Domingo, 15 Sep,2019
En profundidad / JUL 21 2019 / hace 1 mes

Colombianos: 200 años esperando “la independencia”

“Nuestras discordias tienen su origen en las dos más copiosas fuentes de calamidad pública: la ignorancia y la debilidad”. Simón Bolívar.

Colombianos: 200 años  esperando “la independencia”

La escuela no le puede dar la espalada a la historia de Colombia, porque si no la conoce estamos condenados a estarla repitiendo.

“A petición del pueblo santafereño, el regidor Acevedo y Gómez redactó al atardecer del 20 de julio el ‘acta de libertad’ o ‘acta del pueblo’, que suele nombrarse erróneamente “Acta de independencia”, ya que la palabra independencia ni se usó ni independencia era lo que en primer término buscaba el pueblo y los criollos ilustrados que confabularon la rebelión. Sí fue, en cambio, un acto de soberanía popular en el que el propio pueblo se reconocía a sí como depositario de ella, en tanto Fernando VII volvía a reinar”.

El párrafo anterior lo narra Diana Uribe, la popular historiadora, en su libro: “Historias de las independencias” y que termina así: “Las circunstancias ulteriores harían ver, sin embargo, que los hechos del 20 de julio fueron, en efecto, el amanecer de una nación independiente”. Soberanía que no pudo consolidarse en la década siguiente, porque primaron las luchas intestinas. 

Recomendado: La Independencia de Colombia, un anhelo de los soldados libertadores

Los motivos que indujeron a la lucha emancipadora en 1810, prácticamente fueron los mismos que impulsaron a los habitantes de la provincia de El Socorro a “La revolución de los Comuneros” en marzo de 1781. La insurrección se desencadenó, entre otras cosas, por la implementación de reformas fiscales y económicas que implicaron una mayor carga fiscal sobre la población y la limitación del cultivo de tabaco. 

El “Grito del 20 de julio” no lo suscitó el tan nombrado “Florero de Llorente”, aunque fue la coyuntura maniobrada. El antecedente, tal vez, más importante, fue el famoso: “Memorial de agravios”, redactado en 1809 por Camilo Torres y Tenorio. Se conoció como ‘Representación del muy ilustre Cabildo de Santafé a la Suprema Junta Central de España’. Iba dirigido al rey Fernando VII, quien era prisionero de Napoleón, rey de Francia, por lo que se pedía una nueva junta en Sevilla para asumir el poder y que contara con mayor representación de las provincias.

La misiva era una protesta por las condiciones precarias como se vivía en la Colonia granadina y por las desigualdades, tanto en las oportunidades en los cargos administrativos, así como en la pobre representación política de la clase económica emergente, quienes eran los criollos de ascendencia española. La situación de la población aborigen y la de origen africano, parece ser que poco importaba, así estuviesen en peores condiciones de vida que la mayoría de los criollos.  

De su interés: 
El Grito de Independencia, el inicio de la libertad de una nación


Fusilamiento de los líderes 

¿Cómo terminaron su vida quienes estuvieron activos tanto en ‘La revolución de los comuneros’ como en ‘El grito de independencia’? Fusilados por quienes ostentaban el poder. José Antonio Galán y Lorenzo Alcantuz, junto con otros comuneros, fueron ejecutados en febrero de 1782. Igual suerte corrió quienes azuzaron el intento de emancipación en 1810. La lista es larga, destacando a Policarpa Salavarrieta Ríos; Antonia Santos, la líder de Charalá, Camilo Torres, Francisco José de Caldas, Jorge Tadeo Lozano, José María Carbonell, José Acevedo y Gómez.

Ese crimen no solo fue político, sino también científico. Varios de los héroes acompañaron a José Celestino Mutis en la expedición botánica, —primer intento riguroso de formar un grupo de científicos que impulsara la ciencia en el nuevo reino de Granada—, siendo Francisco José de Caldas el más reconocido de ellos.

Quienes usurpan el poder proceden de la misma manera. Lo que expresó el juez —por mandato de Robespierre, uno de los líderes de la Revolución Francesa—, cuando ordenó pasar por la guillotina a Lavoisier, padre de la química moderna, también lo manifestó Morillo, el militar español ante la clemencia para que le perdonara a Caldas: “¡España no necesita de sabios!”. En Francia, cuando Lavoisier pidió que la ejecución de la sentencia se suspendiera un par de semanas para poder completar algunos trabajos científicos, el juez le respondió: “La revolución no necesita científicos”.    

Eran dos momentos históricos diferentes. En la Revolución Francesa se había derrotado al rey Luis XVI, mientras que en el Nuevo Reino de Granada se estaba defendiendo al rey español Fernando VII. Además, en 1810 España estaba invadida por Napoleón Bonaparte, quien terminó con la Revolución Francesa, con un golpe de Estado en 1799. Son procesos históricos que deben estar bajo la lupa de sociólogos, politólogos, sicólogos, etc., porque dan luz sobre el comportamiento humano en los procesos sociales.

Artículo recomendado: 
20 de julio, día del Grito de Independencia


Los académicos también pierden

Además, ambos hechos enseñan que —en los intentos de promover cambios en la sociedad— se persigue tanto al dirigente militar y político, como al grupo intelectual que formula ideas y da orientaciones que impulsen la transformación que conduzca a beneficiar a la mayoría.

Hay que destacar otro elemento que condujo al intento fallido del ‘Grito de Independencia’, como es el fraccionamiento de quienes aspiraban al cambio. Poco después de julio de 1810, los dirigentes formaron dos bandos: Centralistas y Federalistas. Desde ese momento y hasta 1815, se vivió lo que se conoce como la ‘Patria Boba’, periodo caracterizado por la inestabilidad política y guerras regionales de todo tipo.

Un aspecto de la pugna entre los dirigentes, radicaba en que mientras algunos no deseaban romper totalmente con España, otros querían la independencia. Justamente, después de la Patria Boba, fue cuando llegaron los “pacificadores españoles” y sembraron el terror con los fusilamientos. 

¿Por qué siempre ha sido así? ¿Por qué quiénes tienen el poder económico, político, social, han gobernado y no se dividen, mientras quienes no han tenido el dominio político siempre se fraccionan y hasta se matan?

Vea también: 
20 de Julio, héroes y símbolos
 

200 años de conflictos y desesperanza

Diversos conflictos han afligido al país como la guerra de los supremos 1839-1841, guerras civiles y el conflicto armado desde 1964 hasta 2019, entre otros. Agresiones por parte del Estado como La masacre de las bananeras y la matanza de los trabajadores de la United Fruit Company, entre otros. A todo lo anterior se suma la Masacre de Santa Bárbara, asesinato de 12 personas por una huelga de los obreros de la fábrica de cementos El Cairo. Este crimen se perpetuó durante la presidencia de Guillermo León Valencia, siendo ministro de Trabajo, Belisario Betancur. Era la segunda presidencia del periodo del Frente Nacional, etapa propuesta para superar la violencia.

También puede ser herencia del pasado, la matanza de unos 4.500 dirigentes políticos y líderes sociales de la Unión Patriótica, partido político de izquierda creado en mayo de 1985, como parte de los acuerdos entre las Farc y el Estado colombiano, para que excombatientes pudiesen llegar al Senado.  

Igualmente hay que resaltar como vergüenza nacional los tan nombrados falsos positivos, sin que hasta ahora se haya aplicado justicia al líder intelectual de unos 3.600 asesinatos de inocentes que fueron presentados como guerrilleros. Agreguemos todos los crímenes recientes después de firmar los acuerdos de paz entre el gobierno y las Farc.

Por eso, muchos analistas nacionales e internacionales han mirado a Colombia como un caso fallido, desgarrada por la violencia sociopolítica, odios partidistas y hondas desigualdades sociales; un Estado que además de débil es corrupto. En contraste con esa imagen negativa, ilustres visitantes de esta época, como los de antaño: José Celestino Mutis, Alexander von Humboldt y Agustín Codazzi, entre otros, quedan asombrados con nuestra riqueza en fauna y flora sin explotar. 


Diego Arias Serna
Especial para LA CRÓNICA

 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net