Inicio / Región / JUN 30 2020 / 1 semana antes

Colapso de PTAR de Boquía pone en riesgo aguas del Río Quindío

Favorito

Autor : Lily Dayana Restrepo

Colapso de PTAR de Boquía pone en riesgo aguas del Río Quindío

La sobrepoblación, tanto residente como visitante, ha provocado el colapso del sistema de aguas de Boquía.

Sobrepoblación, la mayor amenaza y preocupación del sistema de tratamiento de aguas residuales en Boquía.

Pese a que las plantas de tratamiento de aguas residuales, PTAR, han sido diseñadas para eliminar, a través de diferentes procesos, los contaminantes presentes en el agua de uso humano, en la actualidad son incipientes sistemas, malos diseños y trabajos sin terminar, lo que ha provocado una amenaza sobre los diferentes ríos. Aunque en algunas se trabaja, otras que llevan años de funcionamiento quedaron mal concebidas. 

Problemas de sobrepoblación

Es el caso del sistema de tratamiento de aguas residuales de Boquía, que hace 10 años colapsó y solo hasta hace poco se entregó un proyecto que busca la reubicación de la planta. La situación con esta, entre otras cosas, es que fue construida para 30 familias y actualmente son 180, más la población flotante que se constituye en mayor medida por turistas. Lo que ha causado un riesgo de contaminación sobre el Río Quindío.

Recomendado: Ptar, obra que falta en Salento; líderes sociales califican como buena la gestión del alcalde

“Es un acueducto pequeño no hay capacidad técnica ni presupuestal para dar solución. Se hizo para alrededor de 40 familias que vivían en ese entonces allí, pero con el tiempo llegaron más personas y no dio capacidad. Se está haciendo una reunión para encontrar la posibilidad de reestructurar el alcantarillado”, explicó  José Iván Arias García, representante legal del sistema de tratamiento.

Agregó que “no se visualizó lo que iba a pasar con el lugar. Su estado actual, es que no está funcionando como se debe”.

El biólogo Johan Carvajal, profesional ambiental de la alcaldía de Salento, indicó que “En Boquía, como de alguna manera en el municipio, se salió de control la parte turística, el problema allí no es tanto la sobrepoblación, sino el turismo desbordado. Había puntos para acampar, hoteles improvisados, en los que se ha venido trabajando”.

Carvajal destacó que el año pasado se emitió una resolución que prohibía la construcción de nuevas viviendas, como una de las medidas a la problemática que se estaba presentando. Respecto a los vertimientos, señaló que la alcaldía  de Salento tuvo que emitir una acción popular en Procuraduría Ambiental para evidenciar que los vertimientos eran muy grandes, “en estos momentos ya no están. Ya no tenemos contaminación. Se hace un monitoreo periódico en el que se mira cuándo está por colapsar y se hace la solicitud de un lavado a Empresas Públicas de Armenia, EPA”.

Aclaró que el Río Quindío no está teniendo una carga contaminante que no pueda autodepurar. “De acuerdo con estudios de la Universidad del Quindío, el caudal del afluente tiene la capacidad de eliminar esa carga”. Añadió que con el Plan Departamental de Aguas, PDA, se adelanta un proyecto para reubicación del sistema, pero hay varios inconvenientes porque esa zona es considerada de alto riesgo y no se puede hacer la construcción.

Contaminación de la bocatoma

El mencionado asunto de contaminación derivó en una acción popular que se resuelve actualmente con un proyecto de reubicación del sistema. La secretaria de Planeación de Salento, Ángela Agudelo, resaltó que en Boquía hay 2 situaciones, “una ambiental y el problema del asentamiento. Ellos ya tienen una dinámica, nos hemos enfocado en darle continuidad a los procesos”.

Resaltó que la localidad, desde finales del año pasado, ha realizado la actualización del Esquema de Ordenamiento Territorial, en la que se está organizando como zona de protección y de crecimiento y desarrollo, “desde hace 3 años se solicitó al PDA los diseños para la optimización del alcantarillado de Boquía y la vereda El Agrado”.

Sostuvo que existe una situación que dio lugar a una acción popular, es una contaminación a 2.5 kilómetros a la bocatoma de EPA, “en el proceso que se llevó a cabo, cuando se hacen modelaciones de calidad, se detectó que lo que llega al río, este lo logra depurar. La carga de Boquía no está generando un riesgo eminente a la bocatoma”, acotó la funcionaria.

Indicó que desde 2015 existe el plan de ordenamiento del Río Quindío, que limita 7 kilómetros aguas arriba de una bocatoma, “lo que sugiere el replanteamiento del sistema de aguas de Boquía es una reubicación, manteniendo la normativa exigida, optimizar el sistema que ya existe y que se reduzca la carga orgánica. Hasta el año pasado el presupuesto era de $900.000.000”.

La secretaria recordó que hace 5 años se generó una restricción y medida cautelar, donde se prohíbe cualquier tipo de construcción nueva.

 

Proyecto de descontaminación

El secretario de Aguas e Infraestructura del Quindío, Jhon Jáber Castro Mancera, informó que para Boquía se presentó un proyecto a la Corporación Autónoma Regional del Quindío, CRQ, para la descontaminación del centro poblado y están a la espera de la determinación que tome la autoridad ambiental.

José Manuel Cortés Orozco, director de la CRQ, confirmó que el Plan Departamental de Aguas contrató una consultoría para hacer unos diseños con los cuales se busca repotenciar el sistema de tratamiento de aguas residuales en el centro poblado de Boquía, y que el lugar “tiene una problemática muy grande y es que se hizo para cierta cantidad de usuarios, pero allí hubo un incremento desmedido que no ha sido controlado por la administración municipal, que es la autoridad en ordenamiento territorial. Se han construido muchas viviendas allí y se han conectado al sistema de aguas”.

Agregó que la situación ha provocado que dicho sistema sea insuficiente para los usuarios conectados, se hicieron diseños para una repotenciación, sin embargo, “la CRQ no puede otorgar un permiso de vertimientos porque de acuerdo con el plan de ordenación del recurso hídrico del Río Quindío, están prohibidos vertimientos aguas arriba de la bocatoma de EPA”.

Explicó que a la negativa se le suma que según la cartografía y plan de ordenación y manejo de la cuenca del Río De la Vieja, está clasificado como zona de alto riesgo no mitigable por inundaciones, condiciones que no permiten que la corporación emita el permiso. “Frente a ello, el PDA propuso que se rediseñe ubicando la planta de tratamiento aguas abajo, con lo que se tendría que acondicionar la tubería y construir el sistema de nuevo”.

Le puede interesar: $1.500 millones de la CRQ para descontaminar aguas residuales de Salento

Sobre las denuncias por contaminación al Río Quindío producto del sistema, mencionó que dichas aguas residuales, por falta de capacidad de remover la carga contaminante, terminan en el afluente.

Avances de las Ptar en Quindío

Gustavo Cortés, director de Aguas y Saneamiento Básico del Departamento, habló de la actualidad de las Plantas de Tratamiento de Aguas Residuales y resaltó que es un tema crítico en Quindío, “nosotros venimos apuntándole desde hace varios años. Somos gestores de los proyectos de los municipios sobre las PTAR”.

Mencionó que en estos momentos los únicos municipios que cuentan con PTAR son, además de Armenia: Salento, Buenavista y La Tebaida. “En estas vienen unos trabajos que se están adelantando con el PDA. Una de las falencias era optimizar la planta de agua residuales de Salento, un proyecto que se presentó al PDA en el año 2018, ya quedó priorizado y está viabilizado, tiene un concepto favorable ante la ventanilla regional y se presentaron todos los documentos para tener los permisos de vertimiento ante la CRQ, requisito para iniciar la obra”.

Añadió que en el ‘Municipio Padre’ los diseños ya están listos. “La idea es que este proyecto sea respaldado con recursos de tasa retributiva, que son los que tiene la corporación para inversiones de saneamiento básico, recursos por $1.700.000.000. La PTAR de La Tebaida está en funcionamiento, sin embargo, se revisa el estado de la planta. Estamos también apuntando a otros proyectos que ya tienen una viabilidad y se han adelantado estudios de diseños para poder construir u optimizar”. 

Respecto a Buenavista, indicó que es una planta a la que se le está haciendo un diagnóstico, “hasta el momento no se tiene una solicitud de optimización”.

El ingeniero explicó que los proyectos de PTAR salen del PDA y uno de los requerimientos más importantes tiene que ver con los predios. Aclaró que en unos municipios ya se tienen y se apoya para adelantar los estudios y diseños.

Dentro de los que tienen predios están: centro poblado La Silvia, La Tebaida, que a través de una acción popular, donde estaban accionados Empresas Públicas del Quindío, el municipio y el departamento, se hizo un proyecto para tratar estas aguas residuales y hacer la PTAR. El proyecto se encuentra en etapa precontractual para su construcción.

Otro proyecto es el colector Recreo–Román, de Filandia, que recoge parte de las aguas residuales, porque por su condición topográfica recorre 4 barrios.  Allí ya está el predio y todo destinado para llevar las aguas residuales y tratarlas.

Aclaró que existe otro predio que cobija más sectores, “pero no se adelantó el proceso porque  el de Recreo–Román recoge áreas que el otro no”.

Mencionó que para la ‘Colina iluminada’, lo que se ha venido haciendo es identificar el predio donde se requiere el otro colector y hacer el plan para recoger el 100 % los vertimientos del municipio.

Hay otro proyecto en ejecución en el que se cuenta con predio y es Córdoba y Génova, ya están en fase de estudios y diseños para hacerlos. 

Sobre Circasia, uno de los que tiene más problemas con el agua, explicó que están haciendo mesas de trabajo a través del plan de desarrollo para involucrar todas las necesidades que presenta. “Circasia no solo tiene problemas en la cabecera, donde debería construirse la PTAR, sino que se está buscando el predio. Cuando lo tenga, podemos apoyar el municipio con los diseños”.

Cortés indicó que allí, hay una situación especial con La 18, un centro poblado donde se hicieron estudios y diseños y se espera, por medio del municipio, un tema de reglamentación del predio, “si este cambia el uso de suelos, se puede utilizar. Porque en estos momentos está afectado por una ronda, pero se puede destinar para la PTAR, si cambia a uso público”.

En Montenegro se encuentra el acueducto por gravedad. “La empresa prestadora lo que nos comunicó es que iba a poner a funcionar el sistema que lleva varios años, lo han vuelto a construir y tiene inconvenientes con el tema predial. Desde el PDA, a raíz de todo el asunto de vertimientos de la acequia, que tuvo un derrumbe, se ejecutó un proyecto de consultoría —optimización de la PTAR—, que es la que va a recibir el agua por gravedad, con lo que se va a mejorar la capacidad de la planta y los servicios de calidad en cada uno de los procesos y llevar el agua al corregimiento de Pueblo Tapao. Un proyecto que ya está aprobado y está en un proceso contractual de obra”.

A propósito del corregimiento y su sistema de alcantarillado, sostuvo que por medio del municipio se hizo el acompañamiento para verificar el estado del alcantarillado, “ahora con las nuevas administraciones se está verificando cómo se puede desarrollar el trabajo para mejorar el sistema, porque el alcantarillado ha cumplido su vida útil”.

En el caso de Armenia se está apoyando una acción popular sobre los vertimientos de las quebradas del municipio, acá se hace una labor de gestión y de apalancamiento de los proyectos para poder hacer los estudios y diseños como primera fase para recoger todos los vertimientos, pero estamos sujetos a que quede aprobado el Plan de Saneamiento y Manejo de Vertimientos,  PSMV, por parte de la CRQ.

Cortés concluyó que las localidades más críticas, por tamaño, son Armenia y Calarcá. También por el número de recursos, de los más adelantados, es Salento, “con quien ya se va a adelantar la obra. Así mismo, La Tebaida, que tiene gran parte de sus colectores. Los cordilleranos, que tienen adelantado estos procesos”.

Acotó que en estos momentos no se cuenta con los recursos para invertir, porque no se ha presentado el proceso de inversión, que se daría en las próximas semanas. Armenia requeriría una inversión de $500.000.000. “Un colector puede costar para Armenia unos $2.500.000.000 Los PSMV están a 10 años, por lo que ya han sido proyectados con anterioridad. A medida que se tiene la solución de los inconvenientes de los proyectos, se van sacando adelante.

2 PTAR en Filandia

El alcalde de Filandia, Jaime Franco Alzate, indicó que dentro del PSMV se tiene pensada la construcción de 2 PTAR. “El año pasado, la administración anterior compró un predio en El Recreo para la construcción de esta, lo ideal era haber comprado en el sector de Sierra Morena, porque están todos los colectores de aguas residuales, falta solamente la compra del predio. En El Recreo hace falta la construcción de colectores”.

Inversión en Salento

La alcaldesa de Salento, Beatriz Díaz Salazar, sostuvo que la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales ha sido un problema de muchos años. “Ya aprobaron un dinero, hablan de $1.703.000.000 para el mejoramiento, porque no es la construcción de una nueva, sino la adecuación de la misma. Ya han venido varios ingenieros, ha estado EPQ presente, aspiro y deseo que una vez superada la situación actual se pueda hacer el trabajo que se le tiene que realizar que realizar.

Que la pongan al día porque quedó funcionando en un

60 %, es lo que deseamos que vaya descontaminando y que no sigamos haciendo daño al Río Boquerón y por ende al Río Quindío”.

Avances en los proyectos

Desde la CRQ informaron que la  descontaminación de las aguas residuales en Filandia está cada vez más cerca. El director de la entidad, José Manuel Cortés Orozco, señaló que la PTAR Román-Recreo tiene un trabajo avanzado desarrollado por el Plan Departamental de Aguas, para dar cumplimiento al Plan de Saneamiento y Manejo de Vertimientos.

Lea también: Aprobados proyectos de agua potable para dos municipios

 Además, esta será la primera planta en ser construida y se espera esté lista para 2024, con la construcción de la planta se beneficiarán los habitantes de los barrios El Cacique, El Recreo, Román, Belisario Betancourt, Sueños de Libertad y El Mirador.

“En este momento está en proceso de revisión y posterior aprobación el permiso de vertimientos, para que se pueda iniciar la construcción de 1.5 kilómetros de colector y la respectiva PTAR, lo que tendría un costo estimado de $2.500.000.000”, expresó Cortés Orozco.



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net