Martes, 25 Sep,2018

La Salida / JUL 07 2018 / Hace 2 Meses

Claudia Morales abrió su Árbol de libros en el Portal del Quindío

La reconocida periodista nacional inauguró su nuevo negocio en el centro comercial de Armenia, inspirado en la literatura infantil y juvenil.

Claudia Morales abrió su Árbol de libros en el Portal del Quindío

Claudia Morales se abre paso en la literatura infantil con su propia librería en Armenia.

Claudia Morales se abrió paso en la literatura infantil con su nuevo negocio en el Quindío. Una biblioteca para los más pequeños, con varios autores para todos los gustos, donde recibirán asesoría y compañía por parte de la reconocida periodista nacional y su esposo Mauricio.

¿Por qué el nombre Árbol de libros?

Creo que hay una relación entre los seres humanos, los árboles y los libros. Un árbol se siembra, crece, da frutos y da sombra. Los seres humanos de alguna manera somos así, nacemos, crecemos, damos frutos en cualquiera que sea nuestro universo y algunas veces damos sombra. Con los libros pasa lo mismo, nos permiten y ayudan a crecer, se convierten en una especie de árbol que da frutos y dan refugio en muchas situaciones.

¿Cuándo comienza la iniciativa de una librería para niños y jóvenes?

La idea surgió hace más o menos ocho años, tiempo después de que Isabella, mi hija naciera, porque es con ella que yo entro al universo de la literatura infantil. Desde que estaba en el vientre le leía mis libros, para crear una conexión con mi voz y con ella. Cuando nació, empecé a curiosear en la literatura para niños, más tarde entró a un jardín en Bogotá, que maneja todo el énfasis en los libros desde que están muy pequeños, ahí empezó una cercanía más profunda con el tema.

¿Por qué se ubicó en Armenia?

Cuando empecé a sentir gusto por el tema de la librería estaba radicada en Bogotá, trabajando para La Luciérnaga. Es una ciudad donde realmente lo hay todo, no iba a ser fácil abrir mi negocio allá. Hace más o menos tres años estoy radicada con mi familia en el Quindío y empecé a analizar cuáles eran los escenarios culturales que había en el departamento, a hacer una observación detenida del mercado y pensé que este era el lugar donde podía hacer realidad mi sueño. Renuncié a La Luciérnaga con el propósito de empezar a estudiar y prepararme y el resultado de ello es que al fin abrimos nuestra librería. La idea del Portal del Quindío inició porque al principio queríamos una casa grande en un barrio, donde pudiera hacer mis talleres y mis eventos con los autores, pero las editoriales nos dijeron que en las ciudades pequeñas, el flujo de gente en las calles es poco, los padres no salen a caminar con sus hijos, no hay donde parquear, hay mucho desorden. Decidimos elegir un lugar donde los adultos caminen con sus niños y el único que nos daba esa garantía era un centro comercial.

Le puede interesar: El otro lado de Claudia Morales

¿Cuál es el valor diferencial de Árbol de libros? 

Yo creo que tenemos muchas cosas que nos diferencian, pero la primera es que estudiamos y nos preparamos para esto, entendemos la librería como un sitio en el hay que vender historias, esto no es como vender zapatos o vender camisas, aquí hay que entender que el libro no es solo un objeto de consumo, sino que detrás hay algo muy importante y es la historia de cada quien. En el caso de los niños hay que saber diferenciar el proceso lector de cada uno, cuál es su nivel de compresión, y qué tipo de literatura le gusta, para lograr engancharlo y enamorarlo. Segundo, mi esposo y yo somos los que estamos atendiendo, no queremos que sea un empleado el que abra y cierre y al final del día venir a mirar cuánto ganamos, La idea es que Árbol de libros sea la extensión de la sala de nuestra casa.
 
¿Cómo funciona el préstamo de libros?

Tenemos un estand donde las personas pueden venir, tomar libros y llevárselos para sus casas. No pedimos nada para prestar nuestros ejemplares porque yo creo en la gente, lo que me interesa es que las personas encuentren algo con lo que se sientan bien y se lo lleven, no necesitan hacer nada, ni dejarme documentos. Hay una cosa que tenemos que empezar a recuperar y es la fe en las personas, empezar a creer en el otro. En el mundo pasan muchas cosas, matan, roban, eso es una realidad, pero no hay que perder de vista que hay que empezar a creer, ¿Hay gente mala? La respuesta es sí, pero yo también creo que hay gente fabulosa y extraordinaria, pero además increíblemente honesta.

¿Qué recomendaciones da a los padres para incentivar en los niños el amor por la literatura?

Yo le diría a los padres que independiente de que no hayan leído nunca, porque hay quienes no han tenido tiempo o no les ha gustado la lectura, que sepan que no hay nada más efectivo en la formación del criterio de los niños y de los jóvenes que la lectura, formar criterio a través de la literatura es algo fantástico. En los libros hay historias sobre pollitos, animalitos, pero también hay historias sobre bullying, violencia, maltrato familiar, miedo, terror, pérdida, amor, desamor, que nos ayudan como herramienta para crearles a los niños un mundo más tranquilo y más sano. Es importante que se sienten con sus niños y les lean historias, que les hablen, eso no lo hace ningún aparato electrónico. La tecnología brinda cosas muy importantes pero nunca va a llegar a crear la conexión que el mismo ser vivo puede tener con su hijo. 

¿Cuál es el mejor ejemplar que ha leído?

Me cuesta elegir solo uno, porque hay muchos que han transformado mi vida en distintas épocas, cuando mi mamá estaba enferma y después falleció, cuando mi único hermano se mató, en el crecimiento de mi hija, en el enamoramiento de Mauricio, que hoy es mi esposo, en los momentos de desamor. No puedo elegir uno solo porque son muchos los que han nutrido mi vida.

¿Cuáles editoriales podemos encontrar en Árbol de libros?

Debo resaltar a Babel, que fue creada por una mujer extraordinaria que es María Osorio, experta como pocas en el mundo de la literatura infantil y juvenil. También tenemos al Fondo de Cultura Económica, que tiene una producción maravillosa y una oferta literaria más amplia, no solo de niños; Plaza & Janés, Planeta, Random House Mondadori, Dislectura, Sílaba, todas increíbles. Espero tener pronto Océano y otras cuantas más, por ahora nos tocan unas pocas, para mirar cómo se va manejando el interés de la gente.

¿Este proyecto literario está desligado de su actividad periodística?

El periodismo es algo que tengo inyectado, algo parecido al ADN y es muy difícil desligarme del oficio, entre otras cosas porque a través de la literatura hay que estar siempre pendiente de lo que pasa en nuestro mundo, la literatura es otra manera de estar conectados con la realidad, sigo manteniendo mi columna en El Espectador. No puedo desligarme del periodismo porque no solo me encanta, sino que es una de las mejores maneras para mantener los pies en la realidad y así nunca perder el sentido de humanidad.


Redacción
LA CRÓNICA


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net