy a mi país cada año y cuando puedo, dos veces por año, lo extraño. 

¿Le quiere dar algún mensaje a sus padres? 

Que son mi motor, que a pesar de la distancia, ellos saben que siempre están presentes para mí en todo momento y que la lejanía es el mejor lazo para fortalecer el amor. ¡Los extraño! 

¿Ha pensado en abrir un restaurante en Colombia? 

Sí, como en toda profesión uno siempre tiene sus propósitos. Una gran mayoría de los chefs tenemos como plan montar a futuro nuestro propio restaurante, en mi caso sería de autor. Es uno de mis sueños y por lo mismo no regreso a Colombia, porque quiero seguir tragándome el mundo, conocer culturas, diferentes comidas, creo que este es el alimento de nuestra carrera: conocer, viajar, fusionar miles de cosas, aprender y llenar mi clóset de galardones. 


Héctor Javier Barrera Palacio 
LA CRÓNICA 



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net