Inicio / Al descubierto / JUL 24 2020 / 3 semanas antes

Claudia Morales, un libro abierto para hablar del país

Favorito

Autor : Héctor Javier Barrera Palacio

Claudia Morales, un libro abierto para hablar del país

Claudia Morales Medina habló de la seguridad en Quindío, de los egos de los gobernantes que han salido a flote en la pandemia, de las alocuciones presidenciales, entre otros temas.

Aseguró que a los pequeños empresarios, como ella, les ha tocado una batalla solitaria desde que montaron sus negocios y ha sido peor ahora, que están en crisis.

Claudia Morales Medina, periodista con amplio recorrido en importantes medios de comunicación nacionales y quien en este momento se encuentra radicada en Quindío, le compartió a los lectores de LA CRÓNICA su punto de vista sobre algunos temas de la realidad local y nacional. 

 

¿Cuál es la percepción que usted tiene de la seguridad en el departamento de Quindío? 

Creo que hay que darle una mirada global a los temas que ocurren en Quindío y el de la seguridad es uno, por supuesto muy importante y la ausencia de personal de la policía, que se refleja en el departamento año tras año, lo que demuestra el olvido que hay frente a la región y la negligencia desde el gobierno central. Sigo pensando que este es un asunto de primer orden, que es atendido primordialmente por el comando de policía a lo largo del departamento con los pocos recursos que tiene, con las limitaciones que eso significa, versus una impresión que se quiere dar, que no es real y es que acá no pasa nada. Quindío está lleno de narcotráfico, al que mal llaman microtráfico, está lleno de delincuencia común y tiene unos índices muy graves de consumo de estupefacientes, que por supuesto también conducen a la ilegalidad y a la delincuencia y que tampoco son temas que están siendo tratados a profundidad. 

 

Las alocuciones presidenciales durante la pandemia han sido bastante criticadas. ¿Usted qué opina al respecto? 

 

Una de las cosas que más le critiqué a Juan Manuel Santos fue la evidente desconexión que él tenía con el país real, que es Colombia, y en ese sentido tendríamos que aplaudir que un presidente decida conectarse en medio de una crisis todos los días con los colombianos. Pero resulta que la fórmula que han escogido ha creado aún mayor distancia por distintos motivos. Es una estrategia repetitiva en la que ya no está diciendo nada nuevo, que está llevando simplemente a lugares comunes y eso lo que hace es opacar los mensajes, sumado al hecho de que la gente, informada de muchas maneras, ya entiende cuándo un discurso oficial está engañando y cuándo es realista. A mí me encantaría que tuviéramos el país de los discursos de los presidentes, pero el que tenemos está muy lejos de eso. Creo que una iniciativa que pudo haber sido positiva se diluyó muy rápidamente en el tiempo y en la personalidad de un mandatario que desde su propio carácter le cuesta mucho conectarse hábil e inteligentemente con la población. Al gobierno nacional le ha faltado ser muy honesto en el manejo de la pandemia. El programa surge es por eso y es de lo que habla esencialmente porque lo que le dio origen fue la crisis del virus. Están tirando unos globos de deshonestidad que al final lo que están haciendo es confundir a la población, que de por sí es, en muchos sentidos, anárquica e indisciplinada y prefiere creer en fuentes que no son especializadas y creo que eso le está haciendo mucho daño en general a lo que está pasando con las enfermedades y con los muertos producidos por la COVID- 19. 

 

Vea también: Un libro lleno de invitaciones ‘Entre líneas’

 

¿Qué opinión le merece el hecho de que los alcaldes manejen directrices diferentes a las del presidente en esta pandemia? 

Más que el manejo de las comunicaciones, lo que hay planteado es una cantidad de egos de figuras relevantes en la política, como lo son los alcaldes de las principales ciudades del país, Medellín y Bogotá versus —o a veces igual— la máxima autoridad, que es el presidente de la República. Cada uno tiene que escoger su propia estrategia de comunicación. Me sentiría incómoda hablando de la estrategia como tal porque no sé cuál es la que manejan los mandatarios mencionados e Iván Duque.

Lo que sí sé es que han olvidado principios fundamentales como la solidaridad y la unión, que deberían convocar a todas las fuerzas políticas sin importar de qué ideología vienen para no confundir a la población, y segundo, para hacerle sentir que está bien amparada, protegida y bien informada por sus fuerzas políticas y eso es exactamente lo que no está pasando. El ego distorsiona todos los fines primarios de la comunicación y de la conexión con la comunidad y ahí es donde creo que se cometen los mayores errores. Lo otro es que es complejo pensar en la decisión que toma el presidente de delegar las principales responsabilidades en alcaldes y en gobernadores cuando además sabemos que hay unas autoridades locales incompetentes y corruptas que hacen de este un manejo más difícil y de nuevo confunden a la población y la llevan a un cierto desamparo y a una ausencia total de control frente a esa anarquía e indisciplina que ya mencioné. Creo que la pandemia lo que hace es revelarnos lo que siempre hemos tenido, que es una ausencia verdadera de liderazgo. Por otro lado, yo sí creo que la primera decisión de establecer el día sin Iva fue un error garrafal, hasta este momento el único medio en hacer un análisis de investigación serio, real y honesto ha sido Teleantioquia, en donde mostraron cómo se estaban dando las estadísticas de muertes y enfermedades en Antioquia y cómo eso dramáticamente incidió en el departamento y en la capital para que hoy se haya establecido una cuarentena más radical. 



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net